Nikkei Life

Posts Tagged ‘oración

Padre e Hijo by Emmanuel Bretón

"Tu mano y la mía" by Emmanuel Bretón

Carlitos, ¿sabes? Aún no me has visto… yo he sentido desde fuera esas pataditas que le echabas a tu madre cada vez que antojabas estirarte dentro de ella. Tu papi nos mostraba a todos cantidad de imágenes de tus ecografías con el enorme orgullo de saber que tú eres su hijo.

Carlitos, ya has nacido. Ya estás en este mundo que a lo mejor y te parece un poco extraño. Has salido de ese saquito de amor para convertirte en la alegría de todo un ejército de personas. Carlitos, ya estás aquí… éste es tu lugar, junto a tus amorosos padres y todo un equipo de ti@s postiz@s.

Tú puedes pequeño valiente. Tu pequeño cuerpo es el templo de Dios y sé que bajo su infinito amor saldrás adelante de esta primera prueba en el mundo exterior. Sé fuerte Carlitos, we’re here with you!

Goretti & Emmanuel, amigos, nuestras oraciones están con ustedes y la salud de su hermoso bebé. Dios los bendice hoy y siempre. Hug and Kisses!

Sábado 25 / 04 /2009 @ 15:23

Carretera Navarrete – Montecristi

Padre Nuestro, que estás en los cielos, en la tierra ancha y en las áridas arenas del desierto, en las empinadas montañas y en los extensos valles; en las aguas mansas de los ríos y en las tempestuosas aguas de los mares; en el cantar de los arroyos y en el sonido fuerte de las cataratas; en los árboles que crecen hasta el cielo y en las yerbas que inclina el viento; en el fruto jugoso y en las fértiles semillas; en los pájaros que cantan en la mañana y en las fieras que viven en las junglas.

Santificado sea tu nombre, y en tu nombre te pedimos que nos permitas reflexionar antes de actuar, para así hacer que nuestras vidas sean vidas de bien al servicio de los demás. Para que evitemos acciones precipitadas de las cuales, luego tenemos que arrpentirnos.

Venga tu reino y llegue hasta el último rincón de este planeta. Para que acaben las guerras, el hambre, la ignorancia, las injusticias y, todos los hombres, mujeres y niños que habitamos en este mundo, podamos vivir en paz. Para que el hombre no sea el peor enemigo del hombre. Para que reine la solidaridad y seamos hermanos los uno de los otros.

Hágase tu voluntad para que cada quien haga el bien a los demás, para que cese la hipocresía y la maldad. Y que los cielos estén a ras de tierra y la tierra se levante hasta tocar el cielo. sin fronteras, en comunión plena de amor.

Danos nuestro pan de cada día, para que nos llegue a todos con equidad. Sin que unos pocos lo tengan todo y los demás no tengan nada. Sin derroches de unos y carencias de otros. Pan para saciar el hambre, vestido para cubrir el cuerpo, techo para protegerse de la interperie y educación para realizar los sueños.

Perdona nuestras ofensas y haz que perdonemos a los que nos ofenden. Pero, ojalá nadie sea ofendido. Sin embargo, haz que desterremos los odios y los renconres. Que sobre ellos florezca el perdón y el renacer de fe en nuestros semejantes. Haz, Señor, que el olvido cicatrice las heridas. Que hombro con hombro y de la mano, todos juntos iniciemos por fin, la ineludible tarea de hacer un país mejor, por el bien de nosotros mismos.

No nos deejes caer en la tentación de tomar lo que no nos pertenece. Líbranos del mal de la corrupción a todos los niveles de la vida nacional y en nuestra vida en particular. No importa cuán alto sea el ministerio o cuán ínfima sea nuestra labor. Haz que jamás volvamos a pisar la senda del descrédito, que jamás volvamos a caminar por senderos de estafas, y engaños.

Redime tu pueblo, no importa que hoy se haya dividido en católicos, cristianos, musulmanes, adventistas, integristas, islámicos, judíos, árabes, palestinos, kurdos, santos de los últimos días, catecúmenos, cursillistas, evangélicos, ateos y cuántas religiones habidas y por haber. No olvides que somos un sólo pueblo; no importa por cuáles caminos te busquemos. Sólo permítenos encontrarte. Encontrarte en el trabajo de cada día, en los desafíos y en los temores; en el bocado que nos llevamos a la boca, no importa que sea un pedazo de pan o de manjar delicioso; en las metas alcanzadas, sin importar las fatigas por llegar a ellas; en las alegrías y las tristezas. Permítenos, Señor, darte gracias por las oportunidad de estar aquí y ahora. Ojalá que así sea.

¿Quién dice Amén?

Where is God?
Famélicos niños de tierras lejanas
aves de rapiña ansiando con calma.
Labios lánguidos, perdidos
entre rostros pálidos.

Y preguntan con dolor:
¿dónde está Dios?

Comen manjares de escoria
se visten con trajes sin gloria.
Se dan baños de zozobra
su rancho, de las latas se despoja.

Y preguntan con asombro:
¿dónde está Dios?

Los palacios de oro se desbordan.
Soberbia humanidad de indiferencia
se jactan de linajes sin historia.
La caridad sólo habita entre las sombras.

Y preguntan con arrogancia:
¡¿dónde está Dios?!

Naciones batallando a muerte
por causas ciegamente inertes.
Se desangran los pueblos…
Estallan las almas entre fuegos.

Y preguntan con llanto:
¿dónde está Dios?

Dios está ahí…
En la risa de aquel niño,
en el abrazo del hermano,
en la mano que da el amigo,
en la mirada de una madre en llanto.

Dios está ahí…
En el viento que rosa los labios,
en los pétalos de un enamorado,
en la lluvia que riega los campos,
en el dulce canto de los pájaros.

Dios está ahí…
Donde los ciegos, son ciegos
por no querer ver.
Donde los sordos, son sordos
por no querer oír.

Dios está ahí…
A tu lado
y tú, no volteas ni a escupir.

¿y todavía preguntas… dónde está Dios?

*** Que les sirva de reflexión en este fin de semana***

Etiquetas: , ,

mayo 2020
D L M X J V S
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.355 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: