Nikkei Life

Posts Tagged ‘Becas

Uno de los comments recibidos recientemente, me demostró que existen una que otras personas pendientes a las vainas raras que dejo plasmadas en mi casa virtual. Algunos meros chismosos o metiches, sé que sí.  (A quien le sirva el sombrero, que se lo ponga y se retrate). Pero, mejor prefiero pensar que escribo primeramente para mi deleite personal, y en segundo plano para aquellos que realmente me leen por cariño y mero gusto personal. A todos ustedes ¡Mil Gracias!

Pues les cuento que todo por acá, marcha de lo mejor. La universidad, con todos y sus afanes, pero ahí vamos. Puedo decir que estoy en la recta final, aún me quedan unas cuantas 13 materias por dar… so, espero culminar en los próximos 3 ó 4 ciclos dependiendo de cuán bondadosos se muestren en ofertar las asignaturas que me corresponden 😀 Y sí, manito, por si estás leyendo esto solamente tengo una sola B en todo el record. ¡Es por la beca que voy!

Wait, ¿Dije beca? – ‘esho esho, como diría  El Chavo. Los que me conocen desde hace tiempo, entiéndase antes de mi entrada a la blogósfera, saben que uno de mis sueños ha sido volver a Japón y más si la palabra “estudiar” está asociada con ese hecho. Pues bien, tengo en miras dos opciones para continuar mi preparación académica en suelo japonés:

#1 – Beca de postgrado ofrecido por el Monbusho (Ministerio de Educación): Tiene una duración de dos años y cubre todos los gastos necesarios: Vuelo ida y vuelta, manutención, y matriculación.

#2 – Beca para optar por el título de tecnólogo: Este tiene una duración de tres años, con el aditivo de que el último es de pasantía remunerada, por lo tanto adquieres una entrada fija durante esos doce meses de trabajo.

Obviamente estoy más interesada en la número 1, pero como siempre, debe de tenerse un plan B por si las moscas. Sea cual sea, ya he observado los requisitos y cumplo con ellos, así que no tengo problemas alguno para aplicar en dado caso que lo decida formalmente.

Sin embargo, sé que mi japonés no es del todo excelente. No me considero fluída a un 100%, por lo que desde hace varios meses estoy preparandome para enfrentarme al Examen del Nivel 1 de Aptitud de Idioma Japonés, algo equivalente al TOEFL del inglés. El nivel 1 es el más alto, y por lo tanto mucho más complicado.. pero ahí vamos! 🙂

Todavía falta tiempo para decidirme, puesto que todo esto será posterior a la graduación, pero siempre es bueno ir preparando las cosas con tiempo para que no nos caigan de sorpresa. Y puesto que este es uno de los grandes planes/proyectos que tengo en mente, con más razón cuidaré de cada una de sus partes.

Eso es todo… déjenme seguir practicando unos cuantos Kanji’s.

Vaya sorpresa la que nos llevamos. La dueña de esa inconfundible voz no era nada más ni nada menos que la profe Terumi. Ella era una joven voluntaria japonesa que había estado trabajando en Santo Domingo como profesora de Japonés, y con quien compartimos mucho durante su estadía en el país. Todos los dominicanos nos avalanzamos sobre ella, y casi la “ajogamos” del abrazote que le dimos. ¡No esperabamos verla tan pronto!

7:30 pm, luego de darnos santa jartura de comida japonesa y decente, nos ubicaron en las respectivas habitaciones. A mí me tocó con las canadienses Naomi y Julie, ambas muy chulitas y coquetitas. Me cayeron súper bien desde el principio, así que supe que no habrían mayores problemas. Al rato bajamos al lobbie para llamar a casa. Eso fue un mar de lágrimas, sermones, piques y estrés juvenil… una parte se puso melancólica homesick, otros hartísimos de las “ñoñerías de mamá” (entiéndase: Mija, cuídese mucho, pórtese bien, haga caso a sus profes, etc) y mis compañeros dominicanos con un pique full porque a falta de las maletas y la respectiva ropa no se habían bañado (seniore, más de 24 horas con la misma ropa..con un juye juye de aqui pa’lla…bueeeno).

9:00 pm, Estefanía viene asustá a mi habitación. Le pregunté qué había pasado y me dice que el conserje le había dado un bendito boche en Japonés y que ella no había entendido mucho. Voy a donde el señor y averigüo el caso. Resulta que ella andaba descalza por los pasillos (¡Dominicana al fin!) y él le había llamado la atención por eso. Yo le explico que ella no tiene chancletas ni nada de eso porque las maletas no llegaron y que le permitiera, pero nanaí, el hombre dijo que entendía pero que sin calzado no podía estar fuera de la habitación. No hubo de otra, ya teníamos más de 24 horas con los tenis y estabamos hartísimas y pico

5:00 am el sol ya anda molestando por la ventana. “Miee….” solo atiné a decir eso. Papi me había advertido que amanecía temprano, pero no pa’tanto. En fin, viré la cabeza pa’l otro lado y eché mi último sueñito hasta las 6 y algo. Pero conchale, acostumbrarme a que el sol me de en la misma cara a las 4:45 am?…Eso fue una odisea.

¿Qué pasó de ese día en adelante? ¿Llegaron las maletas? ¿Nos habremos quedado en cueros? Descúbralo en la siguiente parte de esta historia de la vida real…! 🙂

Post Relacionados: Japan’s Trip 1 / Japan’s Trip 2


junio 2020
D L M X J V S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.365 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: