Nikkei Life

Posts Tagged ‘amistad

 

Hay un punto en tu vida, en el que te das cuenta: quién importa, quién nunca importó, quién no importa más, y quién siempre importará. De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón por la que no estarán en tu futuro.

 

Anuncios
Etiquetas: ,

“Siempre estaré”

No ocupa decirlo con palabras,

te entiendo solo con una mirada.

Si caes al suelo, te presto mis alas,
volemos juntos por el cielo
hasta desvanecernos.

Si lloro, confío que tu risa
borrará mis lágrimas
para ver de nuevo el amanecer.

Si el cielo se oscurece,
tus ojos serán mis estrellas,
que me ayuden a no tropezar con las piedras.

Cuando el miedo nos invada,
solo abrázame fuerte
y verás que todo rápido pasa.

Si tal vez,
el destino me aparta de tu lado,
escucha mi voz en el latir de tu corazón,
siente mis brazos cuando el Sol toque tu piel
y en el silencio más ensordecedor siempre estaré…

Tania Mukai ** For you Ivan **

© September 28, 2008


(Just for you, my favorite doc. Tantas veces que me has aconsejado, que has hecho mis días mejores, ahora me toca estar junto a ti, and I’ll be there, no matter what. ¡TE QUIERO!)

Etiquetas: , ,

“Soy un alma libre. Nada me detiene, nada ni nadie. De seguro un día mis pulmones ni mis riñones no servirán más, pero mi esencia seguirá esparcida en el aire que respiras. Yo volaré, junto a ti. Tu en la tierra, y yo allá en el cielo.”

Fueron prácticamente las últimas palabras que escuché de mi Mariposita, Noelia Michelle, protagonista de esta segunda entrega de mi serie Heroes.

Noelia es mi “hermana gemela”. Nacimos el mismo día, practicamente a la misma hora, y en el mismo lugar. Esa “coincidencia” (mas bien, Obra Maestra de Dios) nos hizo inseparables.

La comadre para el té y la madrina de mis escasos peluches, la traviesa chiquilla del barrio, la rival de calificaciones, la compañera, la amiga, la hermana. Juntas eramos el dúo dinámico. Ella, la “frekita” y atrevida… yo, la tierna e intelectual. Nuestra afinidad traspasaba los límites de una simple amistad y poco a poco se convirtió en algo mucho más especial. A Noelia solo le faltaba tener mi sangre y parte de mi ADN para ser mi manita, de verdad verdad.

Los momentos difíciles no se hicieron esperar, vinieron por montones, uno tras otro. Primero, el verano del ’99 y todo lo que desencadenó esa fecha. Ella estuvo junto a mí en todo momento. Con sus poemas, con su sonrisa, con sus relatos y frases motivadores. A veces simplemente con su presencia, sin nada más que su pícara mirada.

Dos años más tarde, le diagnostican Lupus Eritematoso y nuevamente nuestro esquema de vida se viene abajo. Los papeles se habían volteado, ahora me correspondía ser su apoyo, estar a su lado tal como ella lo estuvo conmigo. Me desgarraba el alma cada vez que se marchaba hacia Santiago para hacerse los famosos “tratamientos”. Aún sabiendo que para su condición, era lo único efectivo, no entendía por qué tenía que sufrir tanto.

Su cuerpo comenzó a empeorar poco a poco. Llegó a un extremo tal que su familia decidió abandonar el pueblo y trasladarse al valle de Constanza, donde el clima de montaña le haría más bien que el calor infernal de la frontera. La separación física se hizo inevitable, y aunque sabía que era por su propio bien, muy dentro de mí gritaba de rabia, impotencia y frustración.

Y así, comenzó una etapa distinta y muy desafiante para nuestra amistad. Era la primera vez que nos alejabamos de esa forma, y teniendo en cuenta la situación era poco lo que podíamos hacer para seguir viéndonos frecuentemente. Pero con permiso o sin permiso de nuestros padres nos pegábamos horas muertas en el teléfono simplemente hablando de lo que sea… cualquier asunto “insignificante” se convertía en el tema del día.

Y así, transcurrieron los años. Ella seguía con su tratamiento, a veces recaía, otras veces mejoraba. Todo era un vaivén. Vaivén el que hacía yo por igual. Las vacaciones de verano, de Semana Santa y de Navidad eran motivos perfectos para visitar el Valle y disfrutar de nuestra compañía. La ocasión perfecta para actualizar los chismesitos del momento y olvidarnos por un instante de todo lo malo que nos rodeaba.

Esos recuerdos los tengo bien presentes. Porque cada uno de ellos me hablan de la maravillosa persona que forma parte de mi vida, y también me dejó formar parte de la suya. Noelia me enseñó que rendirnos es la peor decisión que podemos tomar. Y así me lo demostró las tantas veces que entró a la unida de cuidados intensivos…y regresaba a su casa alegando que solamente era una prueba más por vencer.

Noelia luchó hasta el final. De eso no me cabe duda. Y, aunque su cuerpo ya no está más entre nosotros… mi Mariposita sigue volando en algún lugar de este mundo. Noelia sigue viva, en la sonrisa de una niña, en la mirada de dos enamorados, en las dulces palabras de una madre, en los amorosos brazos de un padre, en la frisca brisa del mar… en todas partes, ahí está.

¡Te Quiero un reguero mi manita…!
A un año de tu partida… ¡Pero tu sigues aquí!

Me encanta la serie Heroes, personas con dones especiales, que te transportan a un mundo lleno de magia y fantasía sin salirse de la cotidianidad que vivimos.  Pero bueno, hablemos de la serie en otro momento.

La cuestión es que estos Heroes, no solamente existen en la tele y las tiras cómicas, existen héroes en cualquier rincón. Yo los tengo. Personas importantísimas que han sabido rescatar mi vida de muchas penurias, de muchos abismos oscuros. Mensajeros de Dios, ángeles en la tierra, como les quieran llamar…pero son mis héroes.

Miguel Ángel y yo nos conocimos hace casi diez años, en mi pequeño pueblo de la frontera. El estudiaba junto a un amigo Nikkei, y nuestro primer encuentro fue en un viaje del ACIJ (Academia de Idioma Japonés) al que por alguna razón lo invitaron. Me pareció un chico interesantísimo, y le gustaba hablar conmigo aunque el estudiaba en el “High School” y yo apenas estaba en 7mo.

Con el tiempo, nuestros encuentros se volvieron más frecuentes. Y como dije, a pesar de la diferencia de edades (que en ese tiempo para mí era una diferencia del cielo a la tierra), la pasábamos súper bien hablando. El visitaba mi casa, yo lo esperaba al terminar la clase. Siempre me decía “Niña linda” y eso me hacía sonrojar. ¡Qué días aquellos!

Pasaron tres años, muchas historias habíamos escrito juntos los dos. Pláticas bajo la luz de la luna, juegos de baskett (yo siempre apoyándolo), risas, tristezas y enojos compartidos. Su preocupación era la mía, mi alegría era la suya. Cuando me dijeron que tuvo un accidente, casi se me rompe el corazón y salí corriendo a verlo al hospital. Firmé el yeso en su brazo izquierdo, y varios meses después, tallamos nuestros nombres en un viejo roble del Loyola.

Sin darme cuenta, sin darnos cuenta…Miguel se fue adueñando de mi joven corazón. Cuando menos lo esperé, estaba sintiendo algo especial por él…sí, mi primer amor. Y, cual si fuera una historia de princesas y castillos, el villano llegó alejándolo de mí. Miguel terminó el bachillerato y se marchó hacia los Estados Unidos. En mí, quedó un corazón deshecho sin poder decir lo que sentía, cientos de cartitas de amor sin entregar, y una pulsera roja como símbolo de nuestra amistad.

Me hacía mucha falta, demasiada. Gasté mis ahorros comprando tarjetas de llamadas, y enviando una que otras cartas contándole sobre ese pueblito que tantas veces nos vió recorrer sus calles. La distancia se apoderó de nuestros cuerpos, pero el cariño seguía intacto, alimentando mi espíritu. Y el… aún seguía bien metido en mi corazón.

Allá se integró al Army, y después de eso, perdimos comunicación. El viento me dijo que estaba luchando en Iraq y desde entonces CNN se convirtió en el canal por defecto de mi TV. Y cada vez que reportaban a un latino caído en combate, mi corazón se detenía por un instante.

Fueron muchos años con la misma preocupación. De mi parte, solo quedaba orar y elevar mis plegarias al cielo, para que Dios estuviera junto a él. Que protegiera su vida, y la de todos los soldados en aquellas tierras. Para que irónica y paradójicamente, a pesar de la guerra, en sus corazones estuviera la Paz que solamente emana de EL.

Mis plegarias fueron escuchadas, y Dios me bendijo grandemente este verano, dándome la dicha de volver a ver a mi querido amigo. Cuando lo vi, uff…quería saltar de emoción. No hice más que correr hacia él y dejar que sus brazos me cobijaran entre ellos. Me sentí una nena de once años nuevamente, y por unos segundos las lágrimas no dejaron de salir. Me miró a los ojos y me dijo: “Qué linda estás Mujer”, y lo único que atiné fue mostrarle mi sonrisa. Una sonrisa que salió desde lo más profundo de mi ser, una sonrisa que no me dejaba mentir…una sonrisa provocada por la suya.

Hacen varios meses de ese suceso, de ese encuentro maravilloso. Miguel está de vuelta en NY, yo sigo en mi pequeño pueblo. Pero con la alegría que no me cabe en el alma, de saber que a pesar de la distancia y el tiempo, nuestra relación no se ha desvanecido. Miguel hace rato que dejó de ser un simple amigo de la infancia, es una mezcla medio extraña entre hermano/confidente/consejero  y quién sabe cuántos títulos más. Gracias a él soy feliz, gracias a él soy quien soy.

MAPR, Mil Gracias por llegar a mi vida. Mil gracias por convertirte en alguien tan especial, por emocionarme cada vez que hablamos, por hacerme feliz con tu existir. Estas palabras nunca serán suficientes para expresar TODO lo que siento por ti. Es algo indescriptible, un sentimiento tan inmenso que solamente pueden entender dos corazones que se quieren de verdad. ¿Sabes? Ya no me sonrojo al decir que TE AMO, que eres un HOMBRE ESPECIAL y que definitivamente SIEMPRE estarás en un rincón ESPECIAL en mi CORAZÓN.

Mi querido,  sé que el 2008 estará cargado de muchas bendiciones para ti y tus nenes. Cuando tengas que llorar y olvidar las penas, tomaré un traguito de Johnnie Walker junto a ti; cuando necesites gritarle al mundo lo feliz que estás, ni siquiera tendrás que llamarme, estaré ahí; y si estás saturado de problemas y no encuentras solución, también estaré contigo. Por siempre Miguel, lo nuestro es POR SIEMPRE. Felices Fiestas, Feliz Año!!!

 Miguel Angel, eres TODO


mayo 2019
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.706 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: