Nikkei Life

Archive for octubre 2009

El  pasado domingo 25 de octubre se realizó el ya tradicional evento “Caminantes por la Vida”, el cual ha cautivado en los años que lleva la atención de miles de dominicanos que se dan cita en el Parque Jardín Botáncio con la intención de apoyar tan noble iniciativa.

Sin embargo, ¿Sabía usted que el referido Parque no fue el único lugar en el que se realizó una caminata de esta índole? Si me lo hubieran contado quizás y no lo hubiera creído, pero las fílmicas que observé a través de Montecristi Cable Visión Canal 8  no me dan lugar a dudas. Efectivamente, Caminantes por la Vida tuvo una versión local en el poblado de San Fernando de Montecristi.

Los Montecristeños también se dieron cita, ataviados con camisetas y diversos artículos promocionales alusivos al evento, para recorrer las calles de esa ciudad costera.  En esta versión “pequeña” de Caminantes, denominada “Caminantes por la Vida – Caminando en mi ciudad Montecristi-“ no estuvieron las divas y tampoco hubieron presentaciones artísticas.

La actividad se limitó a una simple caminata encabezada por los clásicos “disco móviles” que amenizaba el momento con canciones de corte cristiano y el conocido “Hay amor en mi ciudad”. La defensa civil estuvo presente para dirigir el tráfico de vehículos que transitan por la autopista Duarte y así lograr que aqué tumulto de personas lograran su cometido.

Al final del recorrido, el público asistente -en su mayoría mujeres- escuchó las palabras del cura párroco Tony Ramos y demás personalidades que les  felicitaron y los animaron a seguir respaldando actividades tan importantes como esta. Uno de los momentos más emotivos, sin lugar a dudas, sucedió cuando los micrófonos fueron entregados a diversas mujeres montecristeñas sobrevivientes de cáncer quienes dieron su testimonio de vida y gritaron a viva voz que ¡Sí se puede vencer el cáncer!

En lo particular, me pareció una iniciativa interesante puesto que no todas las personas del interior tienen la oportunidad de asistir al evento en Santo Domingo y por los comentarios emitidos de que ya no caben en el Botánico, sería una buena idea de que en cada pueblo pueda emular esta idea. Los pacientes que padecen de cáncer no están solamente en Santiago y en Santo Domingo, están por todas partes, y ¡Qué hermoso sería que sus propios compueblanos reacaudaran fondos para los costosos tratamientos de estas personas!  

Obviamente, desconozco si esta versión Montercristeña de Caminantes fue respaldada oficialmente por MercaSID… pero no deja de ser interesante.  Por lo demás, observen las imágenes y emitan su propio juicio. 

(Para aumentar click sobre la foto que desean ver. Perdón por la pobre calidad de las mismas).

 

Hace justamente 9 meses cuando me enteré de mi embarazo, 3 pruebas caseras  mostraron la inminente realidad: Hiroshi ya estaba viviendo dentro de mí. Días después le confesé a mi madre que sería abuela, y no precisamente, del modo que ambas lo esperábamos. Ya saben, el cásico patrón de “una vida exitosa”: Terminas la universidad, consigues buen puesto, conoces a alguien especial, te casas y luego llegan los hijos.

Aquella noche las dos lloramos, yo de vergüenza debido a la pesadez emocional al sentir que había echado a perder los sueños que ella tenía para mí; mami por su parte, quizás con la sorpresa agridulce y la incertidumbre de lo que pasaría en lo adelante conmigo y mi bebé. Ambas con nuestros motivos, cada una con sus preocupaciones, pero unidas en un fuerte abrazo hasta que sin darme cuenta terminé dormida sobre su regazo como solía hacerlo de pequeña.

Desde entonces nuestra relación ha cambiado mucho, nos hemos unido  más como madre-hija. Acompañó mi embarazo como toda madre preocupada, estaba atenta a los resultados de cada ecografía, no dudaba en preguntarme si quería algo (aunque nunca supe de los famosos “antojitos), y mientras tiempo tenía se paseba su mano sobre mi panza para sentir las pataditas, puñetazos, codazos y todo un sinfín de movimientos que realizaba Hirorshi.

No puedo olvidar su cara de preocupación aquella madrugada del 17 de agosto, cuando repentinamente comencé a perder líquido amniótico, confirmándose posteriormente que era RPM. Me acompañó en aquella camilla del hospital mientras la incertidumbre de saber si mi bebé, -su nieto- llegaría al mundo sano y salvo no se alejaba de nuestras mentes.

Ella estuvo ahí, desde el principio hasta el final. Recuerdo vagamente haberla visto cargar el pequeño cuerpecito de 4 libras 12 onzas, mientras le preguntaba al pediatra en perfecto español si no habían complicaciones con el bebé. Y, la vi llorar… tímidamente, al confirmar que el príncipe de la casa había llegado en muy buenas condiciones, a pesar del bajo peso el cual recuperaría con buena alimentación y cuidados adecuados.

Hoy, a prácticamente 2 meses del nacimiento de mi hijo, no puedo ocultar la felicidad que siento al saber que la alegría de ser madre la puedo compartir con la mujer que me dio la vida. Ella que al igual que yo cometió un desliz en su vida, ella que pese a su pequeño y frágil cuerpo siempre saca fuerzas desde sus adentros— ella que es mujer, ella que es madre… al igual que yo.

La mejor mamá del mundo, eso es ella para mí. Ejemplo de amor, entrega, sacrificio y fortaleza. Y ahora que me veo en la enorme tarea de encaminar la vida de mi pequeñito, sé que en ella tengo el mejor de los ejemplos. Pese a todas las preocupaciones frente a este reto, sé que su apoyo y comprensión no me faltará en ningún momento.

Doblemente feliz, mi hijo & mi madre en salud. ¿qué más podría pedir?

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)

My mom & Hiroshi (10 días de nacido)


octubre 2009
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts viejos

Me han leído...

  • 259,951 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: