Nikkei Life

Archive for diciembre 11th, 2007

 

Este fín de semana, el Listín Diario le dedicó su portada y varias de sus páginas a los niños, niñas y adolescentes. Me causó mucha ternura y gracia ver a la nena de Juan Luis Guerra con esa sonrisota mostrando las estatuillas que su papi se ganó en los Grammy’s Latinos.  Leyendo esa tan cómica entrevista y observando esa sonrisa tan preciosa, me acordé de esa inocencia propia de esos años.

Inocencia se define como: Estado del alma libre de toda culpa. Candor, sencillez, simplicidad. Se dice que se aplica solo a los niños, quizás y porque acumulamos maldad conforme crecemos. ¿será así? En fin, hasta los 12 años yo me consideré inocente. Sabía que existía maldad, pero que no me iba a afectar directamente porque yo era una niña buena, obediente y siempre cumplía con mis deberes como hija y estudiante. No fue así. Sucedió algo en mi vida que marcó todas mis acciones posteriores. Ese algo que borró ese candor y esa simplicidad de mí.

Eso fué hace más de ocho años. En aquella época, casi nadie tenía VHS y mucho menos creo que existía el DVD. No hablemos de computadoras, ni de Internet. Eso era un bien preciado que solo disfrutaban los de la “high”. ¿Para qué traigo a colación esto? Bueno. Sucede que no podemos negar que este medio que hoy me permite expresarme libremente y conectarme con ustedes que me leen, es el mismo medio por el cual miles de niñas y niños son vendidos al mejor postor. Obligados y obligadas a hacer de su cuerpo un negocio, de los más lucrativos luego del narcotráfico. Ganancia que no pasará de unos míseros centavos, golosinas y si acaso la cena de esta noche. Eso, si acaso.

Yo no tengo nada en contra de la pronografía en sí. He visto, y no me opongo a que exista una industria cinematográfica dedicada a la misma. Si usted, joven dama, no desea ponerse a trabajar de mucama y prefiere ganarse par de chelitos más cojiendo hombres (disculpen la vulgaridad) en cada esquina, es problema suyo. Pero así como me da tres pitos que una chamaca que vive cerca de mi casa dejó la universidad por irse a bailar en un “table”, así mismo me importa muchísimo cuando los “actores y actrices” principales de estas situaciones son menores, en casi su totalidad obligados por gente que no sé quién los parió.

Para escribir este post me valí de varias publicaciones sobre el mismo tema en distintos foros y portales. Y, en algunas de ellas encontré comentarios referentes a que muchas veces son las mismas nenas las que se les insinúan a los hombres. Es cierto. El hambre, la miseria, la pobreza; fatores comunes en nuestros países latinoamericanos y tercermundistas, las orillan a ver este negocio como la oportunidad de asegurar la comida de la semana. Es una pena, es triste.. es la verdad que vivimos en nuestras comunidades.

No voy a atacar a nadie en particular. En este lío están metidos, los blancos, los negros y los amarillos; los millonarios y los pobres; los del norte y los del sur. El magnate empresario que hoy firma un cheque para donarlo a una asociación benéfica, es el mismo que en vacaciones se va a Tailandía a probar las “mercancías frescas” del año. De hecho, hay empresas europeas y norteamericanas por citar que premian a sus empleados con viajes a uno de estos hoteles exclusivos y un verano inolvidable. Sí…sol, playa, arena y una niña de 8 años en la cama. Niña que lamentablemente, desde ese momento deja de serlo, deja de ser humana para convertirse en una muñeca de trapo.

No soy una ilusa. Sé que este escrito no hará cambiar la mentalidad del mundo entero, pero al menos me sirve de desahogo ante tanta barbarie y quizás uno que otro padre se motive a ir hablando poco a poquito con sus hijos e hijas sobre estre terrible mal social.

 

Anuncios

diciembre 2007
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.016 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: