Nikkei Life

Archive for the ‘Vivencias’ Category

Cansada

Posted on: 2014/08/04

Estoy cansada. 

De una cosa, de la otra.

 

De mil problemas. 

De viajes.

De rutinas.

Del aburrimiento.

 

De cambios.

De responsabilidades.

De compromisos.

De esperar.

De no desesperarme.

De mantener la calma. 

 

Cansada de estar cansada. 

 

Estoy cansada. 

Pero quiero vivir. 

 

 

 

¿Un mundo cada vez más injusto? ¿Más violencia? ¿Autoridades corruptas?… ¿Y usuarios morbosos que continúan con su larga cadena de fotografías -Muchas veces alteradas-?

Sí. Por más que usted quiera hacer bulla para llamar la atención ante algún hecho que afecta a la sociedad, ese material gráfico, lamentablemente lo que alimentará es morbo. 

Se ha preguntado usted ¿Con Likes y Shares se resuelven la falta de camillas en los hospitales? ¿Se encontrará cura o tratamiento más asequible para los pacientes de cáncer? ¿Dejarán de abandonar niños, envejecientes y mascotas indefensas?
Ya sabemos cuáles son nuestros problemas. Busquemos soluciones. Aportemos en vida real.

Quizás y en nuestros países subdesarrollados, con un sistema mediocre y corrupto, quejarse ante las instituciones no sirva de mucjo. Pero, ¿Lo hará compartir la foto del rostro golpeado y ensangrentado de una persona víctima de violencia doméstica? ¿El cuerpo sin vida de una persona que falleció al ser asaltada, o de un drogadicto que entró en shock luego de sobredosis?

Recordemos que ellos tienen dolientes. Y en el peor de los casos, si es que realmente están solos en este mundo, continúan siendo seres humanos.
¿Te vale mierda porque no los conoces, porque no es tu familia?

Esa conducta no es más que otra manera de alejarse y evadir nuestra realidad. Tantas cosas feas nos vuelven insensibles, nosotros mismos preferimos escondernos y proteger nuestra psiquis.

Por eso, es posible que te valga lo mismo si es la pierna destrozada del atleta que corría en Boston, o la niña que atropellaron en China y nadie le hacía caso.

Pero te repito, ¿Harto de tanta injusticia y mierda? Empieza por cortar todo tipo de material morboso de tus redes. Y no, no me refiero al porno MILF o de perros con rubias que tengas guardado. Sabes bien a qué me refiero.

Empiece por ser más justo en su hogar.
A no descargar su furia con su familia. A sonreír y abrazar. A dormir pegadito de su pareja, de sus hijos. A besar a su madre, a conversar con su padre. Empiece con esos que más le apoyan y más le necesitan.

Y piense que ayudar implica actuar, y no precisamente dando click en par de botoncitos de su celular.

Si tanto quiere ayudar, sepa que esos niños con cáncer, las personas golpeadas, los viejitos abandonados, los analfabetos, las mascotas atropelladas.. Todos ellos no viven en FB o Twitter. Están en nuestros barrios, en nuestras comunidades.. E incluso en nuestras familias.

¿No me cree? Lo reto. Haga la prueba. En unos meses vuelve y me cuenta.. Si vale más un like/share o la sonrisa de alguien que ha luchado por recuperarla.

¿Cuántos favores has devuelto en tu vida?

Ciertamente no es correcto hacer las cosas esperando una recompensa. Nuestras acciones deben de ser genuinas y desinteresadas.

Pero, ¿Nos hemos detenido por un momento a pensar en todas las veces que nos han hecho sonreír? ¿En las veces que nos sacaron de tremendo problema cubriendo nuestras faltas?

Particularmente, me parece que la vida se nos va de las manos muy rápido. El estilo de vida actual, los compromisos ineludibles, el estrés… Todo eso nos lleva a correr y correr, sin detenernos en pensar o recordar sobre lo agradable que fue conversar con nuestra pareja, un colega o amigo cuando estábamos desorientados.

El tiempo pasa tan de prisa que sería muy triste quedar con el deseo de devolver un gesto amable y darnos cuenta de que esa persona ya no está junto a nosotros.

Hoy. Hoy puede ser un buen día para empezar a contestar esos emails acumulados, llamar a ese amigo que cumpleaños (y no quedarnos en la comodidad de las redes sociales), sorprender a tus padres con una cena, ayudar a tu hermano menor con esa difícil tarea de matemáticas…

Recuerda que los favores no tienen que ser económicos, pero la satisfacción de saber que has hecho algo noble por una persona que anteriormente ha sido igual o más de bendición para tu vida, es indescriptible.

¿No me crees?
Comienza hoy.

Give a try. 🙂

Pues que estamos aquí porque la vida es un ciclo. Un conjunto de marañas, volteretas, enredos, caminos cruzados.  Pero todo se resume en “principio” y “fin”. 

Inicias a vivir y terminas de vivir.
Todo lo que sucede en ello es un conjunto del mismo proceso que se repite una y otra vez sin cesar. 

La clave está en iniciar.
Desde que tus padres te concibieron o desde que saliste del vientre de tu madre, desde que distes los primeros pasos. Todo comienza por alguna razón y en determinado momento, nos guste o no.

Pero ¿Cómo saber cuándo iniciar?
Y me dirás, ¿Iniciar qué cosa?
A lo que te responderé: Lo que sea que ahora mismo estás pensando. 
La respuesta reside muy dentro de nosotros. 

Que no soy nada filosófica o muy hippie. 

Decidir empezar a estudiar una nueva carrera, abrir una cuenta de ahorros para el futuro, pedirle matrimonio a tu chica, aumentar la familia. 
Todo eso es sinónimo de iniciar, de empezar, de comenzar, de abrir un nuevo ciclo. 

¿Y cuándo empiezas el ciclo?
Cuando tú te motives a hacerlo. 

Nosotros somos tan vagos y cobardes que nos cansamos de buscas excusas muy convincentes para postergar el inicio de ese ciclo que deseamos empezar. 

No.  No.  No estoy diciendo que se pongan a parir muchachos sin tener donde vivir.  Tampoco insinúo que te inscribas en la universidad si no tienes la más remota idea de qué carrera te interesa. 

Eso es falta de sentido común y para empezar un proyecto, aunque sea un poquito de preparación y organización debería de existir. 

Yo me refiero a esos inicios que dejamos postergados esperando a una señal, a una fecha, a que se case Fefita… 
Empezar es tan sencillo como hacerlo sin miedo…  O más bien, hacerlo a pesar del miedo. 

Yo tengo tantos ciclos en proyecto que han pasado años y años sin comenzar. 
Creo que ya es tiempo de enfrentar mis temores y comenzar.  Porque solamente comenzando es que se llega al final.

¿TE ANIMAS A COMENZAR?

Happy New Year!   / ¡Feliz Año Nuevo! / 新年明けましておめでとうございます。

El calendario se ha reseteado. Doce meses más de oportunidades.

Mi única resolución del año:  Dejar la jarganería (holgazanería, pereza, para mis lectores internacionales).

Espero que este 2013 sea de gran bendición para cada uno de ustedes y sus familias.

 

Abrazos.

 

 

El tiempo pasa rápido. O es que estoy viviendo apresuradamente.
No lo sé. Simplemente puedo percibir que el transcurrir de los días es cada vez mucho más acelerado. ¿Qué ocurre? ¿Alguna treta de Einstein y su teoría de la relatividad?  ¿Será que he estado muy estresada, con tantísimo trabajo, que he perdido la capacidad de disfrutar el día a día con calma?

El tiempo pasa rápido. Vean la fecha en sus calendarios. Ha transcurrido más de la mitad del año. No sé ustedes, pero todavía permanece vívido en mis recuerdos, la cena de Navidad y las llamadas en año nuevo. ¿Acaso no fue hace poquito?  Bueno, según el calendario, ese poquito ocurrió siete meses atrás.

Percibir que el tiempo ha transcurrido rápidamente me hace sospechar que he estado un tanto desprevenida. Creo que es tiempo de sentarme tranquilamente en mi cama, cerrar los ojos un ratito y meditar sobre lo que he hecho -o no- durante este tiempo.

Sí. Eso haré. Ya es tarde. Un buen momento para ejecutar lo que he mencionado.

Mañana será otro día.

Etiquetas:

Estimadas Autoridades, Empresarios e Ingenieros:

Les extiendo un cordial saludo en espera de que estén cumpliendo sus funciones intachablemente, en beneficio de la sociedad dominicana a la cual todos pertenecemos. Me alegra saber que están desempeñando cargos tan importantes, cada uno en su sector, puesto que es una clara demostración de que tienen la calidad moral y profesional para ocupar los mismos.

Me detengo por un instante a presentarme. No vayan ustedes a tomarme como bicho raro o criatura salida de otra vía láctea. Soy una ciudadana, otra inmigrante más que llegó del campo a la ciudad. Reconozco que todavía no distingo la Nuñez de la Defilló y que confundo la Tiradentes con la Ortega y Gasset. Pienso que Miraflores está hacie el Oeste y que las Praderas es hacie el Sur. Perdonarán pues, me falta un poco de geografía. Sin embargo cada día me dispongo en descubrir rutas y calles alternas.

Ya me conocen. Soy una chica que ha venido a fajarse, a sudar la gota gorda, a ver si echa pa’lante a su hijo y su familia. No tengo intenciones de dañar esta ciudad, en cambio, creo que la afectada he sido yo.

Les escribo estas líneas simplemente para pedirles algo, sencillito, ¡Organícense por favor! ¿Cómo es posible que inicien construcciones en cualquier parte de la ciudad sin pensar dónde estarían colocando sus maquinarias? ¿Con qué permiso empresas constructoras invanden las vías públicas con maquinarias pesadas y un sinfín de indumentarias que me obstaculizan el paso de todo transeúnte por las aceras y contenes debidamente construídas? Estoy cansada de arriesgar mi vida a diario, de vivir con el miedo constante de un atraco a mano armada y como si fuera poco, tener que arriesgarme caminando en plena autovía porque las instalaciones construídas para yo caminar no están disponibles.

Señores ingenieios, empresarios y autoridades, sé que a mayor inversión monetaria menos caso le prestarán a mis reclamos. Pero… ¿Tan poco valen las tantas vidas que se arriesgan diariamente al igual que yo? Ojalá y les sirva de análisis y reflexión.

 

P.D. – ¡Déjenme caminar!

 

 

El 2011 llega a su final, está casi agonizando y antes de que pase a la historia me detengo unos instantes para pasar revista a estos doce meses que han transcurrido.

Totalmente agradecida y satisfecha por todo lo que ocurrió en mi vida en este año, mucho mejor de lo que inició y con más ganas de seguir luchando por cada uno de mis objetivos.

Que los 366 días que se renuevan en unos minutos nos permitan a cada uno de nosotros continuar siendo mejores personas, llenas del amor de Dios y capaces de compartir con todos alrededor las bondades de El para con la humanidad.

Feliz Año Nuevo amigos.

 

Desde el primer instante en el que supe de tu existencia, a pesar de las dudas y los temores, decidí amarte y protegerte.  La decisión más grande que he tomado y de la cual nunca me arrepentiré. Ese 23 de enero del 2009, en aquél consultorio, dejé de pertenecerme. Mi mundo tomó un nuevo rumbo y así lo confirmé aquél 18 de agosto cuando finalmente te tuve entre mis brazos.

2 años y 3 meses en los que te he disfrutado menos de lo que he querido, pero tanto como he podido.27 meses de tu vida en los que esta inexperta madre ha crecido y madurado, poco a poco, mientras aprende el verdadero significado de la palabra amor.

Regresar a casa para verte y disfrutarte por 24 horas es la travesía que alegra mi alma. Una noche, tras arrullarte entre mis brazos y verte dormir plácidamente en tu cuna, me pregunté:  ¿Estaré yo en tu corazón?, ¿Me querrás a pesar de no verme tan seguido?

Uno de mis grandes temores era que me vieras como una extraña y que tuvieras temor de acercarte a mí. ¿Sabes qué?  ¡Lanzaste por la borda todas esas dudas! Tu amor, manifestado en esas pícaras sonrisas que me regalas, por tu carita de alegría cada vez que llego a casa, por ese cuerpecito que corre hacia mí mientras mis oídos escuchan la mejor de las melodías: “Mami”.

No sabes toda la alegría que provocas en mí cuando te veo, cada vez más grande, más independiente, más tú.  Eres mi rayito de sol, mi recordatorio de que vale la pena luchar, de que tengo motivos de sobra para vivir y ser mejor persona cada día. Mi tesoro, mi regalo, mi pedazo de cielo.

Te amo, chiquito. Te amo y te extraño. ¡Nos vemos pronto!

21/11/11
Faltan 12 días para verte.

Vaya. No soy una persona perfecta. He pecado de impuntual, de olvidadiza, y descuidada unas cuantas veces. Sin embargo, trato, en la medida de lo posible, de que sean episodios muy mínimos a comparación del promedio general de mis actos.

No hay nada más frustrante que lidiar con personas irresponsables y desconsideradas. Saber que tu agenda depende de ellos, que tus actividades privadas están relegadas a segundo plano puesto que las principales no pueden ser concretadas por ciertas personitas especiales.

Hoy en día, todos vivimos una rutina acelerada y “robóticamente” sistemática. Nos levantamos diariamente aproximadamente a la misma hora y realizamos una serie de actividades cual si fueran cronometradas por un árbitro a nuestro lado. Nuestro tiempo hábil para actividades de esparcimiento y disfrute personal están condicionadas, muchas veces, por el buen flujo de las demás actividades (trabajo y/o clases, básicamente).

Comprendo que cada quien tiene sus asuntos y que nadie es perfecto. Pero, ¿hemos pensado alguna vez que al ser irresponsables estamos afectando la vida de otras personas? Sí… somos irresponsables y descarados queriendo o no queriendo serlo.

¿Has pensado en las veces que has dejado esperando a alguien más de lo considerable en una reunión de trabajo? ¿Has pensado en las posibles actividades que tenía pautada esa persona luego de dicha reunión?

Comúnmente observamos en películas como un padre llega tarde a la presentación de ballet de su hija, todo por su irresponsabilidad o irresponsabilidad de otros que le hicieron perder su tiempo. ¿No les parece triste? ¿Qué pensará la niña ante la tardanza de su padre?
Si el cariño está bien fundamentado, ella entenderá y podrán sopesar el mal rato. Sin embargo, cuando se convierte en un acto repetitivo, las ilusiones se pierden… y con ello, el respeto.

Aprendamos a respetar el tiempo de los demás. Una llamada a tiempo para informar & disculparnos ante la demora quizás no logre detener el tiempo, pero, puede que se convierta en un apaciguador de fieras.

Vamos a romper el círculo vicioso. Vamos a mejorar cada día. ¿No les parece? =)


julio 2017
D L M X J V S
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,178 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: