Nikkei Life

Archive for marzo 27th, 2008

Hoy en día tengo varias cuentas de IM: el MSN, Gtalk, AIM y por último el Yahoo Messenger. Este último casi no lo utilizo, gracias a la tecnología que tiene MSN ahora.

Esto que les contaré me pasó hace ya unos cuatro años, y todavía me sigo riendo de lo que pasí.

Resulta que de mis amigas me pide que le haga un favor.

– Manita, ombe…finge que eres yo y chatea con este muchacho de la capi. Es que tengo que ir al dentista y se me olvidó decirle, pero no lo quiero dejar plantado.

– Pero entra un ratito y dile. O déjale un mail.

-Ay noo. Qué chipi. Mira, tú y yo nos hemos criado juntas como quien dice. Tú sabe qué me gusta y qué no, así que plís… no seas malita. Solo es escribir pensando que eres yo. No es tan difícil.

Para no hacer el cuento largo, como yo andaba aburrida (¡sí, claro!) y soy tan benevolente (¡unju…yo soy Batichica!) acepté. Se supone que ese día el le mandaría una foto y que iban a quedar para juntarse en Santiago para la Expo PUCMM.

Dan las 3 y algo de la tarde. Yo estoy en el MSN con la cuenta de ella, esperando que el fulano apareciera. Muy puntual el chico, llegó a la hora acordada.

La conversación se puso muy interesante. Comenzamos a hablar de “nuestros” gustos, planes para la universidad, la familia y todo eso.

Justamente cuando llegamos al tópico familiar es que me puse más curiosa, porque el muchacho en cuestión me dice que es Japonés. Osea (Cheluca Mode On), “¡Yo tengo que conocerlo!” pensé. Ya no era simplemente un favor a una amiga, era la curiosidad de saber quién rayos era el fulano este.

La conversación siguió más o menos así:

– Ah, con que eres japonés. Yo estudio con una chica japonesa también. Muy chévere ella (¡Yo dándome fama!)

– Ah sí. ¿Eres de Constanza? Allá hay muchas, y todas son bien lindas.

– ¿Cómo que Constanza? (Yo disque enojada), ¿acaso no te dije en el Latinchat la vez pasada que yo era de Dajabón? (Esta info me la había pasado con antemano mi amiga)

-¿Qué? ¿Dajabón? No inventes… pues entonces tú tienes que conocer a mi prima.

– Wow. ¡Qué chiquito es el mundo!

– Son muchas primas, pero ella es la única que sigue allá. Es una loca arrematá. Cada vez que viene de vacaciones, piensa que yo soy su sirviente, su chofer, su caballero de compañía… hasta jevo de ella parezco yo. Me obliga a que la saque a andar, que le presente a mis panas, que si esto y que lo otro.

– ¡Vaya primita la que te gastas! (¿De quién estará hablando este tipo?)

-Tu no sabes nah. A mí me entra un no sé qué cuando mami dice que ella vine a quedarse par de días. Eso me saca de mis casillas. Porque me la tengo que echar encima, pa’rriba y pa’bajo. Tanto que los panas míos son más amigos de ella, que míos. La loca esa…se ha hecho popular como en dos días.

– Ja Ja Ja. Parece que tas celosito.

– ¿Yo celoso? No ombe. Solo que al loco de Arnold, mi pana full… ha saltado con que disque ta’por ella. Y ahora hasta quiere que yo le consiga número de celular y me obligo a que lo llevara a la expo de la próxima semana. Porque ella también va pa’llá.

En ese momento…. sonaron redoblantes en mi cabeza.

Si la “prima” del fulano este, que es japonesa al igual que él…iría a la Expo de la universidad es porque está en 4to. de bachillerato. Resulta, pasa, acontece y viene a suceder que la única Nikkei que estaba en cuarto en ese año escolar en GiveSoap city…era esta nena linda. OMFG…sí, grítenlo duro.

Tomé un chin de aire, e inventé una excusa bien tripiona pero creíble para zafarme del chat.

– Ay, qué pena. Se fue la luz y el ups no tiene mucha carga. Me tengo que ir. Bye

– Uy qué pena. Por cierto, ¿Conoces a mi prima, ella es Tania?

– (Evil Me) Sí claro… estudia conmigo en el Simón Bolívar y somos muy buenas amigas. Tanto así que le pedí que me hiciera el favor de hacerse pasar por mí porque yo estoy en el dentista ahora mismo. Por cierto, ¿por qué no usas tu nombre japonés, querido Kiyoshi?

En ese momento llegó mi amiga del dentista a preguntar cómo me fue, y también suena mi celu y en el Caller ID el número de mi querido primo.

No se imaginan el ataque de risa que sufrí ese día, y el resto de la semana. Y ni se diga el Expo en la Puca, ¡eso fue de morirse!

¿Qué paso con mi “enamorado”? Se lo debo para otro post.

Anuncios

“Cuando laves los platos,acuérdate de la estufa”

Mi abuela era exageradamente complusiva con la limpieza, se lavaba las manos como quinientas veces al día y desyerbaba el patio todos los lunes (¡a sus ochenta y tantos años de edad!).

Un día estaba fregando, algo muy normal porque siempre me ha tocado a mí, el fregao del medio día = Trabajo para Tania. Tendría algunos 9 ó 10 años, como mucho. En esos años fue que comenzaron a apretarme con los oficios y los quehaceres de la casa.

En esa ocasión en especial, yo tenía una “fiebre” enorme por la flauta y el violín así que me pasaba casi todo el día practicando en casa. Esa tarde quedaron en transmitir un concurso internacional de música clásica, y por supuesto que no iba a permitir que se me escapara. Pero justamente, me mandaron a fregar minutitos antes de que empezara el programa.

Así que me costó hacer mi berrinche correspondiente y aguantar mi oficio. Estaba tan inquieta por ver el programa que ese día no lavé los platos como abue me enseñó. Solamente los lavé, los coloqué en el escurridor y me fui a ver TV.

Ya caída la noche abue me sienta a su lado y me cuenta que hice mal. Que no solamente es lavar los platos, hay que secarlos y colocarlos en su lugar correcto. Pero también hay que lavar las ollas y dejar impecable la estufa. Sino, no tiene sentido todo el trabajo que hicimos con las vajillas.

No permitamos que nuestras acciones sean a medias, porque en esa misma medida serán nuestros resultados.


marzo 2008
D L M X J V S
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.896 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: