Nikkei Life

Posts Tagged ‘recuerdos

7 años

Posted on: 2009/04/03

Bella Mujer, Maravilla de la humanidad.

7 años sin ver tu sonrisa al despertarme por las mañanas, 7 años de que tu legado me acompañe en cada paso que doy.

Ser de luz que irradiaste mi vida con algo tan sencillo y a la vez complicado como lo es el mero hecho de existir. Gracias por tus aciertos, tus erroes, tus halagos y reprimendas. Gracias por cada uno de los días que me regalastes junto a ti, por todo lo que me enseñaste y todo lo que me dejaste tras tu último adiós.

Hoy no lloro más por tu partida. Hoy agradezco la bendición de ser tu nieta, de que seas mi abuela. No lloro más, veo esa luz que brilla en lo alto del cielo y sé que entre tanta inmensidad está reflejada la sonrisa de tus labios.

Te Quiero Abue… Sigues aquí por siempre. Saludos a todos allá en el cielo.

No fuistes derrotada por leucemia, eres una vencedora de la vida.

永遠に・・・愛おしい祖母よ

En Memoria de mi abue Toyoko Mukai,

18/02/1918 – 03/04/2002

Anuncios
Etiquetas: , ,

Entre Fay, Gustav, Hanna y la posible embestida de Ike (¡Espero que No!)  parece que las lluvias y las tormentas son cosas de todos los días. Lluvias aquí y allá. Entre tantas cosas, encontré este viejo escrito, que al parecer nunca llegó a publicarse en mi blog. Pero como dicen por ahí, Nunca es demasiado tarde si realmente se quiere! Lee el resto de esta entrada »

Una de mis grandes pasiones es la lectura.  Mi padre me inculcó el amor por los libros desde que era muy pequeña. No es que me haya comprado libros, o me haya impuesto leer por las tardes. Simplemente, recuerdo que los observaba -papi, mami y abue, sentados en la galería de casa, cada uno con un libro en mano. De algún modo, esa imagen me pareció demasiado fascinante, como para no hacer lo mismo.

A los once años, leer era parte esencial de mi vida. Era una de las pocas formas de escapar de la realidad, momentaneamente, y sumergirme en un mundo paralelo. Miles de aventuras, romances, guerras y sucesos históricos, consejos, dramas, ilusiones y desamores…todos formaban parte de mi pasatiempo número uno. Justamente, en ese tiempo se realizaban las ya conocidas Olimpíadas de Lectura, … ¿acaso iba a dejar escapar la oportunidad? ¡Claro que no!

Fue una de las experiencias más gratificantes de mis años estudiantiles. No solo tener la oportundiad de compartir con otros chicos, sino también, de conocer en persona a tantas figuras de nuestra literatura dominicana…fue increíble. Sin lugar a dudas, una experiencia que afianzó mucho más mi gusto por el arte de la pluma y el papel, y por supuesto me brindó la posibilidad de conocer a una de las personas más especiales de la bolita del mundo. Más allá de los certificados, de las fotos y demás recuerdos físicos… su amistad es una de las más importantes y valiosas para mí.

Aldo Rivas, con su carisma sin igual, su apantallante personalidad y un cerebro cargado con toques disfunsionales algo extrañas (en buen dominicano, “un mardito loco”) se ha convertido con el paso de los años en más que un “conocido de pasada” en uno de los amigos en quién puedo confiar plenamente. Es lamentable que la distancia y el tiempo se hayan confabulado una y otra vez más para que nuestro encuentro físico se postergue, no obstante, nuestra amistad ha sabido sobrellevarlo de la mejor manera.

Videos en Youtube, charlas en el MSN, profiles en Hi5 y Myspace, y una que otras llamaditas al año han sido nuestros aliados para sobrellevar las miles de millas que separan a RD de Washington, D.C.  Pero este año, mi cantautor y modelo de Giorgio Armani favorito, frustrado..pero sigue siendo mi favorito; se ha propuesto una meta que espero esta vez sí sea real: Compartir con todos nosotros sus ocurrencias mediante su blog “Testimonios de una mente casi fundida”.  ¿Qué hay por allá’? Sea usted su propio jurado.

(Imagen: Aldo @ su futura casa! :D)

Aldo: Dios tien grandes propósitos contigos. Y lo cierto es que todo el talento que posees debe de ser encausado para bien de toda la humanidad. Tu complicidad, esa chispa que se desprende al primer contacto con tu persona, es indicio de que tienes todas las de ganar. Exitos mil… Te Quiero Muchísmo Amigo. Gracias por todo lo que hemos cultivado juntos. Ahora es que falta mambo! 🙂

 

P.S.  – Sí, esto es una Payola-Post. Pero me quedó lindo, verdad? 😀

Cuando yo tenía 3 años…

* Corría en pantaloncitos (nunca en panties, porque mami no me dejaba) por todo el barrio.

* Salía a mojarme cada vez que llovía.

* Ya sabía pelar un mango con los dientes 😀

* Tenía un pollito que me caía atrás, le tiraba piedras a las ranas.

Cuando yo tenía 4 años…

* Jugaba “Arroz con leche”, “Milano”, y “La cortina del palacio” (Si tienen otro nombre, no sé)

* Hacía “pasteles” de lodo, adornadas con cáscara de naranja.

* Mataba hormigas con una lupa.

* Aprendí a jugar “el avioncito”. (No confundir con “hacer”…eso lo aprendí después).

* Ya sabía montar bicicleta. Luego de darme mis respectivos estrayones.

A los 5…

* No tenía ábaco. Aprendí a sumar y restar con granos de soya y piedrecitas del patio.

* No tenía muñecas barbies, ni minenes.

* Me compraron mi primera mochila “Safari”.

* Llevaba 1 peso al colegio. Me daba mi santa jartura de galletas con “bambá” (peanut butter) . 4 por peso… ¡Qué ganga!

* Creía que los gusarapos eran pececitos, y siempre iba a recoger un montón en el canal del frente. 😀

A los 6 años…

* Descubrí que las Safari manchan el uniforme cuando se mojan, y le dejan un lindo “wet-print” a los cuadernos.

* Me picó una “cacata” por andar de curiosa. ¡Vaya trauma!

* Cambié las galleticas de bambá por las que tenían mermelada de guayaba. Seguían a 4 por peso!

* Me amarraban los lapices a la camisa, porque los perdía a cada rato. 😀

* Todos mis jueguetes eran regalos de las “primas”… nada nuevo para mí 😦

Cuando tenía 7…

* Me subieron la mesada mensual a 5 pesos… 🙂 Era millonaria.

* Compraba mariquitas como cosa loca.

* Era una “matatana” jugando gomitas. Mi técnica infalibre: hacer piquitos.

* Me raspé las rodillas como algunas 500 veces por privar en patinadora olímpica 😀

* Casi no veía TV. En mi casa no había batería, ni planta eléctrica … ¿inversor? y eso existía?!

* Descubrí que el Nintendo era una cosa “bien apera”. Lo malo era tener que caminar como 2 kms., pa’ir a jugar.

A los 8…

* Montaba bicicleta sin las manos en el guía/timón. Sus respectivos estrayones hasta perfeccionar la técnica.

* Llevaba 3 pesos al colegio. Le brindaba dulce de leche y batata a mis mejores amiguitas. 😀

* Me volví una fiebrúa con Saint Seiya & Thundercats.

* Nadie me ganaba jugando Mario!

Ahh…qué hermosos años de mi vida. Y ahora mi primito me dice que lleva 50 pesos al colegio y no le es suficiente?! Pero si yo con 5 era una millonaria!!! Definitivamente, los tiempos cambian. Good Years, no tengo duda.

Esta mañana al ver la fecha que mostraba el calendario, me sorprendí y recordé nuevamente que muchas veces el tiempo pasa volando.

Hace justamente un año, Dajabón se vió afectada por el paso de un sorpresivo tornado, el cuál ocasionó el derrumbe de gran cantidad de árboles y postes del tendido eléctrico, así como el techado de varias casas. Gracias a Dios, no tuvimos que lamentar pérdidas humanas. Las personas más afectadas fueron los militares ubicados en la zona de la aduana y el río Masacre, quiénes recibieron el impacto de los fuertes granizos. Sin embargo, los mismos se recuperaron al cabo de varias semanas.

Este año ha sido un año lleno de cambios para mi ciudad. Muchos de los lugares han cambiado, en especial los patios de las casas de mi barrio. Decenas de cedros y robles que adornaban muchos de mis lugares favoritos, ya no existen más. Las palmeras y los framboyanes que engalanaron mi adolescencia,  esos que me cobijaban de los potentes rayos del sol camino al colegio y al trabajo… muchos ya no están presentes.

8 de mayo del 2007 es un día que muchos recordarán. En lo persona, yo lo haré por mucho tiempo. Y no porque esté traumada como otras personas, sino, como un día que si bien me asustó, me hizo estar más consciente de que todo lo que tenemos HOY lo podemos perder en cualquier momento. Recuerdo la sensación de pensar por un instante que mi familia estuviese herida o que hubiese perdido mi casa y mis pertenencias. Gracias a Dios, solamente fue un susto y de ahí no pasó.

Sé que en lo adelante seguirán ocurriendo desastres y fenómenos naturales cada vez más incomprensibles. Científicamente es probable que suceda por problemas como el calentamiento global, y si vamos a asuntos teológicos, la Biblia también lo menciona. Ante esa perspectiva tan evidente no nos queda otra alternativa que ser personas más coscientes sobre nuestro entorno y el medio ambiente al cual pertenecemos, y claro, no perder la fe en nuestro Dios.

A un año del sustico… par de imágenes para recordar lo que la naturaleza puede ocasionar en menos de 5 minutos.

La última semana ha sido una completa mezcla de varias emociones: un cumpleaños cargado de sorpresas, la presencia oficial de MiLo en mi vida y por qué no, fechas como la de hoy que turban un poquito mi corazón.

Los que me conocen bien, saben que tengo fijaciones especiales con las fechas. No es que sea supersticiosa pero si algo súper bueno me pasó en X fecha, entonces, el año siguiente estoy feliz aunque ya esa persona o esa situación que me provocó ese estado de ánimo no esté presente. Tal es el caso del 18 de abril, fecha en que conocí a quién hoy en día es mi mejor amigo de todos los tiempos: Miguel Ángel. El 14 de marzo, cuándo conocí a mi manita postiza Marian, y así por el estilo.

Hasta el 2002, el 3 de abril implicaba una fecha sin más ni menos. Unos que otros cumpleaños de compañeros del ACIJ, pero nada relevante. Sin embargo…justamente y precisamente en el 2002 las cosas cambiaron. Mi abue quién durante varios meses estuvo lidiando con Leucemia, falleció. Su muerte fue silenciosa, pero trágica a la vez. Nadie pensaba que una mujer de tanto temple y carácter gurrero, se vería postrada en una cama al final de sus días.

Así transcurrieron uno, dos, tres años… Ella, seguía estando en mi mente, en mi corazón – sigue estándolo! Pero, no podía evitar que cada 3 de abril, el sentimiento de tristeza, melancolía, nostalgia e impotencia me arropara. Y así fue, así fue… hasta este año. ¡El año de grandes cambios! – así lo predjie personalmente, el Primero de Enero, y veo que no me estoy equivocando.

Como dice Marian, de seguro Dios se “jartó” de verme con la cara triste este día y por eso… justo por eso mandó a este angelito travieso quién lleva nombre y apellido para que reaparezca con fuerza en mi vida. Así son las incongruencias, las vainas de la vida. Hasta el año pasado, yo recibía esta fecha con un corazón triste, la pasaba triste. Muy cerca de mí, MiLo (quién en ese tiempo no lo era) recibía con gozo la llegada de un año más de vida, la oportunidad perfecta para trazarse nuevas metas y hacer un balance entre las tantas cosas prometidas y las que realmente llegó a realizar. Mientras yo sufría, él sonreía.

Desde el viernes pasado muchas cosas han pasado: un regreso sorpresivo desde el exterior, un cumpleaños que se convirtió también en la fecha ideal para empezar nuestra historia, y sí…aunque abue se marchó justamente un día como hoy, también es cierto que justo un día como éste llegaste a este mundo.

Sé que abue estará súper contenta al saber que este año no lo he recibido como los anteriores, la presencia de alguien especial (que no es Aylan) ha cambiado todo. Sí, llámenle como sea: Vainas de la vida, travesuras de Dios, incongruencias, destino o como sea. Pero desde hoy ya no valen más lágrimas, ya no valen más tristezas. Sé que abue entenderá… right?

Happy Birthday MiLo, ¡Que pases el mejor de los días! ¿Te gustó tu regalo? Espéralo en persona muy pronto 🙂

Hoy, he pensado mucho en mi abuela. Hace 5 años que Diosito permitió que descansara para siempre, luego de luchar sus últimos meses contra una terrible leucemia.  Por eso estoy algo  nostálgica y melancólica. La mayor parte de mi niñez y mi adolescencia la pasé junto a ella, me enseñó muchísimas cosas sobre Japón y hasta el final de sus días me demostró que el trabajo tesonero y la entrega genuina, esa que sale desde el fondo de nuestros corazones, hacen grandes maravillas.

Me dijo en una ocasión que nuestra misión en la vida era ser mejores, hoy más que ayer, mañana más que hoy. Me contó que todos somos irradiados con una luz especial, que a eso le llamamos ser bendecidos. Pero que de nada sirve ser una inmensa luz si no utilizamos su claridad, que sería igual a un oscuro abismo si no irradiamos el camino de los demás. Ella era una sabia mujer, y su legado está presente todos los días en mi vida.

Con la intención de evocar esos momentos del pasado,  busqué ese álbum tan preciado que adorna mi librero. Y, cataplún, ahí estaban. Montones de fotografías, instantes que han permanecido hasta hoy venciendo la barrera del tiempo. Fotos de cuando apenas sabía decir “lete” y “A-I”, poses de miss universo, los primeros días del colegio, las obras de teatro, las cenas de navidad, los cumpleaños, y un sinfín de eventos más.  Ahí estaba yo, de niña, tan contenta…tan feliz. Me causó mucha emoción revivir por unos minutos esos momentos del pasado.

Ahora tengo unas ganas inmensas de juntarme con esa pequeñita. Traerla al presente y preguntarle si su “Yo” grandota está haciendo bien su trabajo. Si en realidad, la “YO” de ahora es quien la “YO” de antes deseaba ser.  ¿He cumplido mis objetivos?, ¿He permitido que borren de mi rostro esa sonrisa?, ¿Soy mejor que ayer?, ¿He cambiado para bien o para mal?  Hay muchas interrogantes que mirando mi propio espejo quiero responder sin titubeos.

Así como evalúo a uno de mis estudiantes en sus habilidades en inglés, así mismo, hoy me he evaluado profundamente. Los resultados me han demostrado que aún faltan muchas cosas por mejorar, que hay otras que mantendré porque me han hecho muchísimo bien, y otras que definitivamente desecharé por necesidad.

 Hoy, me di un baño de mi esencia. Y  recordé quién soy, qué busco, hacia dónde voy, y qué estoy haciendo para conseguir todo eso que deseo. Hoy, tuve una platica con el pasado para juntas conseguir un mejor futuro.  

Ahora tengo el corazón que no me es suficiente, con ganas inmensas de agradecer a Dios, a mi familia, a todos mis amigos y a cada una de las personas que han moldeado mi carácter y han estado en las buenas y en las malas conmigo. A ti amor, gracias por ser tan especial y decir con una sola mirada lo que Neruda no pudo escribir en veinte poemas. Gracias a todos por acompañarme hasta hoy. Y, de adelantado, les invito a formar parte de una etapa más de mi vida.

Bendiciones. Hoy estoy FELIZ..!

Les dejo par de fotitos. Qué dinda era de chiquis, ¿verdad? Igual que ahora. 🙂

Qué nena más linda!

Abue & Yo


mayo 2019
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.706 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: