Nikkei Life

Posts Tagged ‘Familia

Los padres (o cualquier adulto a cargo del cuidado y la crianza) somos modelos a seguir de nuestros hijos. Y esto no es algo que yo me haya inventado, ni tampoco mi abuela. Está de más decir que esas mentecitas en blanco se van nutriendo poco a poco de todo cuanto experimenten en su entorno, de lo que observan, de lo que escuchan, en fin, de todo lo que perciben.

Hoy estuve leyendo varios comentarios de Alexander RodríguezDarío Martínez Batlle  en un post originado por Gibrán Abreu en Google +. La publicación trataba, entre otros tópicos,  sobre fitness y las motivaciones de cada quién para emprender una rutina de ejercicios y mantenerse.

Dentro de la interacción que se dio, uno de los caballeros mencionó su deseo de ser todo un papá atlético y saludable para sus futuros hijos, quizás y orillado por la experiencia que él tiene con su propio padre.

Dicho esto, me surge una pregunta. ¿Realizan (o realizaban) sus padres alguna actividad (laboral o recreativa) de manera constante? ¿Qué sienten ustedes respecto a dichas actividades? ¿Les gusta?

La pregunta es por obvias razones. Los padres son los primeros maestros de los niños, y los más importantes. Muchos padres se enfocan en enseñarles a los hijos a saludar, a utilizar las distintas frases de cortesía, a compartir con los demás y fomentamos el compañerismo desde que ingresan a la guardería. Genial.

Sin embargo, creo que nos olvidamos de muchas cosas importantes. ¿Dónde quedan los buenos hábitos de leer, ahorrar, alimentarse bien y ejercitarse regularmente?  Sí, que ya sé que algunos dirán que soy la menos indicada para hablar de eso último, pero, por algo es que lo digo.

En casa crecí viendo a mi madre ahorrar las monedas que sobraban de la quincena en una vieja lata de jugo de pera (los dominicanos sabrán). Ella también tomaba cualquier pedazo de papel y rápidamente lo convertía en pequeñas figuras de Origami con los que me entretuve por mucho tiempo. Por su parte, mi padre es un lector voraz, carpintero creativo y un severo crítico de cine.  No puedo asegurarlo a plenitud, pero es muy probable que mi gusto empedernido por la lectura y las manualidades tenga sus causas en mi infancia. Que haya podido independizarme económicamente sin caer en gastos engorrosos también es producto de todo lo que vi de niña.

No obstante, muchas otras cosas las aprendí después de adulta, pasando una que otras penas y pensando dentro de mí que  “Si a lo mejor…”.  Obviamente, la japonesa en mí no puede permitirse ponerle peros a la manera en que sus padres le criaron. Entiendo que ellos hicieron lo mejor posible. Por esas razones, prefiero emular todo lo bueno que recibí de ellos e incorporar aquellas cosas que no experimenté, pero que considero importantes para el desarrollo saludable (en todos los aspectos) de mi hijo.

Nuestra responsabilidad como padres es AMPLIA. No es solamente hacer de esa criatura, una persona de bien. No es simplemente educarle académicamente, animándole a desarrollar sus propias destrezas y conseguir éxito profesional. También es importante enseñarles a cuidar de su salud para lograr todo lo anterior, a leer e indagar constantemente para satisfacer sus dudas, a ser organizados con sus finanzas, y lo más importante, incentivarlos a ser ellos mismos.

Mi responsabilidad como madre consiste en ser lo mejor posible para él, para que a su vez él pueda ser lo mejor para la sociedad.  ¿Por qué no empezar hoy siendo un mejor modelo de adulto, de ser humano, de individuo?

Anuncios

Hace justamente 9 meses cuando me enteré de mi embarazo, 3 pruebas caseras  mostraron la inminente realidad: Hiroshi ya estaba viviendo dentro de mí. Días después le confesé a mi madre que sería abuela, y no precisamente, del modo que ambas lo esperábamos. Ya saben, el cásico patrón de “una vida exitosa”: Terminas la universidad, consigues buen puesto, conoces a alguien especial, te casas y luego llegan los hijos.

Aquella noche las dos lloramos, yo de vergüenza debido a la pesadez emocional al sentir que había echado a perder los sueños que ella tenía para mí; mami por su parte, quizás con la sorpresa agridulce y la incertidumbre de lo que pasaría en lo adelante conmigo y mi bebé. Ambas con nuestros motivos, cada una con sus preocupaciones, pero unidas en un fuerte abrazo hasta que sin darme cuenta terminé dormida sobre su regazo como solía hacerlo de pequeña.

Desde entonces nuestra relación ha cambiado mucho, nos hemos unido  más como madre-hija. Acompañó mi embarazo como toda madre preocupada, estaba atenta a los resultados de cada ecografía, no dudaba en preguntarme si quería algo (aunque nunca supe de los famosos “antojitos), y mientras tiempo tenía se paseba su mano sobre mi panza para sentir las pataditas, puñetazos, codazos y todo un sinfín de movimientos que realizaba Hirorshi.

No puedo olvidar su cara de preocupación aquella madrugada del 17 de agosto, cuando repentinamente comencé a perder líquido amniótico, confirmándose posteriormente que era RPM. Me acompañó en aquella camilla del hospital mientras la incertidumbre de saber si mi bebé, -su nieto- llegaría al mundo sano y salvo no se alejaba de nuestras mentes.

Ella estuvo ahí, desde el principio hasta el final. Recuerdo vagamente haberla visto cargar el pequeño cuerpecito de 4 libras 12 onzas, mientras le preguntaba al pediatra en perfecto español si no habían complicaciones con el bebé. Y, la vi llorar… tímidamente, al confirmar que el príncipe de la casa había llegado en muy buenas condiciones, a pesar del bajo peso el cual recuperaría con buena alimentación y cuidados adecuados.

Hoy, a prácticamente 2 meses del nacimiento de mi hijo, no puedo ocultar la felicidad que siento al saber que la alegría de ser madre la puedo compartir con la mujer que me dio la vida. Ella que al igual que yo cometió un desliz en su vida, ella que pese a su pequeño y frágil cuerpo siempre saca fuerzas desde sus adentros— ella que es mujer, ella que es madre… al igual que yo.

La mejor mamá del mundo, eso es ella para mí. Ejemplo de amor, entrega, sacrificio y fortaleza. Y ahora que me veo en la enorme tarea de encaminar la vida de mi pequeñito, sé que en ella tengo el mejor de los ejemplos. Pese a todas las preocupaciones frente a este reto, sé que su apoyo y comprensión no me faltará en ningún momento.

Doblemente feliz, mi hijo & mi madre en salud. ¿qué más podría pedir?

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

Padre e Hijo by Emmanuel Bretón

"Tu mano y la mía" by Emmanuel Bretón

Carlitos, ¿sabes? Aún no me has visto… yo he sentido desde fuera esas pataditas que le echabas a tu madre cada vez que antojabas estirarte dentro de ella. Tu papi nos mostraba a todos cantidad de imágenes de tus ecografías con el enorme orgullo de saber que tú eres su hijo.

Carlitos, ya has nacido. Ya estás en este mundo que a lo mejor y te parece un poco extraño. Has salido de ese saquito de amor para convertirte en la alegría de todo un ejército de personas. Carlitos, ya estás aquí… éste es tu lugar, junto a tus amorosos padres y todo un equipo de ti@s postiz@s.

Tú puedes pequeño valiente. Tu pequeño cuerpo es el templo de Dios y sé que bajo su infinito amor saldrás adelante de esta primera prueba en el mundo exterior. Sé fuerte Carlitos, we’re here with you!

Goretti & Emmanuel, amigos, nuestras oraciones están con ustedes y la salud de su hermoso bebé. Dios los bendice hoy y siempre. Hug and Kisses!

Sábado 25 / 04 /2009 @ 15:23

Carretera Navarrete – Montecristi

7 años

Posted on: 2009/04/03

Bella Mujer, Maravilla de la humanidad.

7 años sin ver tu sonrisa al despertarme por las mañanas, 7 años de que tu legado me acompañe en cada paso que doy.

Ser de luz que irradiaste mi vida con algo tan sencillo y a la vez complicado como lo es el mero hecho de existir. Gracias por tus aciertos, tus erroes, tus halagos y reprimendas. Gracias por cada uno de los días que me regalastes junto a ti, por todo lo que me enseñaste y todo lo que me dejaste tras tu último adiós.

Hoy no lloro más por tu partida. Hoy agradezco la bendición de ser tu nieta, de que seas mi abuela. No lloro más, veo esa luz que brilla en lo alto del cielo y sé que entre tanta inmensidad está reflejada la sonrisa de tus labios.

Te Quiero Abue… Sigues aquí por siempre. Saludos a todos allá en el cielo.

No fuistes derrotada por leucemia, eres una vencedora de la vida.

永遠に・・・愛おしい祖母よ

En Memoria de mi abue Toyoko Mukai,

18/02/1918 – 03/04/2002

Etiquetas: , ,

(Leer Parte 1)

Y llegó octubre… ¿acaso no era el mes que estaba esperando?

Dmingo 12/10/2008- 3:00 pm, con los nervios de punta, y una extraña sensación mezcla de curiosidad y rabia decidí llamarte nuevamente. Había ensayado varias veces las posibles frases de cortesía, pero sabía perfectamente que al momento de enterarme que tu estabas al otro lado del teléfono, todas las prácticas se habrían ido al mísimismo basudero.

Suena 1, 2, 3 veces… “Aló?” contesta una voz muy masculina al otro lado de la línea.

Yo:  Buenas… ¿es la residencia del Sr. **********?

El:  Sí, él le habla. ¿De parte de?

Yo: (Rayos…¿qué digo?)  …

El: ¿aló? ¿aló?

Yo: (Tania, Be strong!) … Mi nombre es Tania.

El: ¿Tania? ¿Cuál es su apellido joven?

Yo: Llevo su mismo apellido. Si no me equivoco, usted embarazó a mi mamá hace ya más de 21 años y producto del mismo nací yo. Durante todo este tiempo ella nunca me habló de usted, ni bien ni mal, pero yo sentía la necesidad de conocerlo. Me valí de muchos medios para dar con su paradero, y si esto le puede parecer muy atrevido y le ha ofendido, me disculpa…pero creo que estoy en mi pleno derecho de conocer mis orígenes. Solamente quería dejarle saber que aquella bebé en la incubadora ha crecido, y gracias a Dios está viva… y ahora usted habla con ella.

El:  … Con que tu eres. Déjame decirte algo muchacha. Yo no soy el mismo de esos años. Apenas y estaba estudiando. Tú no llegaste en el mejor momento de mi vida. Aceptarte a ti era lo mismo que interrumpir las oportunidades de la vida pa’progresar. No sé cuáles son tus intenciones en buscarme, pero te advierto que ya tienes 21. No encontrarás nada. Yo tengo ya una familia, tengo una vida estable, un trabajo muy bueno y unos hijos que necesitan de mí.  El pasado es pasado. Vive tu vida muchacha. No vuelvas a llamar.

Yo: … (BE STRONG…BE STRONG GIRL)… Dios.. le bendiga… señor.

Probablemente ese “Dios le bendiga” sea el único que el escuchara de mis labios. A lo mejor no habrán otras oportundiades para hacerlo. De mi parte estoy satisfecha puesto que YO hice lo que consideré era lo correcto para mí, que los resultados no sean los más halagadores, es otra cosa.

Hoy más que nunca confirmo las palabras dichas por Pablito Tineo en otro momento de mi vida: “Ese hombre simplemente se ha perdido la oportunidad de tener una magnífica mujer como hija. ¡Qué lástima me da!” Realmente me apena darme cuenta que aún a sus casi 50 años, no posee ni la más pizca idea de lo que es la madurez. Me disculpo conmigo misma al pensar por un instante que quizás los años le habrían hecho un hombre más humano… me doy cuenta que no es más que uno más del montón.

No considero mi tiempo perdido, puesto que cada vivencia es un cúmulo de aprendizaje y experiencia. Sentir a mis 21 cruelmente el rechazo de quien me dio la vida, simplemente me confirma que “Padre no es quien engendra”. Hoy más que nunca me siento enormemente agradecida con Dios por ese hombre que ha estado para mí en todo momento, por ese hombre que sin tener que serlo se convirtió en mi PADRE en toda la extensión de la palabra.

No estoy triste, puesto que no se nos puede arrebatar lo que nunca nos ha pertenecido. Mi agradecimiento, mi respeto y mi amor incondicional ya lo tiene otra persona… y tal como lo mencionó al final: “Mi vida Sigue…”

Finalmente solo queda agradecer a todos los que intervinieron en esta búsqueda, a los que estuvieron siempre al tanto de los pormenores y nunca dejaron de expresar sus frases de aliento y estímulo. Gracias mil. Tan solo me queda pedirles un último favor… acompañenme en otra historia, porque “Mi Vida Sigue…”

Tania Mukai

13/octubre/2008 @ 11:34 p.m.

Hoy en el cielo han de estar recibiendo a dos ángeles más.

Kazu José, mi sobrino/primito (es hijo de mi prima) de tan solo 9 meses de vida, falleció luego de batallar durante varios meses a un terrible cáncer que se alojó en su cerebro. Fueron meses llenos de angustia y desesperación, nos vimos impotentes al saber que un ser tan pequeño estaba sufriendo tanto dolor -físico y emocional- y no había mucho por hacer. Como bien dijo mi primo Omar cuando me notificó de la triste noticia… “Tranquila prima, que se hizo lo que se pudo”. Y es cierto, a lo mejor ahora solamente lloro al recordar su carita sonriente, pero no puedo negar lo mucho que hicimos para alargar sus días en la tierra… Ya nuestra misión con él terminó, ahora él descansará en paz.

Por otro lado mi alumno del Instituto Loyola donde trabajo, Abreilin Zarzuela, también falleció esta madrugada producto de una pulmonía que se complicó y literalmente falleció por asfixia. El nació con un problema congénito, su columna estaba alterada y esto provocaba que la caja torácica ejerciera mayor presión en sus pulmones. Pese a todos esos obstáculos, Abreilin logró sobresalir entre todos y se ganó el cariño, la admiración y el respeto de todos. Un alumno ejemplar, intachable académica y moralmente, amigo de sus amigos, un chico humilde y sencillo como ningún otro que haya conocido…

Ahora mismo estoy triste, no lo niego… pero me siento agradecida con Dios al saber que me permitió conocer y aprender de ellos. Cada uno ha dejado su huella en mi vida, huella imborrable que permanecerá por siempre en mi corazón. Ejemplo de amor y de lucha que nunca olvidaré.En estos momentos no queda más que pedir a Dios por el eterno descanso de estas jóvenes almas, y así también fortaleza y conformidad para todos.

Kazu Franjul Mukai

Kazu (06/Enero/2008 - 15/Octubre/2008

Mi Solecito: Gracias por esa hermosa sonrisa que siempre me regalabas cada vez que te cargaba. Por abrazarme con esas manitas suavecitas, por provocar en mí un sentimiento tan bonito y especial.

Siempre estarás conmigo, mi chiquito. Algún día nos volveremos a ver, y en el Reino de Diosito jugaremos por siempre… Te Quiero!

Abreilin Zarzuela (11/Noviembre/1993 - 15/Octubre/2008)

Abreilin Zarzuela (11/Nov/1993 - 15/Oct/2008)

Abreilin: Fueron dos años llenos de aprendizaje. Me enseñaste con tu ejemplo que no hay razón para darnos por vencidos, que aún las adversidades más grandes pueden ser derrotadas. Tu fortaleza y tus ganas de superación se quedarán por siempre conmigo. Descansa en paz mi flaquito. ¡Nos veremos algún día allá en el cielo!

Rest In Peace my Little Boys!

Disculpa mi pequeño que te escriba de manera tan apresurada.

Quería enviarte una cartita mucho más elaborada, con dibujitos de Mickey y Donald, como tanto de gustan. Pero, tenía que esperar a mañana y a ti mi pequeño, el tiempo es lo que te falta.

No sé si me recuerdes mucho. Solo te cargué contadas veces, tu cuerpo pequeño y recién nacido se acurrucó entre mis brazos. Aún recuerdo la emoción de sentir un corazón, pequeño y sutil, latiendo fuertemente. Gritaste unas cuantas veces, cuando te hacía caras extrañas. Pero tan pronto te hacía cosquillitas, tus mejillas rosaditas se estiraban y me brindaban una sonrisita.

Mi pequeño Kazu, Chiquito, fue muy difícil para mí despedirme de ti. Tan solo dos meses y tu pequeño cuerpo estaba minado de tumores: Tienes cáncer y no era un mal sueño. Una posible cura estaba en Japón, a más de dos días de vuelo y trece horas de diferencia. Un país bien lejos, con un pasaje muy caro y unos tratamientos con solo 10% de probabilidades.

Tu mami hizo todo lo que pudo por ti, después de que tu papi se fue al cielo esa noche tan mojada por la lluvia en la carretera Mella. Ella estaba muy triste, mi chiquito, triste y desolada. Tu papito ya no estaba con ella, y ella se sentía muy mal. ¿Pero sabes qué? Vendió todo lo que tenía, y se fue lejos de aquí. Quería que esos doctores japoneses te revisaran por completo, mientras existiera una posibilidad, ella haría lo posible porque tu fueses bendecido con la vida.

Mi niño, sé que han sido días muy difíciles. Tu pequeño cuerpecito, en una camilla pequeña, corriendo de aquí para allá. Resonancias magnéticas, quimio y radioterapia…¡tantos químicos invadiendo tu cuerpo! Sé que te dolió mucho. Me parte el alma pensar que habrás llorado un montón, cuando esa enfermera llevó a que te examinaran. De seguro viste a mami con ojitos de preocupado, preguntándote ¿A dónde me llevan si ti?

… Kazu, mi chiquto precioso, mi muñequito lindo…tu eres el solecito de la familia, la cosa más bella que nos ha llegado este año. Tu mami no podía concebir, y estuvo intentando por muchos años… finalmente lo logró, y llegaste tú a llenarnos de mucha dicha y felicidad. ¿te acuerdas de ese 6 de Enero? ¡Te trajeron los reyes magos! Tu querías llegar a ver la luz de la vida, lo bonito que sería conocer a tu mami quien con dulce voz te hablaba todos los días. Tú llegaste, y te robaste el show…muchachito lindo, precioso, mi solecito!

Hace varios meses que te vi partir rumbo a ese gran país. Tu condición médica no era la más alentadora, y en el país no era mucho lo que se podía hacer por ti. Te fuiste, te dije adiós con un enorme beso en tu frente… oré por ti mientras te arrullaba entre mis brazos.

Luego de eso sé que te esperaron muchos estudios, muchos tratamientos complicadísimos, una cirugía bien complicada de más de diez horas. ¡Cuánto me preocupé cuando me dijeron que estabas en coma! Se me partió el alma solecito, ¡se me partió en mil pedacitos! Apenas eres un chiquito, apenas estás conociendo de la vida y te ha tocado de la manera más difícil.

Me llamaron hace rato, me dijeron que ya saliste de tu estado comatoso, pero aún sigues en Cuidados Intensivos, que todavia no podemos cantar victoria. Y sabes qué mi chiquito, ¡Yo te mando fuerzas desde aquí! Porque tu no estás solo, porque tienes un montón de gente que te quiere orando por ti, amigos y ángeles terrenales siguen tu caso minuto a minuto. No sólo estás con tu mami, tu tío y tu abuelita, ellos están allá, pero todos nosotros desde diferentes partes del mundo te llevamos bien presente.

¡Animo mi solecito! ¡Tú puedes… Tú puedes…Tú mereces vivir! No te des por vencido mi chiquito, no dejes de luchar nunca nunca. Te amo mi solecito, Te adoro con todo mi corazón. Ven a verme algún día, sanito y corriendo, ven a morderme el dedo y a jalarme mis cabellos… pero ven sanito, ven corriendo.

Te quiero solecito. Salúdame a todos tus amiguitos del Oncológico, diles que también estoy orando por ellos.

Besotes,

Tía Tania..

Querido Papá, te voy a contar las cosas que pasan desde que no estás.

Mamá ha enfermado, una vez y otra más. Al borde de la muerte ha estado, y cada vez más, su agonía se hacía intensa.

A mí me han pasado muchas cosas también. Como aquél verano del ’99 cuando mi vida se convirtió en un tormento.

He sufrido mucho, he llorado mil veces. Me he equivocado tantas veces que he perdido la cuenta. Pero, me he levantado. Sigo de pié, luchando, aprendiendo y viviendo cada día hasta más no poder.

Papá, ¿dónde estás?  Ya pronto cumpliré 21 y no sé nada de ti. Solo un nombre en mi acta de nacimiento, ni siquiera una vieja foto amarilla que me de seña de tu sonrisa o tu mirada.

¿Dónde estás papá? ¿acaso ya tu tiempo en la tierra se ha agotado? ¿acaso Dios te ha llamado a su presencia y sus ángeles no me lo han comunicado?

Tanto tiempo te he buscado, desde que mi corazón sintió la necesidad de verme en tus brazos. Quiero gritarte a la cara lo mucho que llegué a aborrecer tu existencia, pero sé que sin ti, no estaría aquí. Deseo reprocharte lo triste que me he sentido por tu ausencia, pero con el tiempo he comprendido que eres humano y te puedes equivocar.

¿Dónde estás papá? A pesar de todo, eres mi papá. Yo soy tu creación, fruto de un amor desenfrenado que terminó en decepción. Pero… yo sigo aquí, a pesar de los infortunios del corazón. Yo esto aquí papá, en el mismo pueblo donde dejaste a mamá. Y tú, ¿dónde estás?

Mi corazón te clama, mi cuerpo desea sentirse cerca de ti. Sentir la calidez de tus brazos, la ternura de tu mirada, esa que nunca… me has regalado. Esos cariñitos que nunca nos hemos dado.

Te sigo esperando papá, te sigo buscando. ¿Dónde estás?

Etiquetas: , , ,

Ayer fue un día lleno de sorpresas y sentimientos encontrados. De lágrimas, sonrisas, nudos en la garganta y un corazón emocionado. Leyendo a uno de mis bloggers favoritos, REL, me he encontrado un post MUY ESPECIAL. No entraré en detalles, vaya usted y lea. Luego vuelva y siga conmigo.

Nunca se me ha olvidado lo ocurrido aquél día:29-03-2003, justamente el día de mi cumpleaños #16.

Mami había estado muy enferma, la tiroides y esa horrible úlcera no la dejaban en paz. Si a eso le sumamos su constante problema cardíaco y uno que otro shock nervioso, el panorama no pintaba nada bueno. 

 5:00 am, juntas las dos en un frío cuarto de hospital. Era la tercera vez que  la internaban en menos de dos semanas. Yo no había ido al colegio los últimos días, pero no me importaban las clases de Genética ni de Trigonometría. Ya habría tiempo para recuperar esos días perdidos. En ese momento lo que más me interesaba era volver a verla con salud.

Ella había perdido más de 10 libras. Su pulso era irregular y le hacía muy difícil respirar. Y, en uno de esos ataques medio extraños pensé que la perdería. Recuerdo haber gritado para que me dejaran junto a ella, pero las enfermeras me sacaron a empujones de aquél cuarto. Fueron minutos de agonía y desesperación. Gracias a Dios no pasó de un susto, bastante feo, pero un susto nada más.

Más tarde, cuando por fín despertó, me miró fijamente con esos ojos negros y me dijo que ya era tiempo de decirme algo. ¿Decirme qué? Pensé por un instante.

“Cuando me enteré que estaba embarazada de ustedes dos, me preocupé bastante. Ya estaba en edad, tenía casi 40 años y sabía que era peligroso, en especial por mi problema cardíaco y además esperaba mellizos. 

Los médicos me decían en cada consulta que no podría llevar a buen término el embarazo. Que por mi salud, que por mi bienestar, lo mejor era abortar.

¿Pero sabes qué, mi niña?. Yo no podría haber hecho eso. Ustedes no tenían la culpa de los errores que su padre, con su inmadurez y yo, con mi ingenuidad cometimos. Ustedes, tan indefensos…tan pequeños..inocentes y ajenos a todo lo que pasaba. Sabía que podría morir y me preocupaba del futuro de ustedes dos. Ya se habían quedado sin padre y no quería dejarlos huérfanos, pero quitarles la vida así por así, eso no lo podía concebir.

Sabes que durante el parto casi muero, pero me salvé aquella vez. Hoy pensé que había llegado mi hora. Y sentí mucho miedo, porque no quisiera morirme sin verte vestida de blanco, caminando del brazo de un hombre que te ame y te respete, quien sea capaz de formar junto a ti el hogar que yo no te pude brindar. Y mucho menos me puedo morir, sin ver la cara de mis nietos y tenerlos entre mis brazos.

 Pero…también estoy contenta porque no le hice caso a esos doctores. Porque mi conciencia está limpia, porque esa ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Porque gracias a ella, hoy te tengo a ti….mi chiquita, mi muñequita. Tú eres el mejor regalo que he recibido…y ya era tiempo de que lo supieras!”

…. cuatro años más tarde, las lágrimas siguen saliendo a borbotones. Recordando las palabras de esa mujer que fue capaz de sacrificar su propia vida por darme la mía. Afirmando lo orgullosa que me siento de poder decir que soy su hija, de lo feliz que soy por tenerla a mi lado, de disfrutar de su compañía y de verla sonriente cada día al despertar.

Y mami, el mejor regalo lo he recibido yo. En ser tu hija, por haberme enseñado a caminar por los senderos de la vida, con valores y principios bien fundados…basados en el amor y el respeto. Sé que no hay palabras para agradecerte por todo, es un lenguaje que sólo se entiende con un amor interminable que emana de corazón a corazón. You’re the best mom!

***REL,  gracias a ti por mover esa tecla en mi mente y mi corazón. Por recordarme la maravillosa madre que Dios me ha regalado y estemos seguros de que nuestros mensajes no caen en el vacío. ¡No al Aborto!  ***

Etiquetas: , , , ,

octubre 2017
D L M X J V S
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,352 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: