Nikkei Life

Posts Tagged ‘hijos

Los padres (o cualquier adulto a cargo del cuidado y la crianza) somos modelos a seguir de nuestros hijos. Y esto no es algo que yo me haya inventado, ni tampoco mi abuela. Está de más decir que esas mentecitas en blanco se van nutriendo poco a poco de todo cuanto experimenten en su entorno, de lo que observan, de lo que escuchan, en fin, de todo lo que perciben.

Hoy estuve leyendo varios comentarios de Alexander RodríguezDarío Martínez Batlle  en un post originado por Gibrán Abreu en Google +. La publicación trataba, entre otros tópicos,  sobre fitness y las motivaciones de cada quién para emprender una rutina de ejercicios y mantenerse.

Dentro de la interacción que se dio, uno de los caballeros mencionó su deseo de ser todo un papá atlético y saludable para sus futuros hijos, quizás y orillado por la experiencia que él tiene con su propio padre.

Dicho esto, me surge una pregunta. ¿Realizan (o realizaban) sus padres alguna actividad (laboral o recreativa) de manera constante? ¿Qué sienten ustedes respecto a dichas actividades? ¿Les gusta?

La pregunta es por obvias razones. Los padres son los primeros maestros de los niños, y los más importantes. Muchos padres se enfocan en enseñarles a los hijos a saludar, a utilizar las distintas frases de cortesía, a compartir con los demás y fomentamos el compañerismo desde que ingresan a la guardería. Genial.

Sin embargo, creo que nos olvidamos de muchas cosas importantes. ¿Dónde quedan los buenos hábitos de leer, ahorrar, alimentarse bien y ejercitarse regularmente?  Sí, que ya sé que algunos dirán que soy la menos indicada para hablar de eso último, pero, por algo es que lo digo.

En casa crecí viendo a mi madre ahorrar las monedas que sobraban de la quincena en una vieja lata de jugo de pera (los dominicanos sabrán). Ella también tomaba cualquier pedazo de papel y rápidamente lo convertía en pequeñas figuras de Origami con los que me entretuve por mucho tiempo. Por su parte, mi padre es un lector voraz, carpintero creativo y un severo crítico de cine.  No puedo asegurarlo a plenitud, pero es muy probable que mi gusto empedernido por la lectura y las manualidades tenga sus causas en mi infancia. Que haya podido independizarme económicamente sin caer en gastos engorrosos también es producto de todo lo que vi de niña.

No obstante, muchas otras cosas las aprendí después de adulta, pasando una que otras penas y pensando dentro de mí que  “Si a lo mejor…”.  Obviamente, la japonesa en mí no puede permitirse ponerle peros a la manera en que sus padres le criaron. Entiendo que ellos hicieron lo mejor posible. Por esas razones, prefiero emular todo lo bueno que recibí de ellos e incorporar aquellas cosas que no experimenté, pero que considero importantes para el desarrollo saludable (en todos los aspectos) de mi hijo.

Nuestra responsabilidad como padres es AMPLIA. No es solamente hacer de esa criatura, una persona de bien. No es simplemente educarle académicamente, animándole a desarrollar sus propias destrezas y conseguir éxito profesional. También es importante enseñarles a cuidar de su salud para lograr todo lo anterior, a leer e indagar constantemente para satisfacer sus dudas, a ser organizados con sus finanzas, y lo más importante, incentivarlos a ser ellos mismos.

Mi responsabilidad como madre consiste en ser lo mejor posible para él, para que a su vez él pueda ser lo mejor para la sociedad.  ¿Por qué no empezar hoy siendo un mejor modelo de adulto, de ser humano, de individuo?

1/4

Posted on: 2009/11/19

Y como quien no quiere la cosa, hemos arribado al primer cuarto de año. Sí señores, ayer se cumplieron los tres meses del nacimiento de mi hijo Hiroshi Alejandro. Y pensar que en agosto todavía estaba dentro de mí cuerpo, y ahora es todo un bebo grande y hermoso. Ah claro, es que genes de belleza tiene de sobra. ¿ no? 🙂

Es todo un niño grande. Da golpes de karate en el gym, da puñetazos cuando lo has dejado mucho rato sin hacerle caso -porque estabas en una situación que no podías salir juyendo, quieras o no-, sale a andar por el barrio y es lo más chulo del vecindario, monta bicicleta -bueno, al menos imita los movimientos- 🙂   Come mucho, se ríe mucho, duereme mucho y me hace feliz a mí… ¡Mucho mucho!

Tres meses, ya casi sostiene el cuello por sí mismo. Por momentos si no estoy atenta se va pa’trás, pero ya será cuestión de pocas semanas para que pueda mantenerlo estable por sí solo definitivamente. Por otro lado, finalmente puedo decir que ¡Duermo Bien! 🙂  A diferencia del primer mes cuando se despertaba casi de manera automática cada dos horas, ahora duerme entre 7 y 8 horas corridas por las noches. Nada mal, hijo mío, nada mal.

El ligero estreñimiento que le causaba la fórmula láctea al principio ya se ha solucionado y aunque sigue evacuando una sola vez al día -aunque para mí esa sola vale por tres- , según el pediatra no hay ningún problema al respecto, así que ya no me preocupo. Además, me ahorro par de pañales desechables … El nieto de la vecina hace sus necesidades como 7 veces al día, así que en comparación estoy mucho mejor , jejeje.  No puedo pedirle más, ¿verdad?

Gracias a todos por sus comentarios y buenos deseos para nosotros. Hemos sido bendecidos en tenernos mutuamente y en estar rodeados de personas tan especiales como ustedes. Los queremos mucho!

Sonrisitas con mami 🙂

Tres Meses 🙂

BUSCANDO - ©Techlosofy.com
BUSCANDO – ©Techlosofy.com

De niña odié y aborrecí a mi padre biológico. No es que me haya hecho falta el cariño paterno, siempre lo tuve en la persona de mi padre de crianza, mi querido papi Takashi. Sin embargo, siempre hay una espinita. Preguntas y dudas atormentaban mi pequeño corazón. No entendía y todavía sigo sin entender por qué él se marchó sin decir nada. Cobardía, irresponsabilidad, pánico ante el gran compromiso, ataque de mi abuelo materno, … no sé. Tan solo sé que esa decisión me ha mantenido alejada durante 21 años y medio de la idea de que tengo un “padre dominicano”.

Todo este tiempo he estado acompañada solamente de un nombre y un apellido, el mismo que figura en mi acta de nacimiento. El único rastro que dejó tras su partida. Intenté  buscar un número telefónico: consulté la guía telefónica de CODETEL, municipio a municipio, empezando por las ciudades principales del país. Sin embargo, el resultado fue totalmente nulo. Ningún número estaba registrado a su nombre.

Pensé en buscarlo poniéndome en contacto con su familia, mis tios y abuelos paternos. Fue una gran experiencia, conocer a mis familiares dominicanos, y ha sido una gran bendición. Pero, desgraciadamente, ellos tampoco lograron darme información sobre su paradero. Me sentí impotente, pero recordé las palabras de un sabio amigo: “Tania, las cosas llegarán a su debido momento. Si no es ahora, será después. Y si nunca llega, es porque Dios así lo ha dispuesto”. Confié en esas palabras, y esperé pacientemente a alguna posibilidad. Total, solamente tenía un nombre y un apellido.

El miércoles en la noche, estaba conectada como de costumbre en el MSN. Varias ventanas de chats abiertas, enterándome de chismes de la universidad, los amores de mis amigas, las travesuras de mis primos y los pormenores respecto al trabajo de mi hermano. Nada fuera de lo común. Hasta que uno de mis amigos y lector asiduo de este blog me dice que estaba “bregando” con una viejo database de la JCE, para quiénes en algún momento brindó sus servicios. El bombillo se me encendió en la cabeza… ¡Era el momento preciso, sentí que había llegado! Lee el resto de esta entrada »


julio 2017
D L M X J V S
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,178 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: