Nikkei Life

Archive for julio 6th, 2007

dscf0112.jpg

Conozco una persona que convive con el VIH. Incluso, escribí sobre ella hace un tiempo atrás. Ayer me encontré a esta mujer. Tenía tiempo que no la veía y a la verdad me sorprendió verla bien. Me invitó a su casa para que conociera sus nenes, y de paso, hablar un rato. Ofrecimiento que acepté con agrado, aunque su pequeña casita estaba practicamente al otro lado de la ciudad, a casi una hora de camino.

En el trayecto me contó mucho sobre su situación. Me alegró saber que ella y sus nenes fueron incluídos en un programa de ayuda para que los mismos puedan recibir los retrovirales de forma gratuita. Al menos, eso es un alivio, dentro de tan caotica situación. Ahora mismo, ella está trabajando de conserje en varias oficinas, los fines de semana, hace trabajos de limpieza en una que otras casas. Aunque me entristeció saber que al principio le fue muy difícil encontrar trabajo, y no por su falta de experiencia, sino por su “enfermedad”.

Recordando este suceso, pienso por un momento, las estupideces que se llegan a cometer. No pude dejar de sentir indignación, como ciudadana, cuando me confesó que no aceptaron a sus hijos en la escuela, simplemente porque estos son portadores del virus. Le negaron la inscripción y la obligaron a que los llevara a la escuela de educación especial. Ahora, yo me pregunto, ¿Cómo rayos es posible que se le niegue el pan de la enseñanza a unos niños simplemente por esta razón? Y más aún ¿Qué rayos van a hacer estos niños en una escuela de educación especial, si no tienen ningún retraso mental o discapacidad física? Aclaro que respeto y admiro la labor que hacen en esos centros, pero estos niños NO tienen por qué estar ahí. El año escolar ha finalizado y éstos pequeños están confinados a seguir ahí, recibiendo una eduación que pese a su buena calidad, no se compara con la que recibirían en una escuela “normal”.

Sinceramente, son vainas que no comprendo. Le cierran las puertas de un empleo porque tiene VIH, le cierran las puertas de la escuela porque tiene VIH, critican y rechazan porque tienen VIH.  No estoy pidiendo que los lleven a sus casas, ni que le den ayuda económica, ni que le de clases a estos niños. Simplemente pido que ACEPTEN, RESPETEN y VALOREN a estas PERSONAS… sí PERSONAS con mente y corazón…tal como usted y como yo.

Me pregunto si todo esto es causa de prejuicio o ignorancia. Pero sea cual sea la razón, la verdad es que es triste que sucedan. Si alguien se sintió ofendido, perdón, pero no me podía callar.

P.S. – La foto de arriba es precisamente de esos niños, de los hijos de M.


julio 2007
D L M X J V S
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.494 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: