Nikkei Life

Archive for the ‘Escribiendo’ Category

Llegó el 2014. 

Cuando era adolescente, por alguna razón extraña, sentía cierta atracción por este número, o mejor dicho, por este año. 

2014 sigue al 2013.  Sí.  13.
Ese número que es tan rechazado y visto de mala manera en muchas culturas porque es de mala suerte. 
Y no es que yo sea supersticiosa, pero, la costumbre hace ley en muchas ocasiones.  Así que, hablar del 2014 es sinónimo de borrón y cuenta nueva, de calma después de la tormenta, de paz y tranquilidad tras el calvario. 

Yo no soy de las personas que se proponen metas cada año.  Soy un alma en libertad y prefiero vivir disfrutando poco a poco, con lo que tenga y a quiénes tenga junto a mí. 

Pero este año 2014 me tiene cautivada desde hace mucho.  Quizás porque en julio se cumplirán diez años que terminé el colegio.  O porque este año cumpliré 27, y la suma de ese número es 9, que resulta ser uno de mis favoritos.

La verdad es que no entiendo exactamente por qué me atrae tanto este dos mil catorce.  No lo conozco.  Apenas y  llegó a mi vida unas 25 horas atrás, así que no puedo decir muchas cosas. 

Lo cierto es que luego de doce meses, con suerte, yo estaré pasando resumen de lo bien o mal que me vaya.  Lo cierto es que el tiempo no espera, ni se hace eco de cursilerías, por lo que mientras escribo estas líneas, el reloj avanza y acorta mis horas de sueño. 

Hola 2014.  Aquí estás. 
Vamos a empezar. Que aunque no tenga resoluciones anotadas, me permitas (y yo haga mi parte)  de ser feliz y hacer feliz a todo el que se deje.

Hola 2014.  Gracias por llegar.  🙂

Anuncios
Etiquetas: ,

Muchas veces me he preguntado por qué los seres humanos no tenemos laa capacidad de dominar el tiempo, de controlar el pasar de los años o la intensidad con la que determinadas situaciones ocurren.

Últimamente tengo una plática conmigo misma. Quizás la nostalgia por lo ocurrido ayer me persigue y me demuestra que en verdad, el ayer era más divertido… Lo siento, adoro mi presente, pero quisiera poder tener junto a mí algunas cosas que ya se han desvanecido.

Cruda realidad: Nada es para siempre.

Cuando descubrí que plasmar mis ideas y emociones en una pequeña libretita era tan emocionante, pensé que sería continuo, una sensación eterna.

No sé… A lo mejor no es nada. Simplemente sea cansancio, falta de sueño o puro bloqueo temporal.
Extraño parir ideas, sufrir contracciones poéticas, … Descubrirme en versos y prosa. Esconderme en métricas y rimas.

Ciertamente, cuanto sientes todo venir abajo, crees que es el fin. No sé si este sea el mío. Pero de algo estoy segura: que se alejen los hombres, que lleguen guerras y hambrunas, pero tú… Inspiración nocturna no te alejes de mí.

Confieso que deseo volver a escribir. Sin prisa, con calma. Puesto que mi mejor aliado es él. No sé si este sea el inicio de una nueva etapa…

31 de Diciembre, 2010 … Fecha que no volverá atrás. A partir de mañana, estaremos estrenando un nuevo año, nuevas agendas, nuevos calendarios, todo un ciclo renovado.

Pienso por un instante. ¿Cómo fue este 2010 para mí? En resumidas cuentas fue un gran año, de emociones encontradas, de retos, de grandes victorias, de muchas lágrimas y sonrisas que las aminoraron.

Sin lugar a dudas, un año de cambios. Dejar mi hogar, mi entorno, separarme de mi familia y mi hijo adorado ha sido el reto más significativo que he tenido en los últimos tiempos. Ciertamente mudarme del pequeño pueblo fronterizo a la gran “metrópoli” caribeña, ¡No ha sido fácil!

Cambios trascendentales y necesarios. Agradezco profundamente a quienes me acompañaron, a los encuentros de bendición, a quienes se sumaron en este caminar. Los que ya no están físicamente, los recordaré por siempre. Bendita soy en haberles conocido en determinado momento de mi vida.

Un año de desafíos, en el que aprendí el poder de la tolerancia. Varios tropezones en el ámbito de salud, pero encaminada a mejorarlos por completo. Sé que así será. Confío en mi Dios Todopoderoso, en los excelentes médicos que siguen mi caso, y en la luchadora innata que está dentro de mí. Uno de los mayores logros ha sido convertir en cifras reales mi deseo y convicción de adelgazar, proyecto que inició en concreto luego de mediados de año. 20 libras menos, 15% menos de grasa corporal y montones de ganas de mejorar mi salud -no simplemente respecto al peso-. Dios tiene el control y yo las ganas de hacerlo realidad. ¿Qué mejor?

Recibo el 2011 con esperanzas de que sea un gran año. Mi resolución única: Vivir. Sí, vivir, y todo lo que implica para mí. Hacerlo con valentía, con sensibilidad, con alegría y convicción de que en mis manos está aprovechar cada instante y hacer de ellos experiencias enriquecedoras.

Gracias a cada uno de ustedes que dedican parte de su apretada agenda a este rincón Nikkeriano, que la Paz del Señor esté con ustedes y su familia. ¡Espero volverles a ver en el año próximo!

¡Feliz Año Nuevo! 🙂

 

¿Quién en su vida no se ha sentido identificado con una canción, una fotografía o un poema? Creo que a todos nos ha pasado aunque sea una vez.

Hace mucho tiempo que deseaba escribir este post. Sin embargo, esperaba el momento adecuado (y la inspiración necesaria) para hacerlo de la mejor manera posible.

Hace 4 años que incursioné en la magia de los blogs, y uno de mis primeros favoritos data desde esta fecha. El es un gallardo. Un manso, cimarrónico, galipótico y chulámbrico. Grandote de estatura, enorme en bondad, dueño de inigualable sonrisa y bendecido con una hermosa familia. Fotógrafo, ajedrecista, ornitólogo, dominicano, deportista, hombre, amigo, hermano, padre, esposo, … ¡Mi tocayo Pedro Genaro!

Bahía de Neyba

Fotografiar no es simplemente tener la cámara más moderna, el lente adecuado o el objetivo bien centrado. No. Las técnicas y las herramientas pierden su importancia cuando en el corazón del fotógrafo no existe la bondad y el amor. Pedro tiene ese toque especial y segura estoy que gracias a su gran corazón, sus fotografías saben calar hasta lo más profundo de mi ser.

Es mágico contemplar una simple fotografía y recibir de ella un montón de enseñanzas. Perderme en una de ellas y sentirme como en casa. Saber que en ellas tengo mi refugio.

Quizás pensarán que es un poco pendejo o alocado afirmar a viva voz que una fotografía puede cambiarte la vida. convertir sus tristezas en alegrías, motivarte a cambiar tu mentalidad respecto a problemas personales, a sonreír, a continuar, a caminar sin titubear… pero desde pequeña me han enseñado a darle al César lo del César.

Pedro, he aquí parte de mi reconocimiento a tu gran talento y mi agradecimiento infinito al Padre Celestial por utilizarte como instrumento de su bendición. Gracias por existir. Por crear. Por los sueños y las alegrías que provocas. Gracias por abrir mis ojos y salvar mi vida en más de una ocasión.

¡Te Quiero! :=)

Empecemos con una autopresentación sencilla: Soy Madre. A lo mejor y por mi condición de soltera salgo del “estereotipo” de lo comúnmente aceptado. ¿Saben algo? Realmente, no me interesa mucho el pensar de los demás en ese sentido.

Cuando descubrí mi embarazo, a finales de Enero del 2009, admito que sentí una amalgama de sentimientos negativos: culpabilidad, temor, vergüenza, miedo, incertidumbre, … depresión.  Las miradas frías de personas que afirmaron sentirse decepcionados por mis actos, los pseudo-amigos que se marcharon al primer instante de ser partícipes de mi estado, los dedos acusadores, todos ellos sumados a mi conciencia me encasillaron en un estrecho cajón lleno de lágrimas y frustraciones.

En medio de tanta marea, me pregunté muchas veces: ¿Viviré con la gran culpabilidad de haber tenido relaciones sexuales pre-matrimoniales, de no cuidar mi reproducción y no haber investigado más sobre los ciclos irregulares y sus sefectos en la ovulación? ¿Me sentiré así de mal para toda mi vida? ¿Debo de resignarme a vivir una maternidad llena de sufrimientos y fracasos?

Mi respuesta fue y será por siempre: ¡NO!
He leído muchas veces que los errores están ahí para ayudarnos a superarnos. Nuestra imperfección –y no es una excusa- nos hace fallar y equivocarnos. Mayor error sería hacernos de la vista gorda y transitar por la vida echándole culpas ajenas a personas que poco o nada tienen que ver con nuestras situaciones.

Hoy por hoy admito a viva voz que aprendí la lección, ¡Vaya que sí!
Ella me ha hecho más mujer, más fuerte, más paciente y tolerante. Admitir ante todos que te has equivocado, levantar la mirada y continuar caminando es difícil. Muy difícil. Sin embargo, yo tengo en mi corazón el mayor regalo que me ha obsequiado Dios Padre (el mismo a quien le falté) : el perdón y la gran satisfacción de saber que no tengo motivos para avergonzarme.  (Isaías 54).

Hoy me declaro bendecida de los pies a la cabeza.
Aquella criaturita que se formó en mi vientre, a quien opté responsablemente de no abortar, ese retoño de vida y encomienda Divina crece sano y fuerte bajo su infinita protección. 🙂 Un niño lleno de amor, sonriente, iluminado por la Luz del Creador.

Así como Agar fue recompensada con agua en el desierto, sé que Dios tiene grandes propósitos para mí y mi hijo. Por eso vivo en Victoria, confiada en que El hará según su plan en el momento adecuado.

P.S. – ¡Gracias a mi escuadrón de ángeles terrenales por hacer de este caminar un poquito más llevadero. A mis amigos-hermanos que la vida me ha obsequiado, Emma, Alex, Amaury.  A todas mis amigas, madres, solteras o casadas que siempre han estado ahí con los consejos sabios y certeros. A todos… simplemente a todos. Dios los bendiga!

Sea que lo hayas aprovechado al máximo o no, sea que te sientas conforme con tus acciones o creas que te faltaron muchas cosas por hacer, la realidad es que en 30 minutos (Hora Dominicana), este año pasará a mejor vida.

Y me pregunto qué tal ha sido este 2009 para mí.  Un año de muchas cosas malas, muchos errores, muchos fallos, muchas equivocaciones, tropezones, caídas, raspones, heridas cortantes, golpes bajos, lágrimas y puñetazos de desesperación en las paredes de mi ser. Muertes, enfermedades, traiciones y engaños.

Pero, ¿acaso ha sido totalmente tétrico, fatídico, casi fallido…? ¡Para Nada! Bien dicen que no hay mal que por bien no venga, así que todo lo mencionado anteriormente tuvo su contraparte positiva.

Errores que me hicieron analizar a profundidad mis actos, tropezones que me hicieron más consciente sobre mis pisadas en este caminar por el sendero de la vida, golpes que me están haciendo más fuerte y resistente ante los eventos negativos de mi existir.

Pero sobre todos los aprendizajes, la escasa -pero enriquecedora- madurez adquirida, está la bendición de ver materializada mi decisión de no ser una cobarde más… la enorme dicha de ver entre mis brazos a mi pequeño Hiroshi Alejandro. Este hermosa criatura que se ha convertido en mi razón de ser, en el motivo de vivir, en el motor que me anima a ser mejor cada día.

Gracias 2009 por haber sido el año de grandes contrastes, por lo que dejaste en mí, por las personas tan especiales que traístes a mi vida… y por aquellas que alejaste por orden Divino. Gracias por hacerme la misma mujer, más completa, más plena, más cerca de eso que llaman: Perfección Imperfecta.

Adiós 2009… Buen Viaje!

Etiquetas: ,

Nunca creí en amor a primera vista.  Solía defender mi postura ante los demás buscando cualquier teoría creíble en algún rincón de mi cabeza.

Hoy amanecí recordando las frases de cierto compañero de lecciones de flauta, quien sin cansarse una y otra vez me repetía “Nunca digas nunca sin estar totalmente segura”.

Pues bien, a mis 22 años, he de admitir que me he tragado mis palabras y grito a viva voz que definitivamente existe amor a primera vista. Sino, ¿cómo llamarle a lo que sucedió conmigo aquella tarde lluviosa de enero? Mi respiración se entrecortó y pude percibir cómo mis palpitaciones se hacían cada vez más intensas. Una sensación totalmente nueva y desconocida que cobró fuerza y sentido tan pronto logré verte por primera vez.

Nada de fuegos artificiales, ni corazones brotando de mis ojos como burbujitas de amor, … solo unas pequeñas gotitas que mojaron mis mejillas al escucharte “decir” que estabas ahí por y para mí. Desde entonces no dejo de pensar en ti, día y noche cierro los ojos y te imagino junto a mí, cerca de mi pecho respirando al compás de mi corazón.

君を好きでよかった… ¡Cuánto me alegra haberte querido! ¡Cuánto me alegra haberte amado desde el primer instante en que supe de tu existencia! Aún no tenías forma humana, eras una simple figura geométrica bidimensional monocromática en una pequeña pantalla colocada frente a mí, pero desde ese día cambiaste mi vida para siempre haciéndome sentir la mujer más especial por tenerte junto a mí.

Hiroshi Alejandro, gracias por existir. Por cada uno de tus movimientos a lo largo del día, por ese corazón lleno de vitalidad que me sorprende en cada visita al doctor. Aguarda corazón, ya nos falta poquito de este recorrido, sigue disfrutando de mí y déjame seguirte amando cada día un poco más.

君を好きでよかった— Realmente, ¡qué bueno ha sido poder amarte!

La imperfección que nos caracteriza como seres humanos hace que en una que otras ocasiones mostremos mayor prioridad a los aspectos negativos: pensamos en las deudas, enfermedades, conflictos laborales, derrotas y desamores… y lo digo con mucha certeza porque he experimentado esos momentos una y otra vez.

A lo mejor y sea nuestro mismo entorno que nos lleva a estar “predispuestos” a lo negativo. Cualquier noticiero está saturado de noticias tétricas casi en su totalidad, salvo algunas veces cuando nos traen una “ñapita” graciosa para que no nos amarguen tanto el día. Han sido muchos los días en los que termino más que down al ver que las porquerías que suceden en mi país se ven en mayor o menor escala en cualquier parte del mundo… that’s insane!

Últimamente he analizado mucho sobre qué vale más, ¿la realidad negativa mundial o mi realidad individual? Sé que siendo optimista y positiva yo solita no resolveré la crisis económica, la pobreza y la violencia. Pero, ¿tengo que ser esclava de una tristeza pandémica? Opto por rechazar esa oferta. Prefiero ser consciente de los males que aqueja a la sociedad a la cual pertenezco, pero no permito que esas situaciones provoquen una crisis dentro de mí.

Entre influenza porcina, despidos masivos, empresas en quiebra y narcotráfico por doquier, pienso en las pequeñeces que me hacen sentir feliz de algún modo mágico y celestial.

Estoy experimentando la bendición de sostener la vida de un pequeño ser que crece dentro de mí, y con ello comprender que la vida misma es un cúmulo de sorpresas de principio a fín. Y esta vez, pese a todo, una sorpresa que me llena de felicidad.

Me he reencontrado con mi hermano luego de varios años sin verlo y descubrí que el tiempo ni la distancia pueden romper algo tan hermoso como el amor que sentimos mutuamente. Agradecida con Dios y la vida al ver a mi familia más unida que antes, con todo y a pesar de todo.

Bendecida por mis amigos, por sus palabras y también su silencio. Por las sonrisas, lágrimas, piques y todo lo que hemos compartido juntos.

Bendecida porque respiro, camino y realizo toda función biológica/fisiológica sin dificultad. Agradecida por un día más entre los tantos que me corresponderán en esta vida.

Por el sol que alimenta mis flores, por la lluvia que refresca sus pétalos; por un trabajo en el que he aprendido más de lo que he enseñado,  por el alimento que no falta en mi mesa; por el cariño de mis mascotas que corren al verme llegar a casa. Por esas caritas tiernas y redonditas que sin darme cuenta duermen en mis pies al caer la noche recordándome que todo depende del prisma con el que veas las situaciones.

I know we’re struggling big issues, but I’m blessed anyways! Thanx God 🙂

P.D. – Gracias Edu, my all time fav cuzin por hacerme ver precisamente un día 29, que la felicidad nunca está fuera, sino dentro de nosotros mismos. Love you! Enjoy your birthday lolito 😉

Padre e Hijo by Emmanuel Bretón

"Tu mano y la mía" by Emmanuel Bretón

Carlitos, ¿sabes? Aún no me has visto… yo he sentido desde fuera esas pataditas que le echabas a tu madre cada vez que antojabas estirarte dentro de ella. Tu papi nos mostraba a todos cantidad de imágenes de tus ecografías con el enorme orgullo de saber que tú eres su hijo.

Carlitos, ya has nacido. Ya estás en este mundo que a lo mejor y te parece un poco extraño. Has salido de ese saquito de amor para convertirte en la alegría de todo un ejército de personas. Carlitos, ya estás aquí… éste es tu lugar, junto a tus amorosos padres y todo un equipo de ti@s postiz@s.

Tú puedes pequeño valiente. Tu pequeño cuerpo es el templo de Dios y sé que bajo su infinito amor saldrás adelante de esta primera prueba en el mundo exterior. Sé fuerte Carlitos, we’re here with you!

Goretti & Emmanuel, amigos, nuestras oraciones están con ustedes y la salud de su hermoso bebé. Dios los bendice hoy y siempre. Hug and Kisses!

Sábado 25 / 04 /2009 @ 15:23

Carretera Navarrete – Montecristi

 

Hay un punto en tu vida, en el que te das cuenta: quién importa, quién nunca importó, quién no importa más, y quién siempre importará. De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón por la que no estarán en tu futuro.

 

Etiquetas: ,

noviembre 2017
D L M X J V S
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,449 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: