Nikkei Life

Archive for marzo 25th, 2008

(Viene de Japan’s Trip 1 – Si no lo ha leído, ¡vaya corriendo!)

– ¿Dónde está mi maleta con listón rosado? – dijo Kiomi.

-Wepa. Falta el mío. No me digan una vaina así… mierkina – Kenji.

– Ahora sí es verdad. Nos jodimos toitos. – Estefanía.

– Pos sí. No hay de otra, a notificar. – Yomima.

No sé si esto de que las maletas no lleguen junto con su dueño, sea cosa de todos los días, pero me frikió el hecho de que se perdieran todas mis ropas. Pero en fín, como yo era la que más japonés hablaba, tuve que lanzarme el mega trabajazo de informar que las maletas no habían llegado. Comenzaron las preguntas, y como la jeva del Narita no sabía inglés americano (entiéndase que ella hablaba inglés Australiano a mi entender, y bien machucao), entonces a mí me tocaba traducirle a los otros cuando no entendían, y también ocuparme de llenar mis propios formularios. La cuestión es que nos prometieron enviarnos las maletas en menos de 48 horas, así que no había de otra que esperar.

En el aeropuerto nos esperaban varios empleados de la JICA, así que estuvimos con ellos hablando un rato, mientras llegaban los otros becarios de Canadá, México, Colombia y Venezuela. Su vuelo se había retrasado y llegaron hora y media después del nuestro. Total, la espera no fue tan larga.

Cuando todos nos juntamos, nos motamos en el bus y en ese momento empezó la aventura oficilamente. Una hora más de camino hacia Yokohama, sede del Emigration Center, lugar donde nos quedariamos durante practicamente un mes completo.

Pero vaya lío se armó en el autobús. Un pobre chico Mexicano recibe una tremenda galletá (bofetada, en Español Internacional) por decirle “¡Niña, tú si estás cuero!” a una Dominicana. Sucede, pasa y acontece que en el país de los tacos y el mariachi, “cuero” es un término equivalente al “Tu si ta’buena” del español quisqueyano, mientras que aquí la misma palabra, tiene un sentido muy vulgar y despectivo. Así que ya se imaginarán, los japoneses se quedaron con la boca abierta cuando la chica en cuestión le ha dejado los cinco dedos marcados en el rostro de la víctima. ¡Ahh…las cosas del idioma!

Llegamos al center. Practicamente 50 personas estaban esperando nuestra llegada en el estacionamiento. Nos sentimos celebridades, porque hasta fotos nos tomaron mientras bajaos del autobús. Y… entre la multitud, se escuchó una voz muy “aplatanada”: Hasta que llegaron misijos… ya taba bueno de andarlos esperando. ¿Quién pensaba que veríamos a una dominicana en Japón? Pues fíjente que sí, y nos estaba esperando.

(To be continued…)

Anuncios

marzo 2008
D L M X J V S
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.942 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: