Nikkei Life

Archive for diciembre 16th, 2010

Empecemos con una autopresentación sencilla: Soy Madre. A lo mejor y por mi condición de soltera salgo del “estereotipo” de lo comúnmente aceptado. ¿Saben algo? Realmente, no me interesa mucho el pensar de los demás en ese sentido.

Cuando descubrí mi embarazo, a finales de Enero del 2009, admito que sentí una amalgama de sentimientos negativos: culpabilidad, temor, vergüenza, miedo, incertidumbre, … depresión.  Las miradas frías de personas que afirmaron sentirse decepcionados por mis actos, los pseudo-amigos que se marcharon al primer instante de ser partícipes de mi estado, los dedos acusadores, todos ellos sumados a mi conciencia me encasillaron en un estrecho cajón lleno de lágrimas y frustraciones.

En medio de tanta marea, me pregunté muchas veces: ¿Viviré con la gran culpabilidad de haber tenido relaciones sexuales pre-matrimoniales, de no cuidar mi reproducción y no haber investigado más sobre los ciclos irregulares y sus sefectos en la ovulación? ¿Me sentiré así de mal para toda mi vida? ¿Debo de resignarme a vivir una maternidad llena de sufrimientos y fracasos?

Mi respuesta fue y será por siempre: ¡NO!
He leído muchas veces que los errores están ahí para ayudarnos a superarnos. Nuestra imperfección –y no es una excusa- nos hace fallar y equivocarnos. Mayor error sería hacernos de la vista gorda y transitar por la vida echándole culpas ajenas a personas que poco o nada tienen que ver con nuestras situaciones.

Hoy por hoy admito a viva voz que aprendí la lección, ¡Vaya que sí!
Ella me ha hecho más mujer, más fuerte, más paciente y tolerante. Admitir ante todos que te has equivocado, levantar la mirada y continuar caminando es difícil. Muy difícil. Sin embargo, yo tengo en mi corazón el mayor regalo que me ha obsequiado Dios Padre (el mismo a quien le falté) : el perdón y la gran satisfacción de saber que no tengo motivos para avergonzarme.  (Isaías 54).

Hoy me declaro bendecida de los pies a la cabeza.
Aquella criaturita que se formó en mi vientre, a quien opté responsablemente de no abortar, ese retoño de vida y encomienda Divina crece sano y fuerte bajo su infinita protección. 🙂 Un niño lleno de amor, sonriente, iluminado por la Luz del Creador.

Así como Agar fue recompensada con agua en el desierto, sé que Dios tiene grandes propósitos para mí y mi hijo. Por eso vivo en Victoria, confiada en que El hará según su plan en el momento adecuado.

P.S. – ¡Gracias a mi escuadrón de ángeles terrenales por hacer de este caminar un poquito más llevadero. A mis amigos-hermanos que la vida me ha obsequiado, Emma, Alex, Amaury.  A todas mis amigas, madres, solteras o casadas que siempre han estado ahí con los consejos sabios y certeros. A todos… simplemente a todos. Dios los bendiga!

Anuncios

diciembre 2010
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.942 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: