Nikkei Life

Posts Tagged ‘hija

Hace justamente 9 meses cuando me enteré de mi embarazo, 3 pruebas caseras  mostraron la inminente realidad: Hiroshi ya estaba viviendo dentro de mí. Días después le confesé a mi madre que sería abuela, y no precisamente, del modo que ambas lo esperábamos. Ya saben, el cásico patrón de “una vida exitosa”: Terminas la universidad, consigues buen puesto, conoces a alguien especial, te casas y luego llegan los hijos.

Aquella noche las dos lloramos, yo de vergüenza debido a la pesadez emocional al sentir que había echado a perder los sueños que ella tenía para mí; mami por su parte, quizás con la sorpresa agridulce y la incertidumbre de lo que pasaría en lo adelante conmigo y mi bebé. Ambas con nuestros motivos, cada una con sus preocupaciones, pero unidas en un fuerte abrazo hasta que sin darme cuenta terminé dormida sobre su regazo como solía hacerlo de pequeña.

Desde entonces nuestra relación ha cambiado mucho, nos hemos unido  más como madre-hija. Acompañó mi embarazo como toda madre preocupada, estaba atenta a los resultados de cada ecografía, no dudaba en preguntarme si quería algo (aunque nunca supe de los famosos “antojitos), y mientras tiempo tenía se paseba su mano sobre mi panza para sentir las pataditas, puñetazos, codazos y todo un sinfín de movimientos que realizaba Hirorshi.

No puedo olvidar su cara de preocupación aquella madrugada del 17 de agosto, cuando repentinamente comencé a perder líquido amniótico, confirmándose posteriormente que era RPM. Me acompañó en aquella camilla del hospital mientras la incertidumbre de saber si mi bebé, -su nieto- llegaría al mundo sano y salvo no se alejaba de nuestras mentes.

Ella estuvo ahí, desde el principio hasta el final. Recuerdo vagamente haberla visto cargar el pequeño cuerpecito de 4 libras 12 onzas, mientras le preguntaba al pediatra en perfecto español si no habían complicaciones con el bebé. Y, la vi llorar… tímidamente, al confirmar que el príncipe de la casa había llegado en muy buenas condiciones, a pesar del bajo peso el cual recuperaría con buena alimentación y cuidados adecuados.

Hoy, a prácticamente 2 meses del nacimiento de mi hijo, no puedo ocultar la felicidad que siento al saber que la alegría de ser madre la puedo compartir con la mujer que me dio la vida. Ella que al igual que yo cometió un desliz en su vida, ella que pese a su pequeño y frágil cuerpo siempre saca fuerzas desde sus adentros— ella que es mujer, ella que es madre… al igual que yo.

La mejor mamá del mundo, eso es ella para mí. Ejemplo de amor, entrega, sacrificio y fortaleza. Y ahora que me veo en la enorme tarea de encaminar la vida de mi pequeñito, sé que en ella tengo el mejor de los ejemplos. Pese a todas las preocupaciones frente a este reto, sé que su apoyo y comprensión no me faltará en ningún momento.

Doblemente feliz, mi hijo & mi madre en salud. ¿qué más podría pedir?

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

Anuncios

Hoy es 25 de Noviembre.

Se celebra una fecha muy importante para mí … 🙂

Hoy cumple años mi mamita, la mujer más importante para mí.

Esa doñita especialísima que se resiste al maquillaje, a las “manitas de gato”, a las visitas al salón y a las compras en tiendas. Esa doñita que sin importar los tragos amargos siempre ha permanecido valiente y valerosa, enfrentándolo como toda una señorona.

Esa mujer que me ha corregido un montón de veces, la que ha forjado mi carácter, la que me abraza, la que me escucha y me da boches cuando lo ve necesario, la que me mima muy a su manera (¡yo me entiendo!)… la mujer que yo más quiero.

Un añito más de vida,  y como ella suele decir orgullosamente: ¡Qué vengan canas! ¡Qué vengan arrugas! ¿Por qué ocultarlas si eso es muestra de que te has “fajao” en esta vida? 😀

Feliz Cumple Mami. ¡Te Quiero de aquí a —! Ups, no tiene final! 😉

(Leer Parte 1)

Y llegó octubre… ¿acaso no era el mes que estaba esperando?

Dmingo 12/10/2008- 3:00 pm, con los nervios de punta, y una extraña sensación mezcla de curiosidad y rabia decidí llamarte nuevamente. Había ensayado varias veces las posibles frases de cortesía, pero sabía perfectamente que al momento de enterarme que tu estabas al otro lado del teléfono, todas las prácticas se habrían ido al mísimismo basudero.

Suena 1, 2, 3 veces… “Aló?” contesta una voz muy masculina al otro lado de la línea.

Yo:  Buenas… ¿es la residencia del Sr. **********?

El:  Sí, él le habla. ¿De parte de?

Yo: (Rayos…¿qué digo?)  …

El: ¿aló? ¿aló?

Yo: (Tania, Be strong!) … Mi nombre es Tania.

El: ¿Tania? ¿Cuál es su apellido joven?

Yo: Llevo su mismo apellido. Si no me equivoco, usted embarazó a mi mamá hace ya más de 21 años y producto del mismo nací yo. Durante todo este tiempo ella nunca me habló de usted, ni bien ni mal, pero yo sentía la necesidad de conocerlo. Me valí de muchos medios para dar con su paradero, y si esto le puede parecer muy atrevido y le ha ofendido, me disculpa…pero creo que estoy en mi pleno derecho de conocer mis orígenes. Solamente quería dejarle saber que aquella bebé en la incubadora ha crecido, y gracias a Dios está viva… y ahora usted habla con ella.

El:  … Con que tu eres. Déjame decirte algo muchacha. Yo no soy el mismo de esos años. Apenas y estaba estudiando. Tú no llegaste en el mejor momento de mi vida. Aceptarte a ti era lo mismo que interrumpir las oportunidades de la vida pa’progresar. No sé cuáles son tus intenciones en buscarme, pero te advierto que ya tienes 21. No encontrarás nada. Yo tengo ya una familia, tengo una vida estable, un trabajo muy bueno y unos hijos que necesitan de mí.  El pasado es pasado. Vive tu vida muchacha. No vuelvas a llamar.

Yo: … (BE STRONG…BE STRONG GIRL)… Dios.. le bendiga… señor.

Probablemente ese “Dios le bendiga” sea el único que el escuchara de mis labios. A lo mejor no habrán otras oportundiades para hacerlo. De mi parte estoy satisfecha puesto que YO hice lo que consideré era lo correcto para mí, que los resultados no sean los más halagadores, es otra cosa.

Hoy más que nunca confirmo las palabras dichas por Pablito Tineo en otro momento de mi vida: “Ese hombre simplemente se ha perdido la oportunidad de tener una magnífica mujer como hija. ¡Qué lástima me da!” Realmente me apena darme cuenta que aún a sus casi 50 años, no posee ni la más pizca idea de lo que es la madurez. Me disculpo conmigo misma al pensar por un instante que quizás los años le habrían hecho un hombre más humano… me doy cuenta que no es más que uno más del montón.

No considero mi tiempo perdido, puesto que cada vivencia es un cúmulo de aprendizaje y experiencia. Sentir a mis 21 cruelmente el rechazo de quien me dio la vida, simplemente me confirma que “Padre no es quien engendra”. Hoy más que nunca me siento enormemente agradecida con Dios por ese hombre que ha estado para mí en todo momento, por ese hombre que sin tener que serlo se convirtió en mi PADRE en toda la extensión de la palabra.

No estoy triste, puesto que no se nos puede arrebatar lo que nunca nos ha pertenecido. Mi agradecimiento, mi respeto y mi amor incondicional ya lo tiene otra persona… y tal como lo mencionó al final: “Mi vida Sigue…”

Finalmente solo queda agradecer a todos los que intervinieron en esta búsqueda, a los que estuvieron siempre al tanto de los pormenores y nunca dejaron de expresar sus frases de aliento y estímulo. Gracias mil. Tan solo me queda pedirles un último favor… acompañenme en otra historia, porque “Mi Vida Sigue…”

Tania Mukai

13/octubre/2008 @ 11:34 p.m.

BUSCANDO - ©Techlosofy.com
BUSCANDO – ©Techlosofy.com

De niña odié y aborrecí a mi padre biológico. No es que me haya hecho falta el cariño paterno, siempre lo tuve en la persona de mi padre de crianza, mi querido papi Takashi. Sin embargo, siempre hay una espinita. Preguntas y dudas atormentaban mi pequeño corazón. No entendía y todavía sigo sin entender por qué él se marchó sin decir nada. Cobardía, irresponsabilidad, pánico ante el gran compromiso, ataque de mi abuelo materno, … no sé. Tan solo sé que esa decisión me ha mantenido alejada durante 21 años y medio de la idea de que tengo un “padre dominicano”.

Todo este tiempo he estado acompañada solamente de un nombre y un apellido, el mismo que figura en mi acta de nacimiento. El único rastro que dejó tras su partida. Intenté  buscar un número telefónico: consulté la guía telefónica de CODETEL, municipio a municipio, empezando por las ciudades principales del país. Sin embargo, el resultado fue totalmente nulo. Ningún número estaba registrado a su nombre.

Pensé en buscarlo poniéndome en contacto con su familia, mis tios y abuelos paternos. Fue una gran experiencia, conocer a mis familiares dominicanos, y ha sido una gran bendición. Pero, desgraciadamente, ellos tampoco lograron darme información sobre su paradero. Me sentí impotente, pero recordé las palabras de un sabio amigo: “Tania, las cosas llegarán a su debido momento. Si no es ahora, será después. Y si nunca llega, es porque Dios así lo ha dispuesto”. Confié en esas palabras, y esperé pacientemente a alguna posibilidad. Total, solamente tenía un nombre y un apellido.

El miércoles en la noche, estaba conectada como de costumbre en el MSN. Varias ventanas de chats abiertas, enterándome de chismes de la universidad, los amores de mis amigas, las travesuras de mis primos y los pormenores respecto al trabajo de mi hermano. Nada fuera de lo común. Hasta que uno de mis amigos y lector asiduo de este blog me dice que estaba “bregando” con una viejo database de la JCE, para quiénes en algún momento brindó sus servicios. El bombillo se me encendió en la cabeza… ¡Era el momento preciso, sentí que había llegado! Lee el resto de esta entrada »

Querido Papá, te voy a contar las cosas que pasan desde que no estás.

Mamá ha enfermado, una vez y otra más. Al borde de la muerte ha estado, y cada vez más, su agonía se hacía intensa.

A mí me han pasado muchas cosas también. Como aquél verano del ’99 cuando mi vida se convirtió en un tormento.

He sufrido mucho, he llorado mil veces. Me he equivocado tantas veces que he perdido la cuenta. Pero, me he levantado. Sigo de pié, luchando, aprendiendo y viviendo cada día hasta más no poder.

Papá, ¿dónde estás?  Ya pronto cumpliré 21 y no sé nada de ti. Solo un nombre en mi acta de nacimiento, ni siquiera una vieja foto amarilla que me de seña de tu sonrisa o tu mirada.

¿Dónde estás papá? ¿acaso ya tu tiempo en la tierra se ha agotado? ¿acaso Dios te ha llamado a su presencia y sus ángeles no me lo han comunicado?

Tanto tiempo te he buscado, desde que mi corazón sintió la necesidad de verme en tus brazos. Quiero gritarte a la cara lo mucho que llegué a aborrecer tu existencia, pero sé que sin ti, no estaría aquí. Deseo reprocharte lo triste que me he sentido por tu ausencia, pero con el tiempo he comprendido que eres humano y te puedes equivocar.

¿Dónde estás papá? A pesar de todo, eres mi papá. Yo soy tu creación, fruto de un amor desenfrenado que terminó en decepción. Pero… yo sigo aquí, a pesar de los infortunios del corazón. Yo esto aquí papá, en el mismo pueblo donde dejaste a mamá. Y tú, ¿dónde estás?

Mi corazón te clama, mi cuerpo desea sentirse cerca de ti. Sentir la calidez de tus brazos, la ternura de tu mirada, esa que nunca… me has regalado. Esos cariñitos que nunca nos hemos dado.

Te sigo esperando papá, te sigo buscando. ¿Dónde estás?

Etiquetas: , , ,

mayo 2019
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.710 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: