Nikkei Life

Archive for the ‘Primeros’ Category

Especial. Creo que es la palabras que puede definir todo ese torbellino de emociones que se sucitaron el pasado domingo en la Plaza de la Cultura. Creo que ha superado las expectativas que se tenían y eso no es más que el fruto del trabajo de todos. Sí…de TODOS!

Yo por mi parte me la gocé de a duro. Pregúntenme qué no hice, así les respondo más rápido. No todos los días ves botellas de vodka rodando en tus piés, una iguana que se te encarama encima, strippers haciendo shows en vivo, futuros bloggers correteando y un montón de gente chévere en un mismo lugar.

Hoy puedo afirmar que haberme levantado a las 4 y aguantar tantas horas de viaje, realmente valieron la pena. Sentirme parte de un grupo, sentir que los conozco  de toda la vida, sentir que forman parte de mi vida…es una sensación indescriptible. Se siente y punto.

Agradecer a TODOS por hacer del 22/07/07 un día súper especial. Me quedo con el grato recuerdo en mi mente y en mi corazón de haber compartido con cada uno de ustedes, aunque fuese por unos escasos minutos. Que se repita…que se repita!!

Par de fotitos…pa’que se la gocen. Cortesía de mi tieto e’cámara y también de Alexéi, JuniHH & Demetrix.

P.D. — Mañana: Lo que usted no vió del CBVI.

Anuncios

La verdad es que hasta hace par de años yo era demasiado pendeja. Casi no iba a fiestas, ni piyamadas y siempre salia juyendo cuando jugaban la “botellita”. No es que me queje, pero me lamento no haber compartido más con esos panitas de aquellos años. Quizás y por mi forma de ser, los chicos no me veían como a las demás, para ellos era la Hermana, Amiga y Compañera. No se si esa sea la razón, pero mi primer beso duró alguito en llegar.

Ocurrió en un resort en Punta Cana, para nuestro viaje de graduación en julio del 2004. La última noche jugamos Verdad o Reto, y los tramposos de mis compañeros me impusieron el reto de lograr besar a un perfecto desconocido que habían escogido. Todo eso en menos de dos horas y media. Quise salir corriendo como siempre, pero como había tomado un poco antes de eso, y estaba media happy…. mi cerebro no coordino bien las cosas. Así que me acerqué al muchacho en cuestión: bajito, indiecito, pero no parecia dominicano. Supuse que era un turista, así que le hablé en inglés para hacer ambiente. Resultó ser dominicano y para colmo, muy encantador y simpático. Hablamos de todo un poco hasta que logré convencerlo a salir a caminar…

La fresca brisa de mar, la arena haciendo cosquillas en mis pies, la luna tan gigante…observando lo que iba a ocurrir, al igual que mis Santos Compañeros que me tenian los minutos cronometrados. Lo miré, me miró. Le sonreí tímidamente y el huracán llegó. El acarició mi rostro y se me acercó. Nuestros cuerpos se balanceaban como si fueran olas del mar. Cerré los ojos y sentí la calidez de sus labios junto a los míos. Mi corazón latía a mil y me estremecí entre sus brazos. Contrariamente, ahora quería seguir sintiendo la humedad que tenían sus labios, deseaba seguir disfrutando aquél mágico momento. Pero no se me dió. A lo lejos venía la la profe y tuve que separarme del muchacho. Me alejé de él con un ¨Disculpa¨ y el pobre se quedó con una cara de asombro y decepción…. Cómo olvidarlo!

Al siguiente día nos marchamos y no lo volví a ver. No le había dado mi número, ni mi e-mail… aunque me llevé la sorpresa de mi vida cuando la semana siguiente lo volví a ver. Aunque claro, ese es material para otro post… para otra serie de “Primeros”.

Ahora mismo, son pocos los niños que son “castigados” como solían hacerlos con nosotros. Bueno,eso creo yo. En mi caso, no fue tan violento como solía ocurrir en casa de los vecinos, pero aún así, era bien fuerte. Detrás de una gran pela, júrelo que sí, hay un gran chismoso o algún despistado. El chismoso es siempre uno de los hermanos, especialmente el chiquito que va con todo el gusto a contar con lujos y detalles agregados todo lo que pasó. Puede tener una variante, como un vecino metiche o un primito que vive metido en la casa. El despistado, como yo, deja las huellas visibles de su acto…pensando que hizo algo fenomenal.

 En mi casa eran muy sencillos. La “pela” te la daban con la primera chancleta (una marrón de plástico fuerte), o correa (generalmente, de cuero) que apareciera. Aunque a los panitas del barrio los “sonaban” bien duro con “chuchos”, mangueras, sogas, cables  y demás asociados. Y conste, una pela, no es pela si no pica y te produce una rara sensación entre ardor y comezón. Y se puede evidenciar por la marca roja visible en la zona afectada.

Mi primera pela (con gusto según mami) fue a los 4 años. Había comenzado el Kinder y me fascinaban las tijeras. Para ese tiempo me peinaban con dos colitas, generalmente hecha trenzas. Pues un día, luego de que me habían bañado, cambiado y peinado…porque era domingo y nos iban a llevar a “pasear”… comencé a practicar mis técnicas de recorte. Comencé con un periódico viejo, el cual ensució el vestido blanco que me habían puesto. sin darme cuenta y para mejorar aún más, me senté en el suelo y seguí recortando…hasta que sin darme cuenta “chapié” todo el encaje del vestido. Pero la cosa no para ahí… en un arranque de aburrimiento (digo yo), tomé una de las trenzas que tan generosamente mi abue me había hecho… y tijera! Así quedé hecha una “chilindrina”, con un lado corto y el otro largo. Como mami y abue se habían ido a bañar, aproveché y me escabullí entre las ropas de ellas. Tijera en mano, nuevamente hice de las mías… con el vestido que mami se iba a poner ese día. Recuerdo que era un verde, y mi tijerazo llegaba hasta encima de la cintura..en toda un línea en zig-zag.

Para mí, había conquistado el Everest. Me sentía realizada porque había hecho un gran recorte. Pero vaya reacción de mami cuando salió del baño:                                      

 “Muchacha del cara…… qué tu hiciste?! (en Japonés, claro)”

 “MAmaaa, venga a ver a la señorita.. venga a ver lo que hizo”

 “Y quién te dijo que la tijera es para hacer eso?!” Explotó el volcán. Escóndanse (si lo hubiera sabido…lol). Ni tiempo me dió para mandarme “juyendo”, mami me había agarrado de un brazo y en mis nalguitas estaban sintiéndose hasta las piedritas que tenían sus chancletas… “Mami, nooooo” Es lo único que podía decir. Hasta que abue intervino y me libraron de mi enfurecida progenitora.

 Entre sollozos y sollozos, no podía sentarme..y cómo luego de tanta acción?! Me tuvieron que emparejar los cabellos y ni qué decir del pobre vestido de mami que se convirtió en un delantal. Filosofía de mami… si está muy malo para vestirlo y muy bueno para botarlo…conviértelo en otra cosa. Mi vestido pasó a ser material para el vestuario de las muñecas, así que en resumidas cuentas salí perdiendo…sin tijeras con que cortar, sin colitas que lucir y sin vestido para figurear.

Luego de eso han habido par de pelas, pero como esa…ninguna. Pues claro, fue la PRIMERA. Ahora, y la tuya?

 Espere la siguiente entrega…

Ay! La primera vez! Cuántas emociones nos embargaron en esos momentos tan especiales de nuestras vidas. Saber que nunca antes habíamos realizado tal  acción, o no habíamos vivido tal experiencia… esa sensación es incomparable.  Y a lo largo de nuestras vidas nos tocará experimentar muchos de esos Instantes Inolvidables…. o quizás si.

Esta será una entrega especial y cuenta con la colaboración de mi bahúl de recuerdos y los de mi madre también. Porque vivir es recordar!! Comencemos!


agosto 2019
D L M X J V S
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.907 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: