Nikkei Life

Posts Tagged ‘Adolescentes

Día de Convivencia

Hace unas semanas estuve de vacaciones en Dajabón compartiendo con mi hijo y mis padres. Al abordar el autobús de regreso a Santo Domingo, busqué un asiento en la parte de atrás, lejos de todos y me quedé un rato mirando hacia el cielo. Sin embargo, mi momento de tranquilidad y soledad se fue a la mismísima porra cuando escuché a alguien decir: “Teacheeeeeer!”

“Teacher! Long time! How are you?”

¿Será a mí?- Pensé.  Hasta hace 2 años, yo era una “teacher”.  Con libros y demás materiales en mano dedicaba mis días a enseñar inglés a jóvenes y adultos.   Ha pasado el tiempo pero todavía reacciono cuando escucho esa palabra.

Miré a la persona que hablaba, y sonrientes un grupo de jóvenes se acercó a saludarme.

Teacher. Miss,  pero usted está muy comparona. Diga Hello aunque sea!–  Reaccioné. Es a mí.  Pero, ¿Quiénes son?  Tenía frente a mí a un grupo de 4 muchachos, a simple vista mucho más grandes que yo.  Traté de buscar en mi memoria esos rostros, esas voces, esas miradas. Los hemisferios de mi cerebro intentaban dar con el nombre de esos rostros. Sabía que los había visto, pero… ¿Quiénes rayos eran?  ¿Serían del instituto? ¿Del colegio?  ¿Cómo es posible que en 2 años los haya olvidado?  Me sentía indefensa y en evidencia.  Mi ego no permitiría que descubrieran que no los estaba reconociendo.

Luego de 5 minutos di con sus nombres. Llegaron a mi mente muchas escenas. El grupito inquieto al fondo del salón tratando de llamar la atención con sus travesuras, sus frases rarísimas en inglés con tal de hacer reír a los demás, los que siempre venían corriendo hacia mí para ayudarme con mis libros. Ellos… quiénes se peleaban los turnos por borrar la pizarra,  repartir las copias o me traían parte de su merienda porque las embarazadas no pueden pasar hambre.  ¡Vaya tiempos aquellos!

Quizás por mi edad (tenía 18 años cuando empecé a trabajar) me gané su confianza. Me convertí en la profesora  que siempre buscaban para desahogarse y buscar una luz en medio de tantas tribulaciones juveniles. Era algo espontáneo que nació en mi corazón, probablemente, porque no hacía tanto que había transitado el mismo camino que ellos recorrían.  Entendía lo que vivían, las inseguridades de la etapa, los deseos, los temores, el miedo a fracasar, la presión de los compañeros. Quizás y después de todo las casualidades y causalidades de la vida me colocaron en ese puesto para escucharlos, darles espacio y confianza para hablar de lo que fuese necesario.

En fin, rápidamente pasamos a actualizarnos mutuamente sobre nuestras vidas. Algunos terminaron el colegio este año, otros están matriculados en la universidad desde hace un año. Cada uno de ellos me hablaban con emoción de los deseos que tienen de superarse y cooperar con el desarrollo de sus familias y sus respectivos pueblos.

Mis muchachos han cambiado. Están mucho más grandes, fuertes y hermosos.  Y, aunque siguen igual de traviesos, se les nota más maduros, más centrados en sus propósitos y me alegró sentir que continúan siendo muchachos sanos,  sin malicia.  Ojalá y esa sensibilidad que percibí permanezca con ellos por siempre.

Reencontrarme con ellos fue una bendición. Siempre he creído que los adolescentes no son tan malos como se les pinta  en nuestra sociedad,  que no son extraterrestres, que simplemente son humanos en formación en busca de su propia identidad. Aunque el foco de atención está sobre los peores casos, creo que todavía existen adolescentes que van por buen camino producto de la educación que han recibido desde su infancia. Bien dice mi madre, todos los adultos creen que los jóvenes de su época son los más corruptos y perdidos. 😉

Desde mi rinconcito virtual les envío todo mi cariño y apoyo a cada uno de mis muchachitos. Mientras sus acciones estén encaminadas hacia el bien pueden estar seguros que contarán con esta loca profe 1000 x 1000.  🙂  ANIMO!

Hasta la próxima entrada.  😉

Anuncios

Vaya sorpresa la que nos llevamos. La dueña de esa inconfundible voz no era nada más ni nada menos que la profe Terumi. Ella era una joven voluntaria japonesa que había estado trabajando en Santo Domingo como profesora de Japonés, y con quien compartimos mucho durante su estadía en el país. Todos los dominicanos nos avalanzamos sobre ella, y casi la “ajogamos” del abrazote que le dimos. ¡No esperabamos verla tan pronto!

7:30 pm, luego de darnos santa jartura de comida japonesa y decente, nos ubicaron en las respectivas habitaciones. A mí me tocó con las canadienses Naomi y Julie, ambas muy chulitas y coquetitas. Me cayeron súper bien desde el principio, así que supe que no habrían mayores problemas. Al rato bajamos al lobbie para llamar a casa. Eso fue un mar de lágrimas, sermones, piques y estrés juvenil… una parte se puso melancólica homesick, otros hartísimos de las “ñoñerías de mamá” (entiéndase: Mija, cuídese mucho, pórtese bien, haga caso a sus profes, etc) y mis compañeros dominicanos con un pique full porque a falta de las maletas y la respectiva ropa no se habían bañado (seniore, más de 24 horas con la misma ropa..con un juye juye de aqui pa’lla…bueeeno).

9:00 pm, Estefanía viene asustá a mi habitación. Le pregunté qué había pasado y me dice que el conserje le había dado un bendito boche en Japonés y que ella no había entendido mucho. Voy a donde el señor y averigüo el caso. Resulta que ella andaba descalza por los pasillos (¡Dominicana al fin!) y él le había llamado la atención por eso. Yo le explico que ella no tiene chancletas ni nada de eso porque las maletas no llegaron y que le permitiera, pero nanaí, el hombre dijo que entendía pero que sin calzado no podía estar fuera de la habitación. No hubo de otra, ya teníamos más de 24 horas con los tenis y estabamos hartísimas y pico

5:00 am el sol ya anda molestando por la ventana. “Miee….” solo atiné a decir eso. Papi me había advertido que amanecía temprano, pero no pa’tanto. En fin, viré la cabeza pa’l otro lado y eché mi último sueñito hasta las 6 y algo. Pero conchale, acostumbrarme a que el sol me de en la misma cara a las 4:45 am?…Eso fue una odisea.

¿Qué pasó de ese día en adelante? ¿Llegaron las maletas? ¿Nos habremos quedado en cueros? Descúbralo en la siguiente parte de esta historia de la vida real…! 🙂

Post Relacionados: Japan’s Trip 1 / Japan’s Trip 2


mayo 2019
D L M X J V S
« Ago    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.709 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: