Nikkei Life

Posts Tagged ‘tradición

Familia Ojima

Familia Ojima

Sakura de cerca

Sakura de cerca

Japoneses residentes en Rep.Dom.

Japoneses residentes en Rep.Dom.

Cualquiera que vea estas fotos creería que fueron tomadas en Japón, en algún parque o una lomita por ahí… pero no señores, se equivocaron. Esta foto solamente tiene de Japonés a los integrantes, las flores y quizás la cámara misma, pero después de ahí… todo es criollo!

¿A qué me refiero? ¿Qué son esas flores?

Basta con ser un mini fan de Japón para saber que “Sakura”, o flor del cerezo es un símbolo más de esa nación. De hecho, es la flor nacional. Los picnics en los parques repletos de sakura, usualmente conocidos como “Hanami” (Ver Flores, literalmente) se convierten en actividades familiares en todas partes. Ir a un parque a observar la flor de sakura es una tradición tan japonesa, como dominicano sería ir a un campo y jartarse un plato de chivo con yuca y su respectivo aguacate 😀

Como Nikkei, siempre había tenido el sueño de disfrutar en persona la belleza de la flor del cerezo, contemplaras y tocar sus delicados pétalos. Cuando fui a Japón, ya no era temporada y no pude verlas. Así que me había conformado a la idea de hacerlo más adelante cuando Diosito me permita pisar la tierra de mi familia nuevamente.

Pero …¡vaya sorpresa! La Embajada del Japón en coordinación con la Asociación de Japoneses de Constanza han hecho este sueño realidad. En vista de las condiciones climáticas similares entre Japón y ese poblado se inició un proyecto piloto que ha comprobado ser exitoso: ¡Las flores de cerezo sobreviven en tierra Dominicana!

El fin de semana pasado, se realizó el primer Ohanami en República Dominicana. Un evento que pasará a la historia por su valor cultural. Sé que muchos se perdieron de este momento, incluyendo varios amigos criollos que de haberse enterado a tiempo hubiesen salido juyendo como bola de humo… 😀  Así que esperamos ya la segunda versión de este festival, sabiendo que es una oportunidad más para que Dominicanos y Japoneses podamos interactuar juntos en un mismo lugar.

Enhorabuena a todos en Constanza.  Un ejemplo más de que a pesar de la lejanía con Japón, nuestro espíritu Nikkei no debe de perderse. A continuar trabajando por las futuras generaciones y una mejor relación bilateral entre ambas naciones. 🙂

Anuncios

En Japón hay todo un ritual respecto a dar y recibir presentes/regalos. Esto me viene a la cabeza, justamente porque en este día 6 de enero, en muchos países de occidente celebramos el día de los Santos Reyes Magos. Volviendo a lo nuestro, considero que el país del Sol Naciente es uno de los pocos en los que se acostumbra a regalar dinero, y eso es algo perfectamente normal ( y no me refiero a las campañas de cierto político de acá… -¿ok?)

Dar dinero dentro de un sobre especial llamado noshibukuro es una costumbre muy arraigada en ciertas ocasiones de la vida social japonesa.Para cerrar el sobre se utiliza un cordel especial que puede atarse con un nudo o un lazo y puede tener diferentes colores dependiendo de la ocasión. Naturalmente, es importante recordar el mal augurio del número cuatro, de manera que nunca podremos ofrecer cifras de dinero que contengan este número. Tal como lo escribí anteriormente en otro post.

Son muchas las ocasiones en las que es frecuente ofrecer dinero, aunque también otro tipo de regalos y detalles especiales. La característica más peculiar del ofrecimiento de dinero es, sobre todo, el uso específico de varios tipos de sobre, cada uno específico para una ocasión concreta. A continuación, vamos a ver algunas de estas ocasiones más especiales.

  • Go-kekkon iwai (boda): En una boda, es común dar billetes nuevos, que no estén arrugados ni usados y que estén limpios. Esto simboliza la nueva vida que va a comenzar la pareja que se casa. En este caso, el cordel del sobre tiene que ser rojo y blanco o bien dorado y plateado y estar atado con un nudo indicando el lazo que unirá a la nueva pareja. Naturalmente, el importe dependerá de la relación que se tenga con los novios, pero normalmente está entre 30 y 60 mil yenes (300 dólares – 600 dólares +/-).
  • Ososhiki (funeral): En un funeral, es común dar billetes usados, arrugados y viejos. Esto indica que uno no estaba preparado para esa muerte, no sabía que iba a suceder y no podía haberlo organizado todo. En este caso, el cordel del sobre tiene que ser negro y blanco o bien amarillo y gris y estar atado con un nudo, indicando la relación que se sostenía con la persona fallecida. Esto se realiza tanto si el funeral es budista como cristiano. El importe normalmente ronda los 3.000 yenes (30 u.s. dollar). Asimismo, es común que los invitados también reciban un detalle por su visita. Hace unos años solían ser cupones regalo para gastar en grandes almacenes, pero con el tiempo las ideas han ido cambiando.
  • Go-shūssan iwai (nacimiento): Es costumbre regalar juguetes, ropa o hasta dinero una semana después del nacimiento del bebé. En el caso del envío de dinero, éste deberá entregarse dentro de un sobre de cordel rojo y blanco atado con un lazo. Eso sí, uno tiene que asegurarse de que el bebé esté sano antes de enviar su ofrenda, pues si el bebé tiene algún tipo de problema, el envío de regalos puede verse como símbolo de mala suerte. Normalmente, los nuevos papás devuelven el detalle en forma de taza cuadrada típica de madera con el nombre del bebé inscrito en ella.
  • Omimai (visita al hospital): Como en occidente, al visitar a un amigo o familiar en el hospital es común ofrecer ramos de flores cortadas. Asimismo, también está bien visto ofrecer libros y lectura para hacer la estancia en el hospital menos estresante. Sin embargo, ni las camelias ni las plantas son buenos ofrecimientos a un paciente, puesto que la manera en que caen las flores de una camelia recuerda a los japoneses a la muerte y de igual forma, las raíces de las plantas simbolizan una larga estancia en el hospital. Son dos ideas que hay que evitar siempre que visitemos un hospital japonés. Dependiendo de la cercanía con la familia, se acostumbra a obsequiar cierta cantidad de dinero en un sobre blanco, con nudo blanco, indicando pureza (cero bacterias, virus, enfermedad).
  • Go-nyūgaku iwai (inscripción en una escuela elemental): Es tradición regalar libros y material escolar por valor de unos dos mil yenes (20 dólares) cuando el hijo de un amigo o vecino entra en la escuela elemental. Como costumbre, la familia del niño devolverá el detalle entregando una tarjeta de agradecimiento con un cordel rojo y blanco y atada con un lazo y más comúnmente una porción de sekihan, arroz cocido con judías rojas (como le digo yo, moro japonés). Hikkoshi aisatsu (traslado): En Japón, cuando alguien entra a vivir en un nuevo piso, es tradición (y casi una obligación social) presentarse a sus nuevos vecinos. Para ello, es costumbre ofrecer un pequeño detalle puerta por puerta. Cabe destacar que en la mayoría de grandes almacenes uno puede encontrar una sección específica de pequeños detalles para dar a los nuevos vecinos, como juegos de toallas, trapos de cocina, etc. Esta tradición es una manera de atar lazos en la comunidad, de formar parte de la misma, de crear vínculos de confianza, de seguridad, etc.
  • Osenbetsu (cambio de ciudad o de empleo): Cuando se da por finalizada una etapa en la vida de una persona, como un cambio de residencia o un cambio de puesto de trabajo, es normal que se organicen fiestas de despedida y que la gente más cercana ofrezca pequeños regalos o sobres de despedida con un cordel de color rojo y blanco atados con un nudo. De la misma manera, es común que dicho detalle se devuelva después de la marcha en forma de postal y agradecimiento.
  • Oshōgatsu (Año Nuevo): El día uno de enero es el día de más trabajo para Correos y los carteros de todo Japón. La razón es el envío masivo de tarjetas de Año Nuevo (nengajō), que familiares, amigos, conocidos y colegas de trabajo se envían todos los años con diseños tanto tradicionales, que muestran el animal del año que entra, como modernos, que utilizan fotos de familia mostrando los hijos, fotos de algún viaje exótico, animales domésticos, etc. Todas las tarjetas que se marquen como nengajō son almacenadas en Correos y no se reparten hasta el día 1 de enero por la mañana. Otra ronda de envíos de tarjetas de Año Nuevo se realiza justamente pasados unos días, cuando aquellos que han recibido una tarjeta de alguien a quien no les habían enviado ninguna, tienen la oportunidad de solventar ese error social enviando una tarjeta. Asimismo, los niños reciben un sobre con una cierta cantidad de dinero en metálico (llamado otoshidama) de sus familiares y amigos adultos, para empezar el año con buen pie. No hace falta que sea una gran cantidad de dinero, ni es necesario regalárselo a todos aquellos niños cercanos a nuestra casa; únicamente será necesario entregarlo a aquellos niños con quienes se tiene más relación.
Como han podido constatar, la tradición nipona frente a los sucesos especiales son muy distintas a las que realizamos en este lado del plantea. Este post va en especial para unas cuantas personitas que me leen y sé que les gusta esta sección cultural. Espero les haya gustado y déjenme en los comments sobre esos aspectos que les gustaría leer por acá.

agosto 2019
D L M X J V S
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.906 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: