Nikkei Life

Archive for the ‘Vivencias’ Category

Abuelita… me faltas tú.

Mi consejera, mi confidente, mi canchanchana.

Recuerdo que cuando no podía dormir, me acurrucaba a tu lado, y súbitamente Morfeo hacía de las suyas. Disipabas todas mis dudas, mis temores, mis miedos. Tú hacías magia con simplemente acariciarme con tus arrugadas manos. Manos santas, llenas de historia y experiencia.

Hoy te quiero junto a mí. Te extraño tanto baachan, te extraño. Hoy que mi corazón está agrietándose, que mis fuerzas se están metiendo en algún rincón desconocido… hoy te necesito conmigo.

Anuncios

Hace días que no me sentaba a escribir acá. Realmente, me hace falta este espacio de bytes & links.  Quizás sea melancolía, a raíz del post publicado recientemente por Darío Martínez Batlle en su blog 40 Limones sobre la desaparición de los “blogueros”. Quién sabe, y ese “boche” diplomático haya sido el motor que había estado esperando durante todo este tiempo para volver a plasmar mis “nikkeriadas” en mi rincón virtual. Así que, sin ganas de sonar a payola, vamos a agradecerle a Darío por quitarme las lagañas de los ojos y la cuaja de los dedos. 🙂

Regresemos a la idea inicial de este post.

Como todos saben (y si no lo sabía, entérese) sigo viviendo separada de mi hijo. Una separación física que decidí hacerla de manera voluntaria, en beneficio de los dos, pero que ha sido la prueba más difícil que me ha tocado llevar a lo largo de estos 24 años.  Afortunadamente, vivimos en el mismo país y quincenalmente me lanzo a la aventura de ir a verlo aunque sea por unas 20 horas…cueste lo que me cueste.

¿Cueste lo que cueste? Sí. Seamos sinceros. Ir a Dajabón NO es un cachú. Si fuera un pueblo turístico, pero imagínense: La frontera. Dirán las compañías de autobuses, “¿Y pa’qué? ¿A buscarle la madrina a quién?” De hecho, solamente una operadora brinda los servicios de transporte a esa ciudad fronteriza.

La tarifa actual es de RD$ 350, por lo que un viaje redondo resulta en RD$ 700.  Usualmente voy cargada con muchas cosas y eso implica utilizar servicios de Taxis. Así que le sumamos RD$150 que es lo que regularmente cobran desde mi casa hasta la terminal Azul-Amarilla de CT.  ¿Alguien dijo hambre en el camino? Consideremos que son 5 horas de viaje como mínimo. Un lunch ligero de sandwich + jugo = RD$110.  ¿Antojitos extra? ¿Dulcitos de leche para llevar? ¿Canquiña? ¡No, no hay cuarto!  En este punto ya estamos cerca de los RD$1000 pesos, y eso que no he contado lo que uno siempre tiene en presupuesto por si se presenta algún imprevisto… Just in case.

Seguimos.

Sé que como toda compañía, CT busca aumentar sus ingresos. Ganancia sobre gastos.  Estoy consciente de que casi toda la Autopista Duarte está llena de baches y el tramo Dajabón-Montecrisi da pena y vergüenza. Esa vaina no sirve (esperen otro post sobre esto después).  Todo eso lo sé y no lo voy a tapar con un dedo. La lógica no me permite hacerlo. Sin embargo, ¿Es necesario llegar al límite de tener que viajar durante 5 horas “muriéndote” del calor porque el sistema de aire no funciona y las ventanas están selladas ya que no permiten abrirlas?   ¡POR FAVOR!

Trato humano y decente es lo que pido. Yo no necesito lujos. Solamente quiero poder utilizar un autobús decente, sin piezas que se desprendan a mitad de camino. Asientos reclinables que se puedan reclinar (para algo ese nombre, creo). Sistema de aire que funcione porque para algo lo tienen. Y el audio, bueno, mejor que la dejen ahí. Total, eso ni sirve ya.

Lamentablemente, CT se está aprovechando de la realidad innegable de que es la única alternativa de transporte directo con que contamos los Dajaboneros. Y como todas las cosas, dos que tres gatos que nos quejemos, nos les va a molestar en lo absoluto.

Pero.. ¿qué puedo hacer? Ver a mi hijo es mi alegría quincenal. Y si estar con él implica pagar este alto precio que altera mis bolsillos y mi grado de tolerancia, lo hago con todo el gusto del mundo. Por que él, —él todo lo vale.

Pero bueno, aquí está la queja y el desahogo. Ya veremos qué haré con ellas. Si se quedan divagando en las calles de bytes o terminan en otro lugar más público. Time will tell…

Nos leemos en otra.

Cuando no estás mucho en tu casa, la dejas deshabitada y descuidada por largo rato sucede algo inevitable: Polvo!

En Nikkei Life estamos re-organizando todo para que los visitantes no se den tantos  “guamazos” con las cajas y objetos que andan rodando por ahí.

Nos vemos en unos días. Pendientes,  eh!

Ojalá la solución a nuestro problema fuera tan fácil como dejar de comer, moderarse y con un pase mágico, de un par de meses de dieta estricta, volviéramos a enfrentarnos al espejo y descubrir que los kilos se fueron.

Ojalá fuera así de sencillo, como tantos lo plantean, que en base a deporte, mucha verdura, una dieta equilibrada, cero stress y una sonrisa en la cara la vida de un gordo pasara rápidamente a ser la vida de un “ser humano normal”, como muchos que dan consejos intentando que los demás asuman como propias las experiencias transitadas.

Alguien alguna vez me enseñó a que las experiencias no son transferibles y creo que es lo más real que he aprendido. Todos podemos gritar a los cuatro vientos miles de opciones para bajar de peso con perseverancia, con cirugía o con ayuda de alguien en particular, muchas son las opciones, pero está en cada uno optar o no por bajar de peso.

Muchos creen que los gordos nos llenamos de excusas para seguir comiendo, ojalá ese fuera nuestro único problema, la verdad es que un gran porcentaje de quienes estamos gordos es por problemas de salud, es normal escuchar hablar de metabolismo, de hipotiroidismo, de hiperinsulinismo, de colesterol y todos piensan en el fondo “gordo, cierra la boca y baja de peso”.

Ojalá ese pensamiento, de gran parte de la sociedad, de acción-reacción pudiera ser así de fácil en nuestras vidas, pero la verdad es que a diario debemos luchar con muchos factores que no siempre dependen de que cerremos nuestras bocas.

Vivir y dejar vivir y antes de juzgar a ponerse en el lugar del otro, capaz que podríamos ser menos hirientes en nuestros comentarios…

 

P.S. – A los queridos lectores que se manifestaron preocupados por mi estado de salud, les informo que continúo en la batalla, aprendiendo a vivir con esta condición… y sí, la vida sigue. No es el fin. Gracias por estar. Besos a todos!

 

El 2011 está aca. Inevitable es no hacerle caso y pretender que no es la gran cosa es una enorme torpeza. Un año de vida es un regalo demasiado grande para echarlo a perder, y de igual manera, doce meses más de calendario deberían de cargarnos de valentía para enfrentar el día a día.

¿Alguna vez has sentido en lo más hondo de tu ser ese deseo profundo y enorme de mejorar o de cambiar? El inicio de un nuevo año es el momento para reunir las fuerzas y toda la ilusión para comenzar nuestro proyecto de vida.  Está en tus manos. ¿Resoluciones? ¿Metas por cumplir? Siéntate, toma lápiz y papel (o el teclado, si prefieres) y detalla un plan de acción real, razonable y alcanzable. No te aburras en los detalles.  Selecciona algo nuevo y fácil de hacer cada mes y te prometo que estarás sorprendido con los resultados al fin del año, y no te vas a dar por vencido – ¡98 ½ % garantizado!

Sobre todas las cosas, ¡No pierdas el tino! 🙂

Que el 2011 tiene simplemente 12 meses, orita se acaba nuevamente. Vive, vive y disfruta.

 

BEndiciones celestiales.

¡A la carga!

 

 

 

Con una simple frase doy inicio a este nuevo capítulo en Nikkei Life:

“Hola. Estoy De Vuelta”.

Agradezco infinitamente a todas las personas que se han mantenido fieles al contenido de este blog, el cual, luego del embarazo y posterior nacimiento de mi hijo, se ha visto mermado de manera impresionante.

Gracias por su constancia, por indagar el famoso: ¿Cuándo vuelves Nikkei?

La respuesta: ¡Aquí estoy!

Muchos proyectos en mente. Debo de trabajar con el diseño y re-estructuración de las páginas y otros asuntos gráficos, sin embargo, la noticia es que desde ya Nikkei Life vuelve a la vida cibernética.

Gracias por la espera paciente, en especial a mi queridísimo amigo/hermano Ray Abad, motivador innato y lector fiel de estos escritos Nikkerianos.

¡Arrancamos!

 

Soy revolucionaria!

No soy estática!

No soy monótona!

Soy innovadora!

Foto Cortesía de Fernando Tuesta Soldevilla

… Bien, ya. No es ningún inicio de campaña política-comunista-izquierdista o cualquier yerba aromática que se le pueda parecer. No, para nada. Pero es que cuando la emoción le gana a una, imagínese usted compai (versión campesina de Compadre, para los lectores internacionales).

Nikkei Life ha tenido sus altas y sus bajas como sabrán quienes me leen desde las épocas de cuca (otro término local para referirnos a tiempos remotos). Debo de admitir que desde el nacimiento de Hiroshi Alejandro -el niño más hermoso de la bolita del mundo- y la mudanza a Santo Domingo, he dejado muy abandonado este rincón que durante 2 largos años fue mi paño de lágrimas y el rincón preferido para dejar plasmado todo lo que pasaba por mi cabecita + corazoncito.

El tiempo ha pasado y ciertamente la Nikkei-Girl que inició esta bitácora en el 2006 no es la misma Nikkei-Girl del 2010. Mis intereses han cambiado (como mujer, como ser humana) y por ende, todo lo que está relacionado conmigo. Este blog no ha sido ni será la excepción en ese sentido.

No… No… NO se adelanten a los hechos!

No me voy, No dejaré esté espacio que es tan mío como mis nombres y apellidos. No. Pero sí he de admitir que viene proyecto nuevo para Nikkei Life. He ahí donde quería llegar con el concepto de “renovación. Voy a darle una sacudida a este conjunto de logs & bytes. Muchas cosas cambiarán y espero que sea del agrado de mis fieles lectores & los nuevos que llegan por curiosidad.

Así que manos a la obra. ¿Te unes al club de curiosos? ¿Sí? ¡Pues qué bien! Yo soy la primera en lista. 😀

Hasta el próximo post – y el primero del nuevo capítulo Nikkeriano.

Bendiciones gente chula. Se les quiere.

(Imagen encontrada en el blog de Patricia Bueno)

Ciertamente hoy no es jueves, no estamos en el mes de noviembre, … no es ninguna fecha “comercial” o “tradicionalmente” especial para que un post lleve el presente título.  Sin embargo, no creo que deba de llegar una fecha en específico para experesar nuestro sentir por los demás.

Desde la mudanza al mejor estilo “juye-juye” (internamiento de Hiroshi a menos de una semana para empezar el trabajo) no había tenido la conjugación de tiempo + inspiración + internet para sentarme unos minutos a dejar plasmadas mis palabras en esta esquina virtual.

Recuerdo esos días de febrero llenos de impotencia y frustración al ver a mi pequeño hijo postrado en una cama.  Me repetía una y mil veces que no era justo que pasara por tantas penurias siendo tan inocente. ¿Por qué tenía que verlo llorar mientras buscaban una diminuta vena dentro de su piernita? … Pero Dios sabe hacer sus cosas, El maneja su cartón.  El en su inifinito amor me dejó entender que pese a la situación negativa, debía de sentirme tranquila puesto que estaba rodeada de familiares y amigos que estuvieron presente (física y espiritualmente), ángeles que no me dejaron sola en ningun instante.  Hoy, meses después, puedo reflexionar y alabo a mi Dios porque en medio de la tormenta tuve de donde aferrarme. A los que nos ayudaron económicamente, a los que fueron personalmente a visitarnos a la clínica, a los que se mantuvieron al tanto vía telefónica / Facebook / Twitter.  A todos ustedes, ¡Muchas Gracias!  Me alegra informarles que desde aquél día Hiroshi no ha tenido ningún otro problema de salud y ha estado bien sanito creciendo mucho, irradiando a todos con su luz.

Por otro lado, vivir sola no es un cachú. Bueno, nadie ha dicho que sea fácil.  Más allá de tener que lidiar con hacerme cargo de todas mis cosas,  lo más complicado ha sido el tener que adaptarme a la falta de pequeños -pero emocionalmente grande- detalles: escuchar a Hiroshi temprano en la mañana, el olorcito a café con leche que toma papi, el cantar de los pajaritos en la mata de mango,  los ladridos del viejo Pochi … todos esos pequeños detalles que me hacían despertarme cada día con la sensación de que realmente estaba en casa.

Obviamente, aquí en Santo Domingo no siento en absoluto que esté en un hogar cálido. Simplemente es mi lugar de trabajo, donde debo de estar para poder proveerle mejores condiciones de vida a mi hijo y padres. La gran ciudad capitalina que por desgracia, no me ofrece las mismas posibilidades de desarrollo que mi natal Dajabón.

Han sido muchas las noches en las que mojé mi almohada llorando en silencio extrañando las sonrisas de mi hijo y el abrazo de mi madre, extrañando mi habitación, mi casa y todo lo que ello representa para mí.

Hoy, poco a poco estoy aprendiendo a lidiar con esta… que no deja de ser mi realidad. Aceptando que Santo Domingo fue bulloso antes de yo llegar y que seguirá así por mucho tiempo más, que esta ciudad no dejará de ser inhóspita para mí a menos que yo no cambie mi actitud ante ella.

Y entre tantas quejas, lloriqueos y sensación de soledad encontrada AGRADEZCO INFINITAMENTE a todos aquellos que me han brindado su mano amiga, a los que me han invitado a salir y conocer un poco más esta ciudad, a los que se les ha importado responder una llamada en medio de reuniones sólo para indicarme cómo llegar a cierto lugar, a los que me han acompañado a llorar y reír en esta aventura que recién empieza…  a todos ustedes que no necesito mencionar nombres puesto que saben quienes son les reitero mi aprecio y mi amistad.

Muchísimas gracias por hacer de mi vida capitaleña un poco más llevadera y alegre. Bendiciones para cada uno de ustedes y sus familias, que nuestra amistad se fortalezca cada día más.

De igual modo, gracias a todos los que siguen visitando este espacio a pesar del gran abandono que le he dado en los últimos meses. De verdad que no tengo palabras para transmitirles mi aprecio y agradecimiento. Abrazos y cariños desde República Dominicana. 

¡Hasta la próxima!

Saludos Amig@s!

He estado media perdidita del mundo cibernético. Mil disculpas. Desde finales del año pasado, luego del nacimiento de Hiroshi Alejandro, las cosas han cambiado en gran manera para mí.

Para actualizarlos un poco, les cuento que me he mudado. Sí, ya Nikkei Girl dejó su adorado pueblo fronterizo -incluyendo a su familia, la casa en la que vivió por más de 20 años, a su hermoso hijo- para trasladarse a la gran selva de concreto a.k.a Santo Domingo, capital del país de las maravillas, mejor conocido como República Dominicana.

La trancisión del pueblo pequeño a la urbe metropolitana -por demás decir congestionada, ruidosa y peligrosa- ha sido un golpe. Tener que lidiar con los choferes imprudentes, los animales al volante que se olvidan de los modales y la ética al maneja… al menos agradezco que no gasto tanto en transporte interurbano puesto que vivo a 10 minutos de mi trabajo 🙂

Dios me ha bendecido y ha sabido fortalecerme interiormente para continuar adelante durante esta travesía. Llegar a un trabajo nuevo, con las miles de exigencias que implica trabajar para una entidad diplomática; llegar a un edificio nuevo en el que debo de compartir los espacios comunes con 7 inquilinos más daría la impresión de que fue un gran caos… pero se equivocan. Tanto en el trabajo, como en la pensión donde vivo, me he encontrado con personas excepcionales -amigos de años- que han hecho este cambio un poco más llevadero.

Poco a poco estoy aprendiendo a moverme y salir del cuadrante pensión-trabajo-supermercado. Ya me he lanzado a la aventura de tomar carro público y visitar varias personas… tenganme paciencia que esta ciudad es grande.

Y mientras mis pasos me lleven a mejor lugar por el bien de mi hijo y mi familia, simplemente atinarè a agradecer a Dios por todas las bendiciones que ha derramado sobre mí. Por la llegada de un año más de vida, por mantener a mis padres -quienes han asumido el cuidado de Hiroshi- en salud, por mi trabajo, por un techo donde vivir, por los viejos y los nuevos amigos, … por todas las cosas pequeñas que me hacen sentir viva, en esta “nueva vida”.

Sirva este canal para agradecerles a todos por seguirme pese a las prolongadas vacaciones que me tomo sin su consentimiento… 🙂

Hiroshi Alejandro en su séptimo mes de vida

Bendiciones a todos!

P.S. – Fotito de Hiroshi Alejandro en su séptimo mes!

Mil disculpas por la ausencia. Muchos cambios en mi entorno familiar/social/laboral me han tenido alejada de este rincón.  Hoy comparto con ustedes este maravilloso escrito que llegó a mi correo electrónico… En lo personal tocó fibras dentro de mi ser, ojalá y también pueda ser de reflexión para aquellos/as que me leen. ¡Un abrazo desde este lado de la pantalla!

Dice una antigua leyenda que Dios primero creó aves sin alas. A su debido tiempo, Dios hizo alas y les dijo a las aves: Vengan, tomen estas cargas, y llévenlas con ustedes.

Al principio las aves vacilaron, pero pronto obedecieron. Intentaron levantar las alas con sus picos, pero eran demasiado pesadas. Luego intentaron tomarlas con sus garras, pero eran demasiados grandes. Por fin una de las aves logró levantar las alas sobre sus hombros donde era posible llevarlas.

Poco tiempo después, les comenzaron a crecer y pronto se habían pegado a sus cuerpos. Una de las aves comenzó a mover sus alas y se elevó por los aires. Muy pronto las demás siguieron su ejemplo. Lo que antes había sido una pesada carga, ahora se había convertido en el instrumento que les permitía ir a donde antes no podían, cumpliendo de estar manera el destino para el cual fueron creadas.

Los deberes y las responsabilidades que como padre te han sido confiados, son muchos y valiosos. A veces te sentirás como que no podrás llegar a ver el próximo día, y mucho menos el próximo año.

Las noches sin poder dormir a causa de la alimentación del bebé y los cólicos, esos interminables días durante la etapa de los terribles años, las tareas escolares, conferencias de padres, la preadolescencia y los adolescentes; todo esto en combinación puede parecer una inmensa carga. Sin embargo, debes recordar la leyenda de las aves y sus alas, y reconocer que Dios siempre estará de tu lado.

Dios no requerirá más de ti como padre, de lo que Él mismo te ayudará a hacer.

Lucas 1:37
Porque nada hay imposible para Dios


agosto 2019
D L M X J V S
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.906 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: