Nikkei Life

Posts Tagged ‘Japón

Ya han pasado más de dos años desde aquél devastador terremoto y tsunami que afectó la Costa Nordeste del Japón.

Las muestras de solidaridad provenientes de distintas partes del globo terráqueo no se hicieron esperar. Las cartas se viraron, y Japón, pasó de ser socorrista a socorrido.

El tiempo ha transcurrido y si bien Japón no se ha logrado recuperar por completo, muchas cosas han mejorado y sus habitantes trabajan arduamente para continuar hacia adelante con sus vidas y el desarrollo de la nación.

Mi madre me enseñó que ante cualquier gesto amable hacia mi persona, debía de responder diciendo “gracias” y que debía de sentirlo en mi corazón. Pues bien, es momento de que el pueblo japonés agradezca al extranjero por todo el apoyo recibido desde aquél 11 de marzo del 2011.

Desde lo más profundo de mi corazón, en mi calidad de domínico-japonesa, deseo agradecer a todo el pueblo dominicano por su muestra de solidaridad y apoyo a la nación japonesa y a la comunidad de inmigrantes radicada en este país.

Gracias

(Photo & Video: Lots of Heart Project)

Anuncios

“Estados Unidos con Gripe, Japón con Neumonía… ¿y nosotros?”

Ya gritó uno: “Tania, guárdame un chin de concón que ya aquí no hay nah pa’mi” -H.T., dominico-japonés, 23 años, casado y padre de familia ya no encuentra esperanza en suelo japonés. Poco dominio de idioma y su condición de trabajador temporal para una compañía de automóviles fue su carta de sentencia. H., al igual que otros 400 mil y tantos trabajadores sufrieron un despido masivo a finales del año pasado. La crisis ha llegado a Japón.

Es una triste realidad. Al igual que mi amigo H, muchos de estos “trabajadores temporales” (Empleados a prueba o sin contrato fijo) son inmigrantes latinos. Nikkeis de tercera, cuarta y quinta generación que han dado vuelta a la hoja, y han repetido la hazaña de sus abuelos y bisabuelos, pero en vía contraria. Ahora el futuro es incierto para ellos, de seguro muchos retornarán a sus países de orígen, puesto que su poco nivel de Japonés les impide encontrar un mejor empleo. Una historia muy conocida que se repite en varios países. Solamente un 20% de los despedidos han logrado encontrar otro trabajo…

Nissan Motor, Honda Motors, Toshiba, Panasonic, NEC y muchas compañías relacionadas a la industria autmovilística y fabricación de artículos eletrónicos tienen el lazo en el cuello. Nuevamente, una crisis económica aprieta la economía nipona. Y esta vez, repercutirá con mayor fuerza en muchos países sub-desarrollados, como el nuestro.

Por ahora mi hermano está “a salvo”. Su condición de Japonés, ser egresado de una institución Japonesa y como gran aditivo, su buen dominio del idioma lo están manteniendo fuera de la lista negra. Pero, como él mismo mencionó: “Nada es seguro aquí. Esta vaina ta’que no se aguanta…”

Hablo de Japón, pero obviamente que es un problema que nos afecta a todos. Bien comparó alguien en una charla reciente: “Estados Unidos tiene gripe, Japón y otros países desarrollados están teniendo neumonía, ¿nosotros? Mínimo ya tenemos cáncer”

*Más artículos en el blog de Arismendy Ramos, criollo residente en Japón”

Qué feliz estoy! El solo hecho de saber que los exámenes finales ya están en sus últimas, y los pocos que faltan, son más dóciles. ¡Qué alivio!

Y entre toda esta situación de Corre Corre, me he encontrado con una sorpresa muy agradable. Para nadie es un secreto del gran orgullo que siento de esta mezcla media extraña que llevo en mis genes, en mi forma de ser, en todo lo que implica ser Yo. ¿Para qué repetirlo si es la esencia de este blog? “Ser Nikkei”.

En estos días recibo un mensaje en MSN de Alex G. – “Al escuchar esta canción pensé en ti. Sé que te encantará”

Puesto que conoce casi todos mis gustos musicales entendí que no podría haberse equivocado, así que sin dudarlo acepté el link del video colgado en Youtube. Simplemente el título me fascinó: “Amor Samurai”. Y es que no se puede pedir más: Chichí Peralta a dúo con Kumiko Yoshihara!

El video “contó” es una sorpresa de cabo a rabo. Primeramente, la fusión de instrumentos japoneses y criollos. Si a eso le sumamos el hecho de que ¡cantan en ambos idiomas! A la Sra. Yoshihara le conozco desde hace varios meses, cuando tuvimos la dicha de compartir en varios eventos de la Emabajada Japonesa en el país. Podrán imaginarse la sorpresa que me llevé al verle cantar con su dulce voz a dúo con uno de mis merengueros favoritos 🙂

Pero, la cosa no termina ahí. Sigo deleitándome con el video y de repente aparecen todas estas caras conocidísimas!  Mis panitas Nikkeis de Santo Domingo tocando el wadaiko, sosteniendo carteles, brincoteando, bailando, … ¡Qué impresión! Con razón esos condenados me tenían un oído sordo diciéndome que a fin del 2008 e inicios del 2009 nos tendrían una sorpresa muy agradable. Ya comprendo 🙂 Se están volviendo famosos!

Este video representa en verdad la esencia Nikkei. Qué bueno saber que luego de más de 50 años de inmigración Japonesa, y más aún, de cooperación bilateral, surjan proyectos de esta índole que no hacen más que elevar nuestra identidad. Enhorabuena por nuestra comunidad. Y miles de éxitos a Chichí Peralta  & Kumiko Yoshihara en lo adelante! 😉

Aquí les dejo el video ya publicado en Youtube. Disfruten tanto como yo.

Disculpen la tardanza. Inclinación de 45° a todos…

Pues bien, si recuerdan tratabamos diferentes aspectos del Saludo Tradicional del Japón: La Reverencia. Mencionamos sus características, así como los diferentes grados de inclinación y sus respectivos significados.

En esta ocasión contino presentándoles una serie de aspectos que debemos de tener presentes a la hora de saludar de esta manera.

  • La distancia entre los “reverenciadores” ha de ser la suficiente para no darse un cabezazo, situación molesta para ambos.
  • Cuando una de las personas que saluda es de un rango social o de edad diferente a la otra, el saludo que realiza cada uno es relativo a su rango. Cuando un jefe entra en una oficina y saluda a los empleados, estos realizaran una inclinación de unos 30 grados, mientras que el jefe hara sólo la de 15 grados o incluso sólo hará una leve reverencia con la cabeza. Esto es importante porque dirá si sabemos o no lo que tenemos que hacer en cada momento. En círculos laborales o académicos hay que ser muy cuidadoso con esto, pues podríamos causar mala impresión.
  • Cuando uno se está presentando, no se debe realizar la inclinación sin terminar de presentarse, o lo que es lo mismo, no se debe hablar mientras se realiza la reverencia. Preséntate y saluda.
  • Lo normal es realizar la reverencia completamente parado, no hay que andar mientras se realiza. Si por lo que fuere, se llevase mucha prisa y se quisiera hacer sobre la marcha, con una leve inclinación de cabeza sería suficiente. Con esto se quiere decir, que si te cruzas con alguien de rango superior, has de parar y realizar el saludo, si es de tu mismo rango o inferior, podrías, si llevas prisa, hacer la inclinación de cabeza… pero si tienes la oportunidad de detenerte, mucho mejor.
  • Los japoneses son conscientes que su saludo no es el que se realiza en occidente, por lo que se puede dar la situación de que mientras tu reverencias, el te extiende la mano. Lo mejor para evitar confusiones  es esperar un segundo a ver qué hace el otro y seguir su movimiento. Si ves que extiende la mano, saluda con un apretón; si ves que las pone en los laterales (o en el regazo en el caso de una mujer), reverencia. No esperes demasiado tiempo, si no inicia maniobra en ese segundo, realiza la reverencia. Como ya les he dicho, esta costumbre es ancestral y lo que se busca es ser cortés sin invadir el espacio vital, por lo que siempre será más correcta la reverencia que el apretón.
  • La reverencias no solo se hacen de pie, en determinadas situaciones se permiten que se realicen sentado, como cuando estamos en una ceremonia funeraria, que no es necesario levantarse y se realiza la inclinación para saludar.
  • Si se llevan maletines o bolsas de mano, estas se sostendrán con una mano al costado (los caballeros) y con las dos manos en frente (las mujeres).

Conocer una cultura distinta a la nuestra es una total aventura, pero qué grata impresión causaríamos en otros si somos capaces de vencer tal barrera y adentrarnos en un mundo diferente al cual estamos acostumbrados.

Hasta una próxima reverencia!

Japanese Women Bowing

Japanese Women Bowing

En una ocasión escuché decir que la razón por la cual los Japoneses, y muchos de los Asiáticos incilinan la cabeza al saludar, es para evitar el contacto físico. No sé quién se inventó esa pendejada, porque no es así. De seguro lo leyeron por ahí, y se encargaron de propagar algo falso, sin una pizca de verdad.

Cada nación, cada cultura tiene su forma particular de saludar y mostrar afecto a los demás. El saludo de los Dominicanos, al igual que el resto de los países occidentales, está cargado con mucho roce físico. Besos, abrazos, palmadas en al espalda, apretones efusivos, … y es por eso que les parece extraño ver que los Japoneses no saludan de la misma manera. Es cierto, en Japón no se acostumbra a abarazarse ni a besarse entre sí, aún sean familiares o amigos cercanos. No es parte de la cultura tradicional, y por lo tanto no se practica comunmente.

Todos los saludos tienen su significado y su historia. Generalmente el apretón de manos se hace con la mano derecha, costumbre que empezó para hacer saber a la persona que se saluda que no se llevaban armas, porque en ese tiempo la mayoría las llevaba en la mano derecha.

Por lo tanto, la reverencia en Japón, también tiene su propio significado. Y la reverencia en Japón… No es solo un acto de cortesía, es algo más profundo, y a pesar de inclinarse al saludar, no significa humillación ni sumisión. Inclinar la cabeza delante de una persona, significa literalmente “entregar la cabeza” (頭を差し出す – atama wo sashidasu). Es decir, ofrecer la parte más débil del cuerpo humano, significa confiar en esa persona, por lo tanto en resumen podemos decir que es un acto de respeto y confianza. La reverencia se utiliza para dar la bienvenida, para las despedidas, para disculparse, dar las gracias o simplemente presentarse por primera vez.

La reverencias se realiza manteniendo alineada la cabeza y la espalda bajando todo a la vez (con la espalda recta), rotando sobre la cintura. La mirada ha de fijarse en el suelo, pues inclinar la cabeza manteniendo contacto visual se considera un desafío, una falta de respeto o de humildad, una insolencia o simplemente una descarotesía.

La postura es importante también pues los hombres la realizan con las manos a sus costados, alineadas al pantalón, juntando los talones. Las mujeres unimos las manos y las colocamos en nuestro regazo antes de iniciar la inclinación. Se consideraría afeminado a un hombre que hiciera así la inclinación. Así que mucho ojo, no vaya a ser y de una imagen contraria.

También hay que tener cuidado con el grado de inclinación, puesto que estos varían dependiendo de la situación en la cual estemos. Hay saludos de 15, 30, 45 y en casos especiales, también de 90 grados.

Bowing - Orientis.Com

Bowing - Orientis.Com

  • 15 Grados: Usadas en las situaciones cotidianas, saludos o despedidas entre amigos o compañeros de trabajo. Se usa esta inclinación o bien simplemente se reverencia inclinando solo la cabeza.
  • 30 Grados: Se emplea en presentaciones (saludar a alguien la primera vez que le conoces) o en situaciones formales (saludar en una recepción, saludar o despedirse del jefe…).
  • 45 Grados: Se usa para pedir disculpas por un agravio realizado  o para mostrar un profundo agradecimiento.
  • 90 Grados: Esta apenas se usa, pues solo se ve cuando, por ejemplo, un politico es descubierto en un escándalo y este le pide por la prensa disculpas a los ciudadanos. Es una inclinación exagerada, por eso solo suele usarse en casos especiales.

Para finalizar, con esta primera parte, les dejo con este corto video instructivo que encontré en TuTubo. En la próxima entrega veremos otros detalles importantes respecto a este saludo Japonés,… que al contrrio de lo que muchos creían, NO es tan fácil.

En el Aeropuerto de Narita - Photo By Me

En el Aeropuerto de Narita / Verano 2005 - Photo By Me

Ir a Japón es una maravillosa oportunidad… no porque sea un país súper avanzado que ha sabido mantener en buen balance modernidad y antigüedad, no por lo organizado o lo limpio que sea, ni tampoco por su interesantísima cultura… Nada que ver! Lo maravilloso de todo esto es poder darte cuenta al final de tu travesía, que estás al otro lado del mundo y que has durado más de 17 horas en un avión y tu trasero sigue intacto.

La última vez que fui a Japón fue en el 2005, para participar en el Aichi Expo, como parte de la Delegación Dominicana. Han pasado varios años y estoy literalmente loca por volver a ir… ¡hay tantas cosas por hacer, por ver, gente que visitar, lugares por conocer!

A cualquier criollo que se lance a esta aventura, les aseguro que por adelantado tienen una gran ventaja en comparación a otros países: NO necesitas VISA! Así como lo leen, todo Dominicano que visite Japón con fines turísticos y su duración sea menor de 90 días… NO necesita VISADO CONSULAR. ¿Qué tal les parece? (Para más info en la Página de la Embajada Japonesa).

En los siguientes posts iré presentando esos detalles que todo viajero primerizo, y en especial el Criollo, debe de tener muy en cuenta antes de embarcarse en tan un viaje tan Supercalifragilisticoexpialidoso. Así que si tienes alguna duda o inquietud, asegúrate de depositarla con antelación…no vaya a ser y el viaje te coja desprevenido!

¡Qué despegue el avión… Nos vamos de viaje!

El fin de semana pasado fue la graduación de unas chicas de barrio. Bueno, a mi no me invitaron a la fiesta, pero sí me colé en la ceremonia puesto que era abierta para todos… y sabrán que la gran mayoría va a ellas por necesidad, no por gusto. Por eso es que las fiestas SI son con invtiaciones… 😀

En fin, pensando en esto y aquello, me percaté de muchas diferencias que existen en las ceremonias de graduación de bachillerato de  varios países, y como yo tengo una especialidad (sí, como no!) en Nikkei Culture, me decidí a presentarles un poquito sobre este peculiar ¿”ritual escolar”?

Pues bien, primero iniciemos con lo que conocemos, para ir adentrándonos en materia. En la República Dominicana, según yo tengo entendido, las ceremonias de graduaciones no se llevan a cabo en todos los liceos y/o colegios del país. ¿Por qué? Bueno, primero porque son las promociones de 4to. año las que se encargan de la misma. Dicho de otro modo, son los comités de graduación de cada curso (si es que hay varias secciones) que se reúnen, realizan distintas actividades y guardan sus fondos para los gastos de la ceremonia y la fiesta.  He visto casos en los que los grupos no llegaron a ahorrar lo suficiente como para organizar una fiesta, y por lo tanto la dirección del centro ni siquiera se dignó en realizarles la ceremonia… ¡Qué injusto! No obstante, sé de otros colegios de más caritos en los que la dirección académica es la encargada de montar todo el acto en sí.

Respecto a las fechas, hay de todo un poco. Puesto que los exámenes finales de los centros educativos son en junio, y las pruebas nacionales se llevan a cabo en el mes de julio, hay discrepancia respecto a las fechas. En su mayoría se realizan a finales de julio y principios de agosto. Creo que esto es lo más natural, aunque como en el caso de mi hermano (allá en los años 97) armaron el asunto para ¡Diciembre! Nuevamente, el hecho de que la entidad educativa no sea quiénes regulen las ceremonias provoca situaciones como estas.

Lo otro es la vestimenta. En nuestras ceremonias de graduaciones lo común es el uso de las togas y los birretes, símbolo clásico de las graduaciones occidentales. Dependiendo del programa a llevar, el graduando se hace acompañar por una pareja, que será hombre o mujer según sea el caso. En pueblos pequeños, como el mío, se realiza un culto de acción de gracias en la iglesia, y se hace un desfile con banda de música ..lol, hasta el centro educativo o lugar donde se vaya a realizar el acto. ¿No les parece curioso?

(Foto: Chicas del Instituto Salesiano posando luego de su graduación / Keiko H.)

Pese a que esto puede variar en mayor o menor grado, pues representa las graduaciones criollas. Pero, ¿y las Japonesas?

Bien, las ceremonias de graduación japonesas, vistas por cualquier mortal dominicano se puede definir como “aburridas”. Al menos, eso dijo un compañero de clases de la universidad mientras preparaba material para este post. Yo no creo que sean aburridas, pero amén, juzguen ustedes.

Lo primero es que las clases en Japón se inician en abril y terminan en marzo. Por lo que todas las graduaciones se realizan en las últimas dos semanas de marzo, nunca antes, nunca después. Lo otro es que hay graduaciones en todos los niveles educativos: inicial (3-5 años de edad), escuela elemental (6-12 años de edad), escuela intermedia (13-15 años), preparatoria (16-18 años), y todos los institutos de educación superior. 

Las ceremonias las organiza el centro educativo. Y, a excepción de las graduaciones de institutos superiores en las cuales los estudiantes acuden con lujosos kimonos o trajes de gala, en los otros casos se va con ¡el propio uniforme! En algunas escuelas con currículum internacional se ha adoptado el uso de las togas y birretes, pero todavía la gran mayoría sigue utilizando sus uniformes. En la misma ceremonia se les entrega sus diplomas y luego de eso hay un banquete en cada aula. Claro, la comelona la organizan los comités estudiantiles y el PTA (Parents & Teachers Association). Aquellos que quieran ir a bonchar luego de están en toda su libertad, y créanme que los japonesitos se van de chupete hasta las tantas de la madrugada. Es más, mientras escribo esto me dan ganas de abundar más, así que quizás y en lo adelante haga un análisis más exhaustivo sobre esta tradicional ceremonia de todas las escuelas japonesas… lol

(Foto: Jóvenes Nipones antes de su graduación / Nerimaku High School)

(Video: Ceremonia de Graduación Japonesa en una escuela rural)

Sea donde sea, las graduaciones son ceremonias que marcan el final de una etapa y el incio de otra. Para mí todas las ceremonias tiene su toque de emotividad, ya que nunca falta una que otra chica a las que se le escapen las lagrimitas. Especialmente si son bien cursis como yo.

P.S. – Hablando de graduaciones un pajarito chismosito me dijo que TU te gradúas mañana… ¡Felicidades KaMeKun… ya eres todo un Ingeniero!   

La pregunta más frecuente que me realizan en la calle tan pronto observan mis ojos rasgados es: ¿Eres China? Bueno, en realidad practicamente ni me lo preguntan… solo me gritan “¡Wey Chinaaaaaa!”, situación que ya me da lo mismo pero siempre con ganas de contestarle: “Siii, está en Villamella vendiendo chicharroneeeees” 😀

Bueno, ya hablando en serio, el hecho de que me confundan o no con China, Koreana (más comunes), Vietnamita o Taiwanesa es lo de menos. De hecho, sé que para los occidentales “Todos nos parecemos”.  Sin embargo, situaciones como estas, que YO tomo de la manera más relajada y hasta cierto punto, con un toque de jocosidad, no es igual para otra persona.

Del odio ancestral entre Japón y China me lo sé de memoria. Mi abuelo fue veterano de guerra, combatió durante mucho tiempo en Birmania y dejó muchos apuntes sobre sus memorias siendo combatiente durante la Segunda Guerra Mundial. Mi abuela se encargó, por así decirlo, de contarme los tantos sucesos que han marcado la historia de ambas naciones.

No pretendo dar clases de historia, mucho menos atacar a los Chinos o defender a los Japoneses… no, claro que no. De hecho, ahora que comprendo mejor las cosas y puedo digerir con más crudeza las tantas cifras de las atrocidades cometidas en aquellos años, me siento mal al pensar en tanta barbarie llevada a cabo por los militares nipones. Es una bajeza, es una crueldad y siempre lo admitiré a boca llena.

Ahora bien, ¿tengo yo la culpa de lo que cometieron esos soldados en el 1937?. Por el solo hecho de llevar en mis venas sangre Japonesa, ¿debo de privarme de conocer la cultura China y más aún entablar relaciones con algunos de ellos? Creo que es muy injusto.

Mi amiga Ming, de 19 años de edad, le han prohibido tener contacto conmigo puesto que yo soy descendiente japonesa.  Su abuelo y su padre están totalmente en desacuerdo con que ella tenga algún tipo de relación con cualquiera persona o cosa que lleve el adjetivo “Japonés”.

¿Tenemos Ming y Yo la culpa de lo que pasó en aquellos años? ¡NO! Que Japón debe de disculparse (no sé si es que lo ha hecho), claro que sí. Pero, de ahí a condenar a las presentes y futuras generaciones a un odio del que no somos responsables, del que solo conocemos por libros y relatos; un rencor que no trae más nada que más rencor… no le veo sentido alguno.  De verdad que no, y es muy triste.

Si a eso vamos los Dominicanos le tendríamos tirria a los Haitianos por los 22 años de dominación, y ellos también nos odiarían por la masacre llevada a cabo por Trujillo. Los Latinos contra los Gringos, los Africanos contra los Europeos, los de aquí con los de acullá… y sólo viviríamos en un círculo vicioso del que difícilmente podríamos escapar.

Ojalá y algún día las relaciones entre estas dos naciones, y también con Korea puedan mejorar. Complicado, lo sé… pero, ¿No es ahora de cambiar la historia?

Les dejo con esta cita que me ha gustado mucho expresada por el Presidente de China, Hu Jintao, en su última visita  a la Universidad de Waseda en Mayo pasado.

“La historia es el libro de texto más filosófico, recordamos la historia con el objetivo de garantizar que, en lugar de extender el odio, ambas naciones miren hacia el futuro a través del espejo de la historia y mantengan la paz, de forma que los pueblos chino y japonés puedan mantener vínculos satisfactorios durante generaciones y que todo el mundo pueda disfrutar de paz y estabilidad interminables. “

Etiquetas: , , ,

Abuelita me dijo en una ocasión: “Todos somos seres de luz. Somos radiantes, los demás nos encuentran gracias a esa luz. Pero de nada sirve que seamos seres iluminados, si no somos capaces de guiar a los demás que están en medio de la oscuridad”.

Sus frases siempre acertadas me han servido en muchos momentos de mi vida, y siempre llevo conmigo cada uno de sus consejos.

Entrando en tema, he estado hablando últimamente con dos personas (Engels y Rui)  sobre uno de mis grandes anhelos desde siempre: Diplomacia. ¿Qué es lo que tiene la diplomacia que tanto me llama la atención? El mero hecho de pensar por un solo instante que puedo ser el puente de unión entre dos culturas, entre dos naciones tan distintas como iguales y poder suscitar los mecanismos necesarios para promover intercambios de toda índole, hacen que mis ojitos brillen sin parar.

Mi primer contacto con la diplomacia, o mejor dicho con un diplomático, fue cuando conocí al Sr. Masato Akazawa, ex Embajador del Japón en R.D. durante los años 1998-2002. Una persona muy amable y jovial, pese a que rondaba los 50 años o más en ese entonces. Tuve la oportunidad de que justamente él evaluara mi nivel de japonés en un viejo concurso de oratoria, y precisamente mi tema era “Puente de amistad”. En esa ocasión hablé sobre mi gran anhelo de ser el puente que permita una mejor comprensión y unión entre la comunidad dominicana y japonesa. En el acto de premiación, tras entregarme el pergamino de primer lugar me dijo: “Me gustaría verte en Japón, cuando estés laborando en la Embajada Dominicana, contáctame por favor”.

Hoy en día aún mantengo comunicación con él. Siempre me envía artículos relacionados a política internacional y relaciones bilaterales. Akazawa-san, como le suelo llamar, no deja de motivarme a seguir mi sueño de convertirme algún día en Embajadora de la Rep.Dom. en el país de Sol Naciente. Claro, también me recuerda lo mucho que debo de estudiar y el gran número de dificultades que encontraré en mi camino…pero ciertamente es algo que con gusto enfrentaré, si es con ese objetivo final de ver mi sueño hecho realidad.

En poca ocasiones he hablado tan abiertamente de este tema, pero tras participar en el Vibra Joven – Convención Nikkei América Latina del 2008, mi pasión por esa área de las ciencias humanas han aumentando considerablemente. Sé que es difícil. Más aún en un país tan “politiquero” como el nuestro, en el que muchas veces no valen la pena los conocimientos, más bien la clase de “contactos a nivel interno de gobierno” que se puedan poseer … pero nada pierdo preparándome para ese fin.

Veo con ansias que llegue el momento en el que graduada de la universidad, pueda dirigirme a Santo Domingo y laborar de lleno en la Embajada Japonesa, donde espero tener mi primer contacto aunque sea de lejitos con el fascinante mundo de la diplomacia. Sé que es difícil, también sé que las posibilidades de que lo logre no están del todo a mi favor… pero nada me detendrá y si no lo logro, es porque Dios tiene algo mejor para mí.

Termino con esta frase que se convirtió en el favorito de muchos tras la Convención Internacional de Jóvenes Nikkei 2008 “Vibra Joven”, organizado por la OJN Internacional.

“Permíteme ser un puente, pequeño pero seguro, en el que las naciones puedan detenerse a contemplar lo maravilloso que es una relación pacífica y cordial. Un puente que acorte las distancias culturales y que permita a los ciudadanos de nuestros países darse la mano y vivir como hermanos. Quiero ser puente de amistad, por los míos y por ellos, porque todos merecemos compartir con los demás”. – Vibra Joven 2008 @ Tucumán, Mex.

Uno de los comments recibidos recientemente, me demostró que existen una que otras personas pendientes a las vainas raras que dejo plasmadas en mi casa virtual. Algunos meros chismosos o metiches, sé que sí.  (A quien le sirva el sombrero, que se lo ponga y se retrate). Pero, mejor prefiero pensar que escribo primeramente para mi deleite personal, y en segundo plano para aquellos que realmente me leen por cariño y mero gusto personal. A todos ustedes ¡Mil Gracias!

Pues les cuento que todo por acá, marcha de lo mejor. La universidad, con todos y sus afanes, pero ahí vamos. Puedo decir que estoy en la recta final, aún me quedan unas cuantas 13 materias por dar… so, espero culminar en los próximos 3 ó 4 ciclos dependiendo de cuán bondadosos se muestren en ofertar las asignaturas que me corresponden 😀 Y sí, manito, por si estás leyendo esto solamente tengo una sola B en todo el record. ¡Es por la beca que voy!

Wait, ¿Dije beca? – ‘esho esho, como diría  El Chavo. Los que me conocen desde hace tiempo, entiéndase antes de mi entrada a la blogósfera, saben que uno de mis sueños ha sido volver a Japón y más si la palabra “estudiar” está asociada con ese hecho. Pues bien, tengo en miras dos opciones para continuar mi preparación académica en suelo japonés:

#1 – Beca de postgrado ofrecido por el Monbusho (Ministerio de Educación): Tiene una duración de dos años y cubre todos los gastos necesarios: Vuelo ida y vuelta, manutención, y matriculación.

#2 – Beca para optar por el título de tecnólogo: Este tiene una duración de tres años, con el aditivo de que el último es de pasantía remunerada, por lo tanto adquieres una entrada fija durante esos doce meses de trabajo.

Obviamente estoy más interesada en la número 1, pero como siempre, debe de tenerse un plan B por si las moscas. Sea cual sea, ya he observado los requisitos y cumplo con ellos, así que no tengo problemas alguno para aplicar en dado caso que lo decida formalmente.

Sin embargo, sé que mi japonés no es del todo excelente. No me considero fluída a un 100%, por lo que desde hace varios meses estoy preparandome para enfrentarme al Examen del Nivel 1 de Aptitud de Idioma Japonés, algo equivalente al TOEFL del inglés. El nivel 1 es el más alto, y por lo tanto mucho más complicado.. pero ahí vamos! 🙂

Todavía falta tiempo para decidirme, puesto que todo esto será posterior a la graduación, pero siempre es bueno ir preparando las cosas con tiempo para que no nos caigan de sorpresa. Y puesto que este es uno de los grandes planes/proyectos que tengo en mente, con más razón cuidaré de cada una de sus partes.

Eso es todo… déjenme seguir practicando unos cuantos Kanji’s.


noviembre 2017
D L M X J V S
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,449 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: