Nikkei Life

Posts Tagged ‘maternidad

Mi madre, Enero 2007

Mayo es el mes de las madres en el mundo entero, según los datos registrados en Wikipedia.  En Japón, al igual que muchos otros países, se celebra el segundo domingo. Acá en República Dominicana dedicamos el último domingo para tales fines. Si bien no hay un día específico para amar y respetar a esas valientes mujeres, puesto que ellas tampoco  respetan horarios ni calendarios para amarnos y dar todo de sí para guiarnos en los senderos de la vida, dedicamos ese día en particular para agasajarlas y hacerles sentir bien.

Quienes me han leído con anterioridad sabrán que soy loca con mi madre.  Y con sus razones de ser. Ella me dio la vida a sabiendas de que la suya estaba en riesgo, se enfrentó con valentía a educarme y protegerme a pesar del abandono de mi padre biológico, estuvo conmigo en todos los episodios de mi vida… y hoy por hoy, repite la misma historia de amor con mi hijo, quien está al cuidado de ella mientras edifico un mejor futuro para todos.

Recuerdo con emoción y gratitud todo lo que hizo por mi educación. Cuando tenía 3 años comenzó a enseñarme las vocales, los números y colores. A los 5 años ya sabía leer y escribir en español y japonés. Ella nunca terminó sus estudios, en Japón solamente cursó hasta 3ero. de primaria y en República Dominicana nunca recibió docencia. Sin embargo,  le pidió a una vecina profesora para que le enseñara las nociones básicas del español para poder ayudarnos a mí y mi hermano con nuestras tareas del colegio. Gracias a ella aprendí a escribir el español respetando reglas gramaticales y ortográficas, desarrollé un afinado gusto por la aritmética y todo lo concerniente con la lectura.  ¿Qué niña de 8 años tiene una biblioteca con más de 100 ejemplares de literatura clásica? 😀

Ella no es perfecta, pero es la mejor del mundo para mí.  En estos 24 años de vida no me ha desamparado ni un solo segundo. Sin importar todas mis torpezas y errores juveniles ha estado junto a mí. Guiándome, corrigiéndome, protegiéndome, amándome sin límites ni condiciones. Me ha mostrado con su ejemplo lo bello que es amar, entregarse por completo y defender siempre la vida del inocente. Por ella estoy aquí y por ti seguiré.

Gracias mamita hermosa por todo tu amor, por ser mi compañera, mi amiga inseparable, mi guía y la mejor canchanchana del mundo. Ojalá poder retribuirte en vida un poquito de todo lo que me has entregado. 🙂

¡Te amo!

Anuncios
Etiquetas: , , ,

1/4

Posted on: 2009/11/19

Y como quien no quiere la cosa, hemos arribado al primer cuarto de año. Sí señores, ayer se cumplieron los tres meses del nacimiento de mi hijo Hiroshi Alejandro. Y pensar que en agosto todavía estaba dentro de mí cuerpo, y ahora es todo un bebo grande y hermoso. Ah claro, es que genes de belleza tiene de sobra. ¿ no? 🙂

Es todo un niño grande. Da golpes de karate en el gym, da puñetazos cuando lo has dejado mucho rato sin hacerle caso -porque estabas en una situación que no podías salir juyendo, quieras o no-, sale a andar por el barrio y es lo más chulo del vecindario, monta bicicleta -bueno, al menos imita los movimientos- 🙂   Come mucho, se ríe mucho, duereme mucho y me hace feliz a mí… ¡Mucho mucho!

Tres meses, ya casi sostiene el cuello por sí mismo. Por momentos si no estoy atenta se va pa’trás, pero ya será cuestión de pocas semanas para que pueda mantenerlo estable por sí solo definitivamente. Por otro lado, finalmente puedo decir que ¡Duermo Bien! 🙂  A diferencia del primer mes cuando se despertaba casi de manera automática cada dos horas, ahora duerme entre 7 y 8 horas corridas por las noches. Nada mal, hijo mío, nada mal.

El ligero estreñimiento que le causaba la fórmula láctea al principio ya se ha solucionado y aunque sigue evacuando una sola vez al día -aunque para mí esa sola vale por tres- , según el pediatra no hay ningún problema al respecto, así que ya no me preocupo. Además, me ahorro par de pañales desechables … El nieto de la vecina hace sus necesidades como 7 veces al día, así que en comparación estoy mucho mejor , jejeje.  No puedo pedirle más, ¿verdad?

Gracias a todos por sus comentarios y buenos deseos para nosotros. Hemos sido bendecidos en tenernos mutuamente y en estar rodeados de personas tan especiales como ustedes. Los queremos mucho!

Sonrisitas con mami 🙂

Tres Meses 🙂

Hace justamente 9 meses cuando me enteré de mi embarazo, 3 pruebas caseras  mostraron la inminente realidad: Hiroshi ya estaba viviendo dentro de mí. Días después le confesé a mi madre que sería abuela, y no precisamente, del modo que ambas lo esperábamos. Ya saben, el cásico patrón de “una vida exitosa”: Terminas la universidad, consigues buen puesto, conoces a alguien especial, te casas y luego llegan los hijos.

Aquella noche las dos lloramos, yo de vergüenza debido a la pesadez emocional al sentir que había echado a perder los sueños que ella tenía para mí; mami por su parte, quizás con la sorpresa agridulce y la incertidumbre de lo que pasaría en lo adelante conmigo y mi bebé. Ambas con nuestros motivos, cada una con sus preocupaciones, pero unidas en un fuerte abrazo hasta que sin darme cuenta terminé dormida sobre su regazo como solía hacerlo de pequeña.

Desde entonces nuestra relación ha cambiado mucho, nos hemos unido  más como madre-hija. Acompañó mi embarazo como toda madre preocupada, estaba atenta a los resultados de cada ecografía, no dudaba en preguntarme si quería algo (aunque nunca supe de los famosos “antojitos), y mientras tiempo tenía se paseba su mano sobre mi panza para sentir las pataditas, puñetazos, codazos y todo un sinfín de movimientos que realizaba Hirorshi.

No puedo olvidar su cara de preocupación aquella madrugada del 17 de agosto, cuando repentinamente comencé a perder líquido amniótico, confirmándose posteriormente que era RPM. Me acompañó en aquella camilla del hospital mientras la incertidumbre de saber si mi bebé, -su nieto- llegaría al mundo sano y salvo no se alejaba de nuestras mentes.

Ella estuvo ahí, desde el principio hasta el final. Recuerdo vagamente haberla visto cargar el pequeño cuerpecito de 4 libras 12 onzas, mientras le preguntaba al pediatra en perfecto español si no habían complicaciones con el bebé. Y, la vi llorar… tímidamente, al confirmar que el príncipe de la casa había llegado en muy buenas condiciones, a pesar del bajo peso el cual recuperaría con buena alimentación y cuidados adecuados.

Hoy, a prácticamente 2 meses del nacimiento de mi hijo, no puedo ocultar la felicidad que siento al saber que la alegría de ser madre la puedo compartir con la mujer que me dio la vida. Ella que al igual que yo cometió un desliz en su vida, ella que pese a su pequeño y frágil cuerpo siempre saca fuerzas desde sus adentros— ella que es mujer, ella que es madre… al igual que yo.

La mejor mamá del mundo, eso es ella para mí. Ejemplo de amor, entrega, sacrificio y fortaleza. Y ahora que me veo en la enorme tarea de encaminar la vida de mi pequeñito, sé que en ella tengo el mejor de los ejemplos. Pese a todas las preocupaciones frente a este reto, sé que su apoyo y comprensión no me faltará en ningún momento.

Doblemente feliz, mi hijo & mi madre en salud. ¿qué más podría pedir?

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

El tiempo corre sin esperarnos, de hecho, si algo podemos asegurar firmemente es que nunca se detendrá. No importan cuánto deseemos que un minuto parezca una hora, o lo contrario, el tiempo siempre correrá a su ritmo habitual. Si parece lento o demasiado rápido es relativo a la situación en la que nos encontremos.

Y así pues, como diría cierta chica de mi barrio -“como quien no quiere la cosa”-, ya ha pasado un mes desde que Hiroshi llegó a nuestras vidas, a llenar la casa con sus grititos :), a despertarnos en plena madrugada, a dibujar en mi rostro una sonrisa permanente.

El, quien al momento de nacer pesaba algo menos de 5 libras y medía 45 cms, nos puso a todos en atención por “su condición” un tanto por debajo de la media normal, sumándole al hecho de que nació antes de la fecha programada. Ya podrán imaginarse cómo los clásicos nervios de toda madre primeriza aumentaron al saber que llegó “tan pequeñito”, más pequeñito de lo que esperaba.

Pero ¡Qué va! Luego de 30 días, pesa más de 8 libras y mide 55 cms. Toma 3 onzas de leche cada 3 horas, y está dejando atrás  ropita porque ya no le entran 🙂 Lo único que de algún modo me ha salvado es que sus necesidades las hace en dos ocasiones, por lo que nos estamos ahorrando unos cuantos pesitos en pañales. Not bad boy, not bad!

Gracias a Dios, hasta ahora ha evolucionado súper bien y ha alcanzado la media general para los bebés de 1 mes. Obviamente, todos felices en casa ante dicha realidad. Aprovechando cada instante junto a él, sorprendiéndonos de lo que es capaz de hacer, y sobretodo brindándole todo el amor que de por sí se merece.

Aquí, unas cuantas fotitos de mi príncipe adorado  🙂

Hiroshi - 3 días de nacido

Hiroshi - 3 días de nacido

Hiroshi - 1 mes

Hiroshi - 1 mes


septiembre 2019
D L M X J V S
« Ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.942 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: