Nikkei Life

Archive for febrero 25th, 2008

-Manito, mira ese niño. ¡Qué mongolo!

-Ah sí… el “loco” ese. Vámonos de aquí.

 Fue una conversación que escuché entre dos hermanitos del barrio, refiriéndose a un niño con visibles problemas genéticos (asumo que será Síndrome de Down, pero no estoy segura) que jugaba dentro del carro con otro niño un poco mayor, me imagino que será un hermano o un primo.

Los desórdenes genéticos pueden causar grandes problemas neurológicos y motrices en el ser humano. Y, en nuestro país, año con año ha venido aumentando la cantidad de niños nacidos con mal formaciones genéticas. Una de las causas mayores, es el embarazo de adolescentes, las cuáles no poseen un sistema de reproducción adecuado para llevar a feliz término un embarazo.

Pero el punto no se trata de que si las madres son menores de edad, o sobrepasan los cuarenta.  Porque eventualmente, nacerán de algún modo niños con malformaciones, y ni modo que los echen a la basura solo porque “no está bien”.

El principal problema, a mi entender radica en dos aspectos principales: oportunidad de desarrollo y conciencia social. En la primera, están involucrados, tanto el sector público como el privado. En el país se pueden contar los escasos centros especializados en los que estos niños y sus familias puedan recibir atención como es debido. Los pocos que hay son bastante costosos y no todos son beneficiados. Los centros educativos especiales son escasos, y los pertenecientes al sector público pues… ni para qué les cuento. Salud y educación limitados. ¡Qué panorama les espera!

 Pero suponiendo que estos adquieren cierto grado de adiestramiento, viene el siguiente problema: incursionar en el mundo laboral. Los que pocas personas conocen es que las personas discapacitadas físicamente e incluso aquellos con cierto grado de problemas a nivel neuronal, pueden realizar labores de oficina tan bien o mejor que muchos de los que nos jactamos de ser “normales”.  Muchas empresas niegan oportunidad de empleo a personas con cierto grado de discapacidad, solo por meras superficialidades. Sin saber el potencial que muchos encierran en esos cuerpos y cerebros “distintos”.  Para qué contarles las burlas y rechazos que sufrirán a lo largo de su vida… solo por su “condición”.

No sé si ese niño sea de los pocos agraciados, de esos que son bendecidos con educación digna y seres amorosos que hagan de su mundo un lugar lleno de paz. Ojalá y sea de esos… en Dios espero que sí.

¡Gracias Dios por el cuerpo que me has dado!

¡Gracias Padre por tus Bendiciones! 

Anuncios

febrero 2008
D L M X J V S
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.706 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: