Nikkei Life

Archive for julio 26th, 2007

Verano 2003. Sábado por la tarde como cualquier otro día normal. Ahí estaban las tres chicas rumbo al supermercado. La mayor conduciendo su Honda Accord, al lado su hermana y en el asiento de atrás su prima del interior. Hablando de chicos y escuchando la nueva producción de Avril Lavigne. 

En el camino se detienen en una farmacia. La mayor sale con las medicinas en mano y al iniciar la marcha olvida asegurar el auto. El próximo semáforo en rojo y la pesadilla inicia. En un abrir y cerrar de ojos, dos tipos encapuchados se meten al auto. El de la izquierda apuntando a la que maneja, y el otro alternando entre las dos que quedan. Nadie pudo gritar… si lo hacían corrían el riesgo de morir en aquél lugar. Silenciosamente no hubo más remedio que hacer lo que pedían. Pistola en la nuca ella condujo hasta las afueras de la ciudad.

En un barrio alejado estaba la casa. Algo acogedora..si hubieran ido de vacaciones. Pero en estas circunstancias se convertiría en el peor de los calabozos. Allá habían otros más de la banda, dos o tres como mínimo. Las desmontaron del auto y la llevaron adentro. Cada una en una habitación…entendieron que se trataba de un secuestro. Las preguntas no se hicieron esperar: Por qué a mí, por qué Dios. 

El jefe de la banda sabía lo que hacía. Ya las tenía bien estudiadas, bien ubicadas.Sabía quiénes eran, qué hacían, dónde y cómo vivían. Su intención, llenarse de dinero por medio de una mezquina acción. Cada cierto tiempo llamaba a los familiares pidiendo más de un millón. Entre sollozos las tres imploraban a unísono: No nos maten porfavor. 

Obligadas a comer desperdicios y a dormir en el suelo. No habían noches, días, ni mucho menos madrugadas.  Manoseadas, faltó poco para que fuesen violadas. Ciertamente momentos de tensión, de angustia, de sufrimiento…de temor. Se escuchaban los gritos de las dos hermanas al fondo del pasillo, la otra chica cerraba los ojos intentando pensar algo en medio de tal caótica situación. Pero qué se podía hacer. No era una película, era la vida real y James Bond solo aparece en filmes de acción. 

Tras 72 horas de encierro, el final de la pesadilla llegó de una forma inusual. La DNCD realizó operativos sorpresa en búsca de centros de distribución. Irrumpieron en la casa en plena madrugada. Nadie se esperaba que los de narcóticos salvarían a las chicas secuestradas. ¿Dónde estaban los que debían de haber hecho el rescate? 

Los culpables fueron llevados a juicio y setenciados. Todos cumplen con su condena en la cárcel pagando con su encierro las fechorías que le hicieron a las tres. Rogad a Dios para que aparte de la justicia divina, la de los hombres también sea respetada y estos criminales no sean absueltos de tal condenación.

  De ese acontecimiento han pasado cuatro años. Hoy, la mayor de las tres está felizmente casada; su hermana hace poco se graduó y justamente hoy viaja al exterior a continuar con sus estudios de medicina. Y la prima??? Pues recuerda con lágrimas en los ojos aquellos días de terror, y postea en este blog lo que a ellas les ocurrió. Ciertamente, Dios obró…pues gracias a El hoy TU puedes leer lo que les pasó.   

Vayan mis oraciones con los miles de cautivos que esperan el final de sus pesadillas, vayan mis oraciones con los familiares que no duermen pensando en lo peor, vayan mis oraciones con cada uno de ustedes y que nazca en el corazón de todos el amor hacia el prójimo y el fomento de una cultura de paz.  No más violencia, ya no. Estoy harta..no más profavor!


julio 2007
D L M X J V S
« Jun   Ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.202 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: