Nikkei Life

Alcanzando la Cima – 2da. Parte

Posted on: 2007/04/24

Cuando todos habían llegado, nos sentamos alrededor de la fogata a comentar las incidencias y a calentarnos por fuera y por dentro. Mientras vivíamos ese momento distinto y mágico, los guías y la joven cocinera preparaban la cena que para las 10 de la noche estábamos “tragando” como perros hambrientos.

Se podía notar que muchos estaban fresquecitos, como lechugas. Otros estabamos bien cansados. Hubo alguien que, incluso, sufrió taquicardia y debió de recibir atención médica.

Mientras vas subiendo, no importa la temperatura exterior, vas sudando y llegas empapado. Cuando te detienes es que empieza el frío a calarte los huesos y sientes la necesidad de buscar abrigo. Yukio: Pa’ la próxima tienes que ir..!!!! Nos quedamos buen rato cantando alrededor de la fogata, haciendo chistes malísimos, intentando cantar algo de country music, y a asustar a los “Pinos Nuevos”. Ya para las 11:30 no aguanté más..y me fui a descansar.

3er. Día
Al otro día, la jornada empezó a las 6:30 am. Amaneció totalmente nublado, con una neblina espesa. Todos con linterna y pilas en mano comenzamos el recorrido. Lo caminos son infernales. Subidas de hasta 50 y más grados. Construidos por el agua en terreno generalmente arcilloso, por donde ésta corre a cantaros cada vez que llueve haciendo zanjas y descubriendo piedras. Esta vez no me tocó torcedura de tobillos, pero no me libré de uno que otro susto.

En las excursiones, más o menos se sale todos juntos, pero cada uno va a su ritmo y llega cuando puede. Si no llega, el organizador lista en mano, lo manda a rescatar. A veces yo caminaba por un par de horas sola, sin ver a nadie, tratando de usar el sentido común y guiándome por el trillo con muestras de mayor tránsito y con excremento fresco de mulo. Es como entrar en un túnel con una boca de entrada, otra de salida y algunos otras boquitas sin importancia. Hay posibilidad de extraviarse. Existen muy pocos letreros, y aquello es una aventura salvaje. Un silencio sepulcral, pues ni viento soplaba. Aunque luego de varias escaladas, por la misma ruta, tu sentido espacial mejora considerablemente.

El camino en parte es tan estrecho, un metro o menos, con precipicio a ambos lados en las crestas de las montañas, o a un solo lado en las laderas, que si no te quitas del medio, donde puedas, las recuas cargadas, con las árganas proyectándose lateralmente, te llevan de encuentro, pues no tienen ni una campanita, y los “burros” que montan los mulos no te gritan, no te avisan, sólo avanzan.

Tras 3 kms. llegas al Vallecito de Lilís. En este punto puedes saltar de emoción. Ya estás en la recta final. Encuentras el famoso letrero indicando que el Pico está a solo 1.2 Km, sientes como la adrenalina recorre tu cuerpo de los piez a la cabeza. Te animas diciendo: “Falta un poco. Tan solo un poco”.

“Están llegando, les faltan 5 minutos”, fue el saludo de una pareja de desconocidos que sonrientes bajaban mientras yo, sudorosa y cansada, recorría los últimos metros antes de llegar a la meta. Como “Pino Vieja”, sabía que esos cinco minutos eran en realidad veinte, pero preferí devolverle una sonrisa y agradecerle por la “información”.

En ese trayecto todo el mundo es muy simpático, amable y servicial. Se borran las diferencias sociales. Cada quien ayuda al otro. Con agua, con curitas, con pastillas o spray para el dolor, con chocolates, galletitas, con masajes, lo que necesites y el otro tenga y pueda. Te ven sentado y te preguntan si necesitas algo, te hacen un comentario afectuoso. Te saludan, te sonríen….

La Cima de la Patria es un conjunto de rocas, donde un Duarte estático rodeado de banderas y placas espera paciente a sus numerosos visitantes mientras contempla un amplio paisaje de montañas. Cuando llegué, la emoción era contagiosa, las cámaras iban de una mano a la otra, cada quien era fotógrafo y a la vez modelo, la naturaleza generosa posaba desde sus mil ángulos de maravilla. Algunos aprovechamos la señal de CLARO para gritar por el celular: “Holaaaa! Te llamo desde el Pico..Estoy aquí arriba!!!”.. La cima decepciona muchos. En cambió, cada vez que contemplo a Duarte siento que valió la pena. Lo que se veía desde allí se puede describir: montañas, sol y cielo; pero lo que se siente es más difícil de definir, es como si se respirara un aire esterilizado por Dios.
Bajamos luego de un rato y a los primeros excursionistas que encontramos les dijimos que estaban llegando, luego, una de las chicas y yo, nos echamos a reir porque, sin proponérnoslo hacíamos justo lo que otros hicieron con nosotros. Le comenté a Mariana que se fijara cómo cambiaban los rostros después de subir al Pico, la gente subía seria y bajaba sonriente.

Como todo lo que sube debe de bajar. Por lo tanto la subida para llegar a la cima, se convierte en bajada en el descenso. ¡Pero qué bajadas! Con el terreno enlodado por la lluvia de la madrugada (supongo… estaba mojado), tus pies toman control del resto de tu cuerpo y sin querer vas a toda prisa hacia abajo. Los resbalones se convirtieron en lo más común… uno atrás, luego yo en el medio…y más adelante alguién más. En el camino, hay unos pinos secos y ennegrecidos, la primera vez creí que era a causa de incendios ocurridos en el Parque, pero nuestro guía dijo que datan de la época del dictador Rafael Trujillo, cuando una compañía americana les extraía la resina haciéndoles unos cortes, que todavía son visibles, en sus troncos. Según su versión, muchos pinos se secaron y otros sobrevivieron.

Cuando llegué a La Compartición, era cerca de las 4 de la tarde y decidí bañarme en seguida. Y pese a que hacía mucho frío, me atreví por que era el único relajante efectivo para el cansancio. Combrobado! Para luego hacer el pique más grande al descubrir que la tarjeta de mi cámara le cogió con dañarse en “buena” hora.
En lo que el equipo de comida se encargaba de pelar plátanos y preparar la cena, el resto nos dedicamos a limpiar la zona. Y yo, para descargar mi ira gritando: ¡Cuánta basura! A la gente no parecía importarle que hay un letrero recordándoles que se debe de mantener la limpieza!

Esa noche, comimos muy bien. Chivo picante y Plátanos Verdes! – Qué delicia! Aprovechamos nuestra última noche, y bajo la noche estrellada se encendió la fogata. La chercha no se hizo esperar. Cuentos blancos, negros, rojos y de todos los matices imaginables. Anécdotas del recorrido y una reflexión final. Escalar el Pico Duarte es una de esas experiencias únicas que alguna vez podríamos vivir. Dar todo de tí y un poquito más, compartir con extraños y unirte a ellos en un gran abrazo, sentirte vencedor y contemplar las bellezas naturales..todo dentro de tu propio país es algo indecriptible que solo comprende aquél que la vive.

La noche, fría como ella sola….pero cálida con el reír y el cantar de los demás.

El siguiente día fue el descenso final hacia La Ciénega…y en el camino resbalé…me cansé… pero ahí estaban las manos extendidas y las sonrisas motivadoras… y más importante el Poder de Dios manifestado en toda su creación.

Hoy, varias semanas después de esa gran aventura, recuerdo con nostalgias las miradas de esos excursionistas..el jadeo de mis compañeros que me recordaba que no estaba sola en esa travesía. Hoy…con el deseo de escalar nuevamente, quizás en Enero y volver a vivir la fascinante experiencia de Alcanzar la Cima!!

P.D. – Comprenderán que casi todas las fotos se fueron a pique. El poco que he logrado subir son gracias a los pocos compañeros que me hicieron llegar algunas de ellas. Prometo para la próxima ir mejor preparada!

Falta un chin…solo un chin!

Lástima que no muchos le hicieron caso…

A este tampoco le hicieron caso. snif…

Sin palabras! Y todo esto: MAde in Dominican Republic

La tomé yo.. con la cámara de Rochelmy.
Sí. Subimos allá arriba.
Estamos sobre las nubes!! Un chin más cerca de Dios! :=)
Faltan 1.2 kms!- Aleluya!!!
Que linda en el tope estás…Dominicana Bandera! — Usted también Duarte!

Anuncios

6 comentarios to "Alcanzando la Cima – 2da. Parte"

Hmmm nada como chivo picante para celebrar ese spring break criollo… genial!

Qué paisajes tan hermoso! Qué experiencia! Vale la pena!=)

Que rico!! Me gustaria subir al Pico y vivir esa maravillosa experiencia!

heyyyy me tienes mas motivado, estamos casi preparando todo, asi que recuerda desde que monte el viaje, necesitare que me des informacion detallada ok. ya tu sabes te cuidasbendiciones!!!

Ya lo creo,a ver tania si armas una expedición bloguera, sería realmente inolvidable.Te felicito amiga, admiro tu espíritu!.Tengo deseos de darte un fuerte abrazo!

Como lo comentas dan deseo de armar un viaje e ir para alla!!!! se ve que valio la pena!

¿Quieres opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

abril 2007
D L M X J V S
« Mar   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,076 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: