Nikkei Life

Archive for the ‘Reflexión’ Category

Mi hermano es Mecánico Automotriz, y trabaja en Tokyo como supervisor del departamento de Ensamblaje de Autopartes asistido por robots para una muy conocida compañía automovilística.

Desde pequeño, las máquinas, y en especial los carros han sido su gran pasión. Recuerdo que los carros de juguetes que recibía de regalo, los desarmaba y veía su interior, cómo estaban unidas cada una de sus partes, y finalmente intentaba armarlo…cosa que no siempre ocurría.

Papi regresó el miércoles de su último viaje a Japón. Y como resulta muchas veces, cargado de regalos – la mayoría encargos de parientes y amigos-. Como siempre, entre ropas y aparatos electrónicos, estaba un Ferrari, claro en miniatura. Últimamente, se ha convertido en costumbre para mi querido hermano, enviarme uno de estos peculiares carritos, ensamblado por el mismo. Se ve tan real. En la placa delantera tiene la fecha en que lo hizo, las puertas de los lados, pintadas con mis colores favoritos y nuestros nombres a cada lado, en la placa trasera..su firma. Toda obra tiene su autor.

Viendo mi pequeño regalo, que por cierto ya está bien colocado junto a sus otros “compañeros”, me detuve a analizar sobre cómo nuestras vidas se puede comparar a uno de estos carros. El modelo es lo de menos. Nuestro carro se llama “vida” y el Ser Supremo ha sido lo suficientemente generoso, como para darnos a cada quien un “coche” propio. Todos somos los conductores de nuestra propia vida.

Desafortunadamente, muchos no asumen esa responsabilidad. Son conductores miedosos, que les gusta preguntar a cuanto tripulante tienen, qué deben hacer porque no se sienten con la plena capacidad de tomar decisiones por sí solos. Y como resultado, tienen accidentes o no se sienten a gusto con su vida. ¿Por qué siguen escuchando los consejos de otros, cuando no están satisfechos con los resultados? Simple. Es más fácil culpar a otros de sus fracasos, que ser responsables de sus decisiones.

El precio de seguir los impulsos de tu corazón, de tomar tus propias decisiones, trae como posibilidad el fracaso. Sin embargo, nadie puede esperar tener éxito en lo que le gusta con tan solo unos intentos. La historia está llena de hombres que estuvieron peleando por sus ideas, y que después de fracasos temporales, obtuvieron el éxito. Ellos aplicaron la persistencia en sus sueños.
La sensación de libertad, de asumir el control del volante de tu vida, te dará una seguridad y energía interior que no tiene precio. Para un militar, su orgullo son las heridas de guerra. Y para el hombre de negocios, platicar de sus fracasos, antes de alcanzar la cima. Aunque las derrotas temporales te causen dolor… cuando sean cosa del pasado, te divertirá recordarlas. Le dará más valor a tu éxito.

Detén a esa persona mata pasiones, y no la escuches cuando quiera dirigir el carro de tu vida, a una velocidad diferente a la que tú lo haces. Observa que las personas que han tenido éxito, se escuchan a sí mismas. A pesar de pedir instrucciones de manejo a algún pasajero, fueron tercas en escucharse primero a ellas mismas, antes que a los demás.
¿Que consejo te puedo dar? Hay dos frases que me encantan: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” de Machado, y “Try hard enough” de Malcolm Forbes, esto es: sigue intentando hasta que tengas éxito.
Recordando mi vida, veo que las actividades en que he tenido más éxito, son en las que he aplicado estas dos frases. Y añade otro ingrediente: la esperanza. En lo que más he tenido éxito, siempre hubo un momento en el que tuve un fracaso tan doloroso, que se abrían ante mi dos caminos: seguir adelante a pesar de que parecía que no lo lograría, o resignarme. Al tomar el camino de seguir adelante… ¡lo logré! Te confieso que ya no creía en mi. Pero tenía la esperanza de lograrlo. Y la esperanza, transformó en realidad mis sueños. También, hubo momentos en los que elegí el camino de la resignación. Me excusé ante mi misma con mil pretextos de porque había fracasado. Pero no dejo de pensar que pude haber elegido la otra vereda y que pude haber tenido éxito.
La esperanza debes mezclarla con la persistencia también. Tu Breve Espacio, es fruto de la esperanza y persistencia combinadas. La fe en Dios también ha sido muy importante para mi. Me ha dado la paz y serenidad necesarias cuando parece que mi mundo se voltea de cabeza.
Te invito a que experimentes la emoción de conducir el coche de tu vida. Disfrútalo a tu ritmo, a tu manera ¡Y condúcelo hasta las estrellas!
¡Suerte!
Anuncios
Update: Ya resolvi el problema del enlace al blog de Bielka. Disculpas por los inconvenientes causados.

Thirteen, Fourteen, Fifteen, sixteen…teen…teen.
¡Cuánto me gusta esta terminación..! Pero ya mañana se acaba, al menos para mí.

TEEN, Gracias por acompañarme estos 6 años de mi vida. Momentos felices, tristes, sonrisas y lágrimas dejaste en mí…pero todos recuerdos y experiencias valiosísimos que nunca olvidaré.

TEEN, Gracias por ser mi espejo, el reflejo de mi vida. Exitos y frustraciones, pero todos descubrimientos que han enriquecido mi vida.

TEEN, Gracias por haber sido la etapa más alocada, divertida y emocionante de mi vida.

TEEN, Gracias por permtirme conocer tantas personas que hoy por hoy se han convertido en grandes amigos.
TEEN, Gracias…porque sin ti, Mañana no iniciaría una etapa nueva en mi vida, con retos por vencer y nuevas experiencias por adquirir.

TEEN, es lo mejor. Tu seguirás ayudando a otros en su auto-descubrimiento y yo, continuaré en este sendero. Es difícil, pero es tiempo ya.

GRACIAS Y ADIOS..!!!

*******Payola pa’ los Cumpleañeros de hoy********

ALDO RIVAS: 9 años de mi vida junto a ti… 9 años de tu vida junto a mi. Happy 22nd. birthday manito. Friends 4Ever!

KENJI KASAHARA: Fuimos a Japón juntos, nos graduamos juntos y subimos el Pico Duarte juntos. El fin de semana, tendremos que celebrar nuestros cumples..juntos! 🙂 Happy 22nd. birthday!!

BB: Tus posts y tus comments tienen gran valor para mi. Felicidades amiga, ya vendrá el momento para celebrar este día juntas! 😉

Faltan 6 días para mi cumple!

Desde el sábado no ha parado de llover. Es cierto que hacía tres meses que practicamente no caía ni una gotita de agua, pero ya creo que está bueno. Ya quiero ver el sol..!!!

El aguacero más grande fue el martes. Comenzó a llover un poco antes de las 3 p.m., y aún a las 5 no había cesado. Para que se hagan una idea, la calle del frente está sin asfaltar (explicaciones detalladas en otra edición) y aquello parecía un río de extremo a extremo. Ese no es el gran problema, sino cuando el canal que cruza por nuestro patio se llena hasta rebozar y el agua entra al patio. Ahí es verdad que la cosa se pone “fea pa’la foto”.

Hasta años anteriores, cada vez que el patio se inundaba era seguro que el agua se “entrara” a la casa. Claro, hasta que un día, cansados de tal situación decidimos levantar un pequeño muro que impidiera el paso del agua. Algunos piensan que es un muro insignificante, pero gracias a ella, nuestra casa fue de las pocas que se salvó de inundarse el martes. Yupi..!!!

Mi Reflexión:
Cuando te encuentres frente a uno de esos problemas que te tumban el ánimo, que te tientan a tirar la toalla y levantar las manos en señal de rendición… cada vez que los pensamientos negativos lleguen… LEVANTA MUROS. Impide su paso, no permitas que te afecten. El agua sucia que entraba a mi casa no traía nada bueno, dejaba el piso lleno de lodo y suciedad. No permitas que las situaciones negativas perturben tu bienestar y dejen rastros de amargura.
Acuérdate… LEVANTA MUROS..!!!

P.S. – Algunas fotitos para que vean lo que provocó el aguacero del martes.

Tomada desde la ventana de mi habitación. (Dirección Oeste-Este)

No…No es una jungla. Es el patio..!!!

¿Qué tal un bañito? *** Sí, ese es el frente..jeje***

Splash..! Cuida’o si te moja..!

Comenzó la primavera!!! **Faltan 8 días para mi cumple!**
El domingo tenía planes: juntarme con unos amigos y disfrutar del desifle de carnaval. Claro que no se pudo dar por dos razones, mis amigos nunca llegaron y al mediodía comenzó el aguacero. Como no me gusta quedarme en cama leyendo revistas puesto que eso me aburre, comencé a organizar la habitación, en especial el closet. Noto que uno de mis abrigos está roto, y literalmente corro a la habitación de mami para arreglarlo.

En principio, la intención era que mami lo hiciera. Pero al ver que ella estaba bien “fajada” con el vestido que me va a regalar para mi cumple, decidí no molestarla y hacerlo yo misma. Busco en la canastilla las cosas que voy a necesitar: hilo y aguja. Solo me faltaba cortar el hilo sobrante, hay quienes lo hacen con los dientes. No soy buena haciendo eso, prefiero la técnica original. Noté que que mami tenía la tijera…asi que agarro la primera navaja, digo “yilé” que tengo en frente. Trato de cortar el hilo tres veces y la condenada sigue igualita.

-“Mami, esto no corta”
-“Ahh, ese lado ya no tiene filo, usa el otro”.
-“Aa, bueno…ok.. Ahora sí”.
-“Recuerda que esa navaja tiene doble filo, si un lado no funciona, prueba con el otro. Nunca se sabe. Y si por más que intentes no sirve, cambiala por otra”.

Más tarde en la noche, me detuve a pensar en esto y comprendí que las situaciones de la vida funcionan al igual que esta navaja. Frente a los fracasos y tropiezos de no debemos de darnos por vencidos… siempre habrá otra oportunidad. Algunas veces necesitamos que alguien nos ayude y nos oriente para poder continuar, tal como lo hice yo, pero lo importante es conseguir nuestros objetivos. Y bueno, si por más que intentes las cosas no funcionan, cambia de táctica. Un zurdo no va a cortar bien con la mano derecha, tampoco lo haría si la navaja está oxidada.

Desde hoy acostúmbrate a intentar con el otro lado!

P.D. – Gracias a todos los que visitaron mi casita y notaron mi ausencia. Pero ya estoy aquí de nuevo. 🙂
Si no has leído la 1ra. Parte— ¿Qué esperas? Hazlo ya!
Kiyoshi emocionado comenzó a buscar más información, pues el plan consistía en inmigrar a una pequeña isla muy lejos de su nación. Fue a la capital por primera vez y preguntó por los requisitos necesarios. Su corazón saltó de emoción al saber que cumplía con todo lo que se exigía. Aunque la solución para sus problemas era abandonar su país y lanzarse a la aventura, a un país totalmente nuevo… no le importó. Contaba con su familia, y sabía que ellos estarían con él. Vendió casi todo lo que tenía para pagar todas sus deudas y comenzar desde cero una vida nueva.
El 2 de junio de 1958, el barco sarpó desde el puerto de Yokohama. Junto a él, su esposa, sus 4 hijos y su suegra; y cientos de familias más. El viaje en barco no fue nada agradable, tan solo mencionar los constantes mareos que sufrían puede dar una idea de lo difícil que fue aquello. Dejó el Pacífico atrás, cruzó el canal de Panamá y se adentró al Atlántico. Luego de 24 días de travesía, sus ojos divisaron tierra firme. El viaje había terminado. Tomaron sus valijas cargadas de sueños y espectativas, y pisaron la ciudad Trujillo.
Al siguiente día, lo llevarían a un poblado lejano en el sur profundo, al pequeño campo de Agua Negra en Pedernales. Ese sería su destino final, ahí convertiría sus sueños realidad. En el camino, cerró los ojos para descansar y recordar todo lo que le habían dicho las autoridades en su país natal. Ellos le prometieron gran cantidad de terreno fértil, el lugar era propicio para el cultivo de café, buen sistema de irrigación y le aseguraron firmemente que en menos de 3 años se convertiría en toda una finca agrícola. Cuando descendió del autobús, sintió desmayar. No habían terrenos fértiles, solamente tierras áridas y montañas rocosas.
Se sintió engañado, se había convertido en un extraño en tierras ajenas enfrentandose a la barrera de una cultura y un idioma diferente. Muchos de sus compañeros de viajes no soportaron la situación, regresaron a su país en el primer barco de retorno. Otros prefirieron irse a Brasil o Perú. ¿Pero él? ¿Qué podría haber hecho él si todo lo vendió…si no tenía lugar a donde regresar? Solo le quedaba una opción… buscar la forma de subsistir en aquél lugar por más difícil que fuera. Su esposa una vez más, lo tomó de la mano y lo miró con amor, las palabras no eran necesarias, él sabía que ella seguiría apoyandolo.
Vendió la mayoría de sus herramientas, de los vestidos de su mujer y algunas ropitas de sus niños. Con el dinero consiguió más terreno y una pequeña bombita de agua. Durante 10 años cosechó maíz y café, los vendía en el mercado de la ciudad. No era mucho, pero al menos podían comer y tenían un ranchito en donde vivir. Luego de un tiempo escuchó que en el Norte habían mejores tierras y que los dueños la habían dejado, que cualquiera lo podía tomar. Kiyoshi no baciló, aún con el temor de ser engañado otra vez, se lanzó a la aventura…una vez más.
Así, llega a Dajabón. Aunque el terreno era igual de árido, al menos había buena irrigación y sus hijos adolescentes podían ayudarlo en las faenas agrícolas. Cambió de café a vegetales y arroz. Su esposa no lo dejó solo, ella salía con su carreta a vender los tomates y los pepinos que él cultivaba. Su hija cocinaba para los hombres que todos los días se esmeraban en la parcela. Luego de varios años, logró construír su propia casa. Las ventas de los vegetales aumentaron y su nombre ya era conocido en toda la ciudad. Los tres menores contrajeron matrimonio y formaron su propia familia. Kiyoshi y Toyoko, como padres se sentían realizados. No le habrían dado todos los lujos, pero le enseñaron el respeto y el amor al trabajo. De seguro sus hijos seguirían su legado. En el 1974, fallece Doña Naka, madre de Toyoko y la suegra de Kiyoshi. La partida fue triste, pero agradecidos por tantos años de compañía en tierras extranjeras.
El 6 de abril del 1977, Kiyoshi fue a su parcela. Aunque tenía a sus trabajadores y a su hijo mayor que le ayudaba, prefería meterse en el lodo y velar por su cosecha. Nadie sabía que ese día, en su adorada parcela, su vida iba a terminar. El dolor y la tristeza arropó a la familia, pero orgullosos de que su “viejito” nunca supo el significado de la palabra “Rendirse”.
Toyoko tampoco se quedó atrás, siguiendo el ejemplo de su marido, no dejó de vender sus vegetales hasta la edad de 74 años cuando sus hijos la obligaron a que lo dejara, porque ya estaba viejita y se seguro no podía más. Los diez años siguientes los vivió tranquila, en la casa de su hija, viendo crecer a sus nietos y ayudando aunque no la dejaran con los quehaceres domésticos. Siempre alegre y brindando amor a todos los que la rodeaban. Y así fue.. hasta el 3 de abril del 2003, cuando su corazón se detuvo…pero con una sonrisa en sus labios. Sonrisa que reflejaba la satisfacción del trabajo realizado, de un corazón trabajador que no supo de rendición… hasta el último de sus días.
Hoy en día sus hijos y sus nietos viven en esta tierra, recordando siempre el ejemplo que les dejaron y agradeciendo el nunca haberse rendido a pesar de los problemas.
************************************************************************************
Esta es una historia real. Es la historia de Mi Familia. 70 años de historia resumidas, desde el matrimonio de mis abuelos, pasando por la 2da. Guerra Mundial y la bomba atómica de Hiroshima, la situación post-guerra, la salida de Japón y la inmigración a República Dominicana, y todo lo que vivieron luego de llegar a este país.
Este es un homenaje a mi bisabuela, Naka; a mis abuelos, Kiyoshi y Toyoko; a mi madre, Sanae; y a mis tíos, Takashi, Takeshi y Satoshi. Gracias por NUNCA haberse rendido y por enseñarnos a nosotros, la nueva generación, que por más grandes que sean los problemas, siempre habrá un mañana mejor si trabajamos para ello. No tengo palabras para agradecerles, duraría toda una eternidad, prefiero llevarlos en mi corazón y actuar conforme a esos principios toda mi vida. Pero hoy… es un día especial, hoy quiero gritar: ARIGATO!!! (GRACIAS)!!!
Me pregunto si ha valido la pena TODO lo que se ha hecho para inculcar en los Dominicanos el sentir patrio. Conciertos y recitales, talleres y exposiciones artísticas, charlas y conferencias, materiales impresos y audio-visuales… todos cargados de las ideas independentistas de Juan Pablo Duarte.

Mucha gente no respeta ni los Símbolos Patrios:
1) Choferes y motoristas pasan como bola de humo mientras se “sube y se baja” la Bandera. ¿No se supone que hay que detenerse y rendir tributo al lienzo nacional?
2) Mientras se canta el Himno Nacional en las escuelas y oficinas, los “DiscoLights” pasan a todo volúmen con mensajes de campaña electoral. ¡Por Dios!
3) Las Banderitas que se distribuyen por montones en estas fechas, a los 10 minutos ya andaban en los zafacones… peor aún, tirados en las calles. ¡Qué triste!
4)Montón de Haitianos vendiendo sus productos y caminando por las calles justamente el 27 de Febrero. ¡Ofréscome!

Ni para qué hablar de la delincuencia y la corrupción, del problema energético, de la Pereza Aguda que ataca a muchos empleados públicos, falta de moral y buenos principios en las nuevas generaciones y una larga lista de problemas que arropa a este país de punta a punta.

Pero bueno… ya lo dije anteriormente, todavía queda un remanente de personas que luchan día a día contra todas estas dominaciones, ejemplo de eso… mis compañeros de la blogosfera Dominicana. Me he pasado por varias bitácoras y la calidad humana que se transmite a través de sus escritos son claro ejemplo de esto. Por gente así, me da gusto levantarme todos los días y sentirme orgullosa de haber nacido en este país. Por ustedes, por ellos, por todos los que tenemos este mismo sentir… ¡Que Viva la República Dominicana! Con to’ sus vainas… este es MI PAIS!

**********************************
Fuera de Tema: DEMETRIX, Happy Birthday!!! Y todos los demás que van para el CoroSplit, disfruten por mí!

Anoche llegué a mi casa de costumbre, pasadas las 10 de la noche. No es nada raro en mí, tomando en cuenta que tengo dos trabajos y las “benditas” clases de la universidad. Luego de pasarme horas sentada, leyendo pura gramática francesa y escuchando fonética inglesa, cualquiera se cansa. Cuando entré a la casa, vaya sorpresa para mí. Me encuentro una joven mujer sentada sentada en la sala, esperaba por mi regreso. Por un momento pensé que era una de las tantas que vienen a pedirme que les ayude con las clases porque están “flojas”. Pero al mirarla fijamente, noté que su rostro me parecía un tanto familiar.

-“Hola Tania, te acuerdas de mí?”
-“Disculpa, pero no. ¿Nos conocemos?”
-“Podría decirse que sí. Estudiabamos juntas hasta el 8vo. Soy M.E.”.
Recordé quién era. ME, la causante de mis múltiples problemas de adaptación en el colegio. Aquella que se burlaba por mi aspecto físico y la que siempre me comparaba con las ballenas, los elefantes y los cerdos. La misma chica que le prohibió al curso entero que me dirigiera la palabra. Ya había empezado a olvidar esos momentos difíciles, y de repente aparece. Me sentí perdida, no econtraba la razón de su presencia.
-“¿Qué quieres?”
-“Vine a pedirte perdón. Han pasado muchas cosas y he cambiado. Sé que te hice mucho daño, que por mis rechazos sufriste mucho. Solo vine a entregarte esta carta. Quiero que la leas. Y que algún día, me puedas perdonar. Ya me voy. Espero que seas feliz, te lo mereces.”
No me dejó hablar, me dio un abrazo y se marchó. Mis padres observaban la escena con cara de asombro, mientras mi mano sostenía aquél sobre blanco. Me encerré en mi habitación y leí la carta. Resumió los últimos siete años de su vida, en tres hojas y media. Todo lo que le ha sucedido desde enero del 2000. Escribió de sus cinco hijos, de los hombres que ha tenido, de la enfermadad que tiene y de lo triste que se siente. En las últimas líneas me “dijo” cómo aprendió a la mala lo triste que es ser rechazada, me pidió me perdón y me deseó lo mejor.
Todavía no puedo creerlo. La chica que en aquellos años me ofendía con sus palabras, hoy tiene cinco niños y está infectada con el VIH/SIDA. Qué lastima, pero cada quien cosecha lo que siembra.
No soy rencorosa, pero pensaba que el olvido era igual al perdón. M., me demostró que no es así. No sé que sucederá con ella, pero donde quiera que vaya, oraré por ella y sus niños. Espero en Dios que sus últimos momentos esten llenos de paz y tranquilidad.
M., estás PERDONADA!

Mientras observo el mar de gente ataviados con prendas rojas de pies a cabeza, me detengo por un instante a rebuscar en mi cofre de tesoros, el mejor de los regalos que he sabido guardar.

Pedazos de momentos vividos con cada persona, trozos de emociones mutuas que me hicieron crecer como persona y que han conformado una de las más hermosas relaciones que puedo tener: La Amistad. Tan diversas como las emociones que provocan en mí y que han dejado una huella a lo largo de todo mi existir.

Ahí están mis amistades hechas a base de risas y dolores compartidos; los de la escuela y el trabajo; las de salidas, bonches y diversión; aquéllas que simplemente nacieron, basadas en silencios compartidos, o de mutua simpatía que no tiene explicación,las amistades profundas que surgierono por simple aceptación;y claro, muchas otras sustentadas solamente en comments, e-mails y chats, mis “amistades virtuales” que me hacen reir, pensar y reflexionar.

La distancia y el tiempo no han sido obstáculos. En cada etapa de mi vida han estado presentes, cerca o lejos, pero juntos. Recuerdo con emoción días de tristezas, enojos y alegrías: El primer día en el Kinder, las travesuras en la escuela de Japonés; los campamentos de verano, las expediciones al Pico Duarte y los viajes al exterior; pleitos,violaciones, muertes y traiciones; las empaguetadas, las fiestas de la promo y la graduación; las presentaciones en el teatro, los concursos del colegio y las ceremonias de premiación; serenatas con cd-players, noches de rumba, amores y desamores…

Tantos momentos que aún permanecen en mi corazón.

Hay mucho por agradecer: por aceptarme tal cual soy, con mis defectos y virtudes; por cada mano extendida, por cada hombro compartido, por las palabras de aliento y todas las voces que hicieron eco de mi felicidad; por formar parte de mi vida y sobretodo por darme el privilegio de poderlos llamar: Amigos. ¡GRACIAS!


Mientras… seguiré caminando día a día brindando mi amistad al mundo, puesto que es lo mejor que puedo hacer! – Cojan.. pa’ca que caben to’! 😛


enero 2018
D L M X J V S
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,567 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: