Nikkei Life

Posts Tagged ‘relación

Te Amo

Posted on: 2008/05/30

Te amo tanto que mis letras se pierden buscando una descripción de lo que siento cuando te pienso y sólo escribo de emoción….

Cierro los ojos y viene a mi el vaivén sinuoso de tu cuerpo cálido, atrayéndome, buscándome, acercándose seductor poco a poco hasta llegar a mis labios para comenzar a besarme locamente como si fueras a desaparecer en ese húmedo beso… exquisito que me eleva en sueños hasta el infinito y quisiera escribir tu nombre en la luna, dedicarte versos de colores, cantar un poema de amor a tu oído, recortar estrellas del cielo y pegarlas en un papel donde escribiré TE AMO.. TE AMO.. TE AMO…SIEMPRE TE AMO…

Porque ya nada es suficiente frente a este sentimiento que me invade, me enloquece y me hace danzar a tu alrededor vestida sólo de emociones que dejan traslucir todo mi ser que corre a tu encuentro para abrazarnos a fuego y fundirnos en el acto de la pasión que nos transforma en un solo ser, una sola mirada, un único sabor.. juntos tu y yo… en nuestra secreta función llamada “AMOR”….

“We deserve each other… We belong together… “

Anuncios

 

No me gusta que influyan en mis decisiones. El que desee opinar, que opine libremente. Y si es alguien que posee suficientes fundamentos para creer que mis acciones son equivocadas, pues le pondré atención. Pero, nunca permito que me moldeen a su antojo, por más que sean buenas sus intenciones.

Yo he decidido muchas cosas, desde qué color de sábanas utilizo o el modelo del celular que me compré; si quedarme en mi pequeño pueblo o mudarme a una ciudad más grande, si estudiar idiomas o medicina…todas son cosas que he decidido a lo largo y ancho de mis 20 añitos.

Una de mis decisiones más criticadas, discutidas, y abochornadas ha sido el hecho de mantener mi abstinencia sexual. A la edad de 16 años cuando muchas de mis compañeras del colegio y demás conocidas se habían iniciado en los caminos del placer, yo dije que NO. Un no rotundo que hasta ahora mantengo fielmente.

Nadie me ha obligado u orillado a tomar dicha decisión. Aunque ojo, estudié en un colegio evangélico y siempre nos hablaban del pecado de la fornicación y demás mandamientos divinos; y mi madre no me ha amenazado con echarme de casa si me acuesto con algún chico, solo me recuerda lo importante de la protección al momento del acto sexual. Es todo.

Cierta persona bastante respetada en mi pueblo y que considero de mucha confianza, me halagó en una ocasión al decirme que son muy pocas las chicas que a mi edad aún mantienen su virginidad. No lo dudo, en cambio, sé que es una realidad. Pero el hecho de que no haya permitido a ningún hombre penetrar su pene en mi vagina no es por temor a quedar embarazada o contraer una ETS (uh duh, para eso están los condones ¿right?), no es por miedo a que me duela, no es por tabú…no es por nada de esas vanas ideas que tendrán. Es algo mucho más sencillo y simple, pero más difícil de comprender…es porque YO lo he DECIDIDO de ese modo.

Si hubiese querido, hace tiempo que hubiese abierto mis piernas para recibir el más erecto de los miembros; si hubiese deseado, hace mucho rato, mi cadera y mi vagina me habrían proporcionado el más delicioso de los orgasmos… Si no ha sido así es porque NO he querido.

¿Por qué no? Llámenme cursi, llámenme anticuada, llámenme chica de mente abierta pero estancada en el pasado, que me llamen como sea. Simplemente, porque no soy de las que pretende tener relaciones coitales para alcanzar un simple orgasmo, si ese es el objetivo I’m sorry, manuelito me ha ayudado bastante y lo seguirá haciendo cuantas veces sea necesario. Si no lo he hecho es porque no he conocido a esa persona que me provoque la confianza necesaria para entregarle algo que en pleno siglo XXI una chica considera preciado.

Que si el 99.99% piensa tener sexo, lo siento, yo soy el mínimo remanente que prefiere a hacer el amor. ¿Dónde dejan esa conexión especial con la pareja? ¿Dónde está esa entrega de la que tanto me hablan? Yo no sé si sea pura habladuría, no sé si sea mero invento…pero no creo en acostarme solamente por un clímax fascinante. Prefiero creer que es así, vivir con mi creencia y esperar a esa persona especial.

Mientras las pelis de adultos irán y vendrán, las caricias nocturnas a cargo del ayudante digital estarán presentes, e incluso las felaciones y los 69’s por igual, pero si de algo estoy segura es que mi decisión no cambiará. Al menos, hasta que llegue esa persona de la que ni siquiera el nombre he logrado descifrar.

 

 

Foto: Cortesía de Corbis.com

No sé sé si te conozco, no sé siquiera si te he visto, no sé si tan siquiera te he de ver algún día, o si te he de encontrar. He tratado de no conceptualizarte ni de encasillarte en alguna de mis vanas ideas, con el único fin de que seas lo que necesito, y no precisamente lo que espero.

Quiero que sepas que solo busco una cosa en especial: SER FELIZ. Y que lucharé día a día porque así sea. Solo espero de ti que seas feliz, conmigo o a pesar de mi.

Deseo que seas para mi un hombre especial. Deseo que seas independiente, y aunque me trates de llenar de comodidades, facilidades y lujos, siempre mantengas tu propio criterio. Que no sólo estés conmigo por una responsabilidad social. Quiero que siempre sepas darte tu lugar y saber que tú tienes tu propia individualidad.

Deseo que siempre tengas metas y que puedas llegar a ser mejor cada día. Te apoyaré en todo lo que pueda para verte realizado en tu campo laboral. Aunque eso implique que lucirás atractivo para otras féminas. No me sentiré opacada, puesto que tendrás siempre mi admiración y mi confianza. Porque a tu lado siempre estaré yo.

Deseo que seas comprendido y trataré siempre de estar disponible para ti, y si no te puedo consolar, lloraré contigo. Deseo que salgas con tus amigos, tanto como quieras, mas no me abandones. Deseo que seas celoso conmigo, dentro de lo razonable, me empeñaré en darte razones para no serlo.

¿Por qué pienso así? Porque te considero mi complemento, mi ayuda idónea, mi compañero y mi ser entero. No sentiré derecho sobre ti porque eso es ser egoísta, y no puedo ni debo ser así con la mitad de mi vida. Tampoco te pido que esperes todo de mi, porque sé que, como humana, fallaré algún día en algún aspecto. Pero espero que con amor se pueda resolver.

Ahora, me viene a la mente el convivir contigo. No deseo un dueño, o un capataz, aunque puedes esperar que trate de cumplir y hacer todo lo que desees porque así soy. Pero en realidad, considero que nuestra relación debiera ser de mutuo acuerdo, comprensión, y responsabilidad. Es un trabajo de dos, y, como tal, se darán cosas que tal vez no podamos hacer los dos, pero haré lo posible por hacer todas aquellas cosas, grandes o pequeñas, que tu no puedas por cualquier circunstancia.

Aún hay muchísimos detalles que afinar. Quiero que te diviertas, quiero que vayas al play cuando quieras hacerlo, y que no decidas ir a ese fino restaurant en el domingo luego de cobrar. Deseo que sonrías cuando quieras y llores cuando necesites. Yo estaré a tu lado, sonriendo junto a ti, llorando junto a ti. Quiero que ejerzas tu derecho a enojarte porque las cosas no salen como esperas o como esperábamos, y que siempre, siempre tratemos de salir juntos de cada hoyo o de cada pequeño tropezón que demos, siempre juntos, como equipo, como pareja, como un solo ser.

Faltan muchísimos detalles que afinar, mi amor. Desde qué marca compraremos el televisor, de qué color pintaremos las paredes de la casa, pasando por cuántos hijos deseamos tener, hasta qué te gusta comer, qué lugares frecuentas o cuáles te gustaría visitar y una infinidad de pequeñas cualidades, que solo podremos aclarar cuando nos conozcamos.

¡Hasta entonces amor!

P.D. – ¿Ya nos conocemos? :O


octubre 2019
D L M X J V S
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.016 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: