Nikkei Life

Posts Tagged ‘vida

Muchas veces hemos escuchado cuentos fascinantes sobre países lejanos, estrellas fugaces y niñaos felices.  Tanto que el cuento se transforma en deseo, y cada año, en la secreta inocencia otro niño más pide en sus oraciones que se repitiera en su vida, el milagro del regalo de la estrella. Pero los sueños crecen, los regalos y los deseos quedan en el adulto baúl de los recuerdos. La Navidad va y vuelve cada año con guirnaldas, luces y colores.

Pero la magia de los sueños nunca muere. Se adormecen a veces en un rincón olvidado de los años vividos, de los caminos recorridos, de los sinsabores y dolores, de las lágrimas y el llanto, de los escombros del naufragio. Y un día, se encuentra reflejada en el trabajo realizado, en las metas alcanzadas, en los momentos de tesón que empujan adversidades y temores. Así la encontré yo.

La encontré en los sinsabores de la vida, bordando cicatrices, pasando borrador a los rencores. No le fue fácil encontrarla. Tuve que levantar el vuelo de las luchas cotidianas, bordear las tempestuosas aguas de la rabia, caminar a tientas por el oscuro bosque de las frustraciones. Pero ahí estaba la estrella. Sin tocar. Intacta. Luminosa. Pura. Sólo entonces comprendi que la llevaba desde siempre.  Difícil de encontrar y largo tiempo para reconocerla.

La había llevado desde siempre cuando mi madre me enseñó a sonreír, en el abrazo solidario, en las calladas lágrimas que algunas noches corrían por mi rostro, en el fuego interior que calentaba la fuerza de mis días. Comprendi que los sueños se viven en otra dimensión. Que se incorporan a la realida de diferentes formas y maneras. Que para percibirlos, basta la quietud, el silencio y la paz interior. Que tienen destellos de mañanas tempraneras y de atardeceres de oro y sol. Que se pintan con los colores del mar y el encaje blanco de las olas los viste de ilusión.

Supe entonces que cada quien tiene una estrella, no en la frente, pero sí en el corazón. Brilla en la inocencia de los niños, en la mano que se tiende solidaria, en la canción que envuelve los recuerdos, en el saludo de una desconocida, en las manos que trabajan, en la espalda que se inclina, y en las pequeñas cosas que nos rodean. Una estrella que vive de la fe y se nutre de esperanzas. Una estrella alimentada de amor. Una estrella que acompaña en el diario vivir, en cada ilusión, en cada deseo.

Los sueños, como los regalos de Navidad, renacen una y otra vez hasta hacerse realidad. Como la Navidad, van y vienen, vuelve con nuevos ropajes. Se duermen, se despiertan, cuando menos los esperamos. Son traviesos, jugetones, frágiles como burbujas de jabón y recurrentes como los cuentos infantiles. Como si una madre amorosa se encargara de alimentarlos y cuidarlos para que no se pierdan en la cotidianidad que nos abruma.

Por eso, esta Navidad y siempre quiero soñar que no hay límites para mis sueños. Gracias a ti HZ,  por recordarme que es válido, que sí se puede, que nada me puede detener.

 

Anuncios
Etiquetas: , ,

Navajo Sunrise by James Neeley

Navajo Sunrise / JAMES NEELEY©

Renuevo mis fuerzas, contemplo la inmensidad del cielo y descubro en cada uno de sus elementos que la vida… la vida es una maravilla. Con sus altas y sus bajas, pero es una delicia poder despertar y sentir … sentir todo a nuestro alrededor.

Vivir no es solo respirar, no es una simple función fisiológica. Es una combinación de cuerpo, alma y espíritu. Vivir es obrar y responder, dar y recibir, actuar y dejar actuar… bien o mal, aunque siempre me inclinaré hacia el bien… para mí, eso es vivir.

Al amanecer todo es tan motivador. La simple alegría de saber que he sido bendecida con un día más junto a mis seres queridos, 24 horas de misericordia Divina que no puedo desperdiciar con lamentos innecesarios, 1440 segundos que debo de aprovechar para ser mejor, aunque sea un poquito.

Cada amanecer me recuerda que el ayer es pasado, que el futuro es inseguro y lo único que puedo contar es con el preciso instante que estoy viviendo. Y mi tiempo es tan valioso que no merece ser desperdiciado en cosas vanales, mejor lo invierto en la obra más importante para mí: Mi vida. Así es, mi vida, porque segura estoy que mi bienestar se multiplica y se resume como el bienestar de todos los que están a mi alrededor.

Y tú…¿Te detienes a contemplar el amanecer? Créeme, aún en la prisa del diario vivir, se pueden percibir montones de sensaciones.

– Psst… Psst… manita, yo sé que tu ta en tu saquito pero muévete un chin pa’llá que ahora me toca ese lao a mí!

– Ah no, tu siempre quieres estar en este rincón, echa pa’llá y quédate en tu pedazo. Jum!

– Mira freca, tu no ve que yo soy el más grande aquí…así que respétame!

– Weje weje…tu eres más grande, pero ya vas a ver que cuando salgamos de aquí, porque yo te voy a ganar…!

Lee el resto de esta entrada »

He visto montañas rocosas

Caer desde sus cimientos,

He visto flores marchitas

Convertirse en rosas de cristal,

He visto cisnes hermosos

Perder, una a una sus plumas,

He visto bufones frustrados

Vestirse con ropa de reyes,

He visto rebaños de ovejas

Caminando impasibles a su destino,

He visto guerras de dos

En que nadie resulta vencedor,

He visto mares de sangre

Tras cristales de imagen,

He visto brotes de onírica melodía

En miradas vacías y sin brillo,

He visto noches brillantes

Precursoras de pánico atronador,

He visto palabras que asesinan

En labios de trazo viperino,

He visto calimas salvajes

Acorralar a poderosas bestias,

He visto cielos negros

Al calor del brillante Sol,

He visto lazos soldados

Que se desunen con simples brisas,

He visto tormentas de besos

Que no producen mas que dolor,

He visto al gigante Goliath

Aplastar a un endeble David,

He visto árboles aún sin hojas

Arder con el fuego del odio,

He visto sueños empotrados

Guiados por ebrio poder,

He visto ojos como libros abiertos

Que no dicen nada y lo dicen todo,

Después de 21 años, mañana, al amanecer,

La vida me volverá a sorprender…

Tania  Mukai

25 / 08 /2008 – 9 pm.

Un hacedor de lápices tomó un lápiz justo antes de meterlo en su caja, y le dio unos consejos. Le dijo:

“Hay 5 cosas que debes saber antes que seas envíado al mundo. Siempre recuérdalas y serás el mejor lápiz del mundo.”

Las 5 cosas son las siguientes:

1. Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de alguien más.

2. Experimentarás el dolor en algunas ocasiones en que te saquen punta, pero será necesario para que seas cada vez un mejor lápiz.

3. Tendrás errores, pero tendrás un borrador para corregirlos todos.

4. La parte más importante de ti es la que llevas dentro, no tanto el color o el diseño que lleves por fuera.

5. En cualquier superficie que seas usado, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar escribiendo.

El lápiz entró en su caja prometiendo recordar estas 5 cosas y con un propósito en su corazón de ser útil.

Ahora podríamos ponernos nosotros en el lugar del lápiz y recordar estas 5 cosas para ser, cada día, una mejor persona.

1. Siempre harás cosas grandiosas, pero solo si te dejas sostener en la mano de Dios.

2. Experimentarás el dolor en algunas ocasiones cuando los problemas y las tribulaciones lleguen, pero será necesario para que seas más fuerte y valiente cada vez.

3. Tendrás errores, pero también tendrás humildad para corregirlos todos y crecer por medio de ellos.

4. La parte más importante de ti es la que llevas dentro del corazón, y … ya no hay que decir más nada.

5. En cualquier superficie que camines, tendrás que dejar tu marca. No importan las circunstancias o las condiciones, deberás continuar sin importar qué.

¡Aprende del Lápiz!

Ayer fue un día lleno de sorpresas y sentimientos encontrados. De lágrimas, sonrisas, nudos en la garganta y un corazón emocionado. Leyendo a uno de mis bloggers favoritos, REL, me he encontrado un post MUY ESPECIAL. No entraré en detalles, vaya usted y lea. Luego vuelva y siga conmigo.

Nunca se me ha olvidado lo ocurrido aquél día:29-03-2003, justamente el día de mi cumpleaños #16.

Mami había estado muy enferma, la tiroides y esa horrible úlcera no la dejaban en paz. Si a eso le sumamos su constante problema cardíaco y uno que otro shock nervioso, el panorama no pintaba nada bueno. 

 5:00 am, juntas las dos en un frío cuarto de hospital. Era la tercera vez que  la internaban en menos de dos semanas. Yo no había ido al colegio los últimos días, pero no me importaban las clases de Genética ni de Trigonometría. Ya habría tiempo para recuperar esos días perdidos. En ese momento lo que más me interesaba era volver a verla con salud.

Ella había perdido más de 10 libras. Su pulso era irregular y le hacía muy difícil respirar. Y, en uno de esos ataques medio extraños pensé que la perdería. Recuerdo haber gritado para que me dejaran junto a ella, pero las enfermeras me sacaron a empujones de aquél cuarto. Fueron minutos de agonía y desesperación. Gracias a Dios no pasó de un susto, bastante feo, pero un susto nada más.

Más tarde, cuando por fín despertó, me miró fijamente con esos ojos negros y me dijo que ya era tiempo de decirme algo. ¿Decirme qué? Pensé por un instante.

“Cuando me enteré que estaba embarazada de ustedes dos, me preocupé bastante. Ya estaba en edad, tenía casi 40 años y sabía que era peligroso, en especial por mi problema cardíaco y además esperaba mellizos. 

Los médicos me decían en cada consulta que no podría llevar a buen término el embarazo. Que por mi salud, que por mi bienestar, lo mejor era abortar.

¿Pero sabes qué, mi niña?. Yo no podría haber hecho eso. Ustedes no tenían la culpa de los errores que su padre, con su inmadurez y yo, con mi ingenuidad cometimos. Ustedes, tan indefensos…tan pequeños..inocentes y ajenos a todo lo que pasaba. Sabía que podría morir y me preocupaba del futuro de ustedes dos. Ya se habían quedado sin padre y no quería dejarlos huérfanos, pero quitarles la vida así por así, eso no lo podía concebir.

Sabes que durante el parto casi muero, pero me salvé aquella vez. Hoy pensé que había llegado mi hora. Y sentí mucho miedo, porque no quisiera morirme sin verte vestida de blanco, caminando del brazo de un hombre que te ame y te respete, quien sea capaz de formar junto a ti el hogar que yo no te pude brindar. Y mucho menos me puedo morir, sin ver la cara de mis nietos y tenerlos entre mis brazos.

 Pero…también estoy contenta porque no le hice caso a esos doctores. Porque mi conciencia está limpia, porque esa ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Porque gracias a ella, hoy te tengo a ti….mi chiquita, mi muñequita. Tú eres el mejor regalo que he recibido…y ya era tiempo de que lo supieras!”

…. cuatro años más tarde, las lágrimas siguen saliendo a borbotones. Recordando las palabras de esa mujer que fue capaz de sacrificar su propia vida por darme la mía. Afirmando lo orgullosa que me siento de poder decir que soy su hija, de lo feliz que soy por tenerla a mi lado, de disfrutar de su compañía y de verla sonriente cada día al despertar.

Y mami, el mejor regalo lo he recibido yo. En ser tu hija, por haberme enseñado a caminar por los senderos de la vida, con valores y principios bien fundados…basados en el amor y el respeto. Sé que no hay palabras para agradecerte por todo, es un lenguaje que sólo se entiende con un amor interminable que emana de corazón a corazón. You’re the best mom!

***REL,  gracias a ti por mover esa tecla en mi mente y mi corazón. Por recordarme la maravillosa madre que Dios me ha regalado y estemos seguros de que nuestros mensajes no caen en el vacío. ¡No al Aborto!  ***

Etiquetas: , , , ,

mayo 2019
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.706 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: