Nikkei Life

Archive for octubre 10th, 2007

Soy perdedora, me inscribo en ese bando, porque no califico dentro de los parámetros que hoy enmarcan los ganadores. No tengo jeepeta, i-phone, i-pod, cuentas en dólares, apartamento en Miami, ni parábola en el techo de mi casa. De hecho, sigue siendo de blocks y zinc, no está pintada y no tenemos aire acondicionado. Lo que gano en más de un trabajo que realizo, me alcanza para vivir modestamente. Sin embargo, duermo bien.

No he viajado a Europa, América del Sur o Medio Oriente; aunque sueño visitar esos lugares y tomar algún crucero por las islas griegas; visitar museos, lugares históricos, probar comidas exóticas y conocer gentes y culturas. Son sueños en que la imaginación me hace saborearlos y sentirlos en la espera de su realización. Sin embargo, disfruto mi país, me embeleso con los amaneceres y atardeceres; me gustan sus mares, sus montañas, sus ríos y sus flores.

No entiendo mucho de bolsas de valores, de balanza de pago, de neoliberalismo, de mercados de importaciones y exportaciones. Y no porque no me interese; es que eso se lo dejo a los expertos economistas que se diluyen los sesos en esos menesteres.  Pero me duele saber que suben los precios de las cosas imprescindibles para vivir, mientras los salarios permanecen iguales Que a muchos no les alcanza para el arroz, la carne, la leche, el colegio y el pago de la casa. También soy perdedora porque no aparezco en las revistas  sociales, ni uso vestidos, ni zapatos Dior ni Versace.

No soy la distinguida y prestigiada joven perfumada y bien vestida que asiste a todos los bonches de la capital. No asisto a tardes de té, pasarela de modas internacionales, ni soy VIP en conciertos importantes. Prefiero, arrimar el hombro, en silencio, a causa de los nobles sin tener que saludar o sonreír a quien no quiero. Me gusta, sin embargo, sonreír a la niña que quiere venderme sus flores en el semáforo de una populosa avenida. Perdedora, porque a mi mesa, no llegan los grandes banquetes y exóticos manjares; pero sí llegan los grandes amigos, los que comparten los panes y los peces, la risa y el llanto, los de apretón de manos y las solidarias palabras.

Tengo pocas cosas materiales. Pero no envidio a quien tiene lujos y riquezas. Los creo regalos de Dios. Dan bienestar, comodidad y satisfacciones. Dichosos y bienaventurados los que puedan adquirirlo. Siempre y cuando no esclavicen, siempre y cuando se disfruten sin la sombra de un dedo acusador. Soy una perdedora porque no alcanzo la vara con que hoy se mide a los ganadores.

Update: Disculpen los errores de digitación que cometí. Admito que no revisé el texto antes de publicarlo definitivamente. Gracias públicas a Chelu & Alfonso por las correcciones. 🙂

Anuncios

octubre 2007
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 261.706 Visitantes
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: