Nikkei Life

Archive for marzo 7th, 2007

A lo largo de nuestro recorrido por el sendero de la vida, conocemos muchas personas que dejan una huella en nuestros caminos. Personas que con el simple hecho de exisitir, iluminan nuestras vidas y hacen más llevaderas nuestras cargas. Reímos, lloramos e incluso nos enojamos; algunas veces perdemos el contacto, pero siempre mantenemos vivas las llamas de los lazos que nos unen; a pesar de las distancias que nos puedan separar, sabemos que siempre estarán ahí para nosotros… Tengo la dicha de tener unos cuantos de esos tesoros. Así es mi mariposita, mi querida Noelia.Nacimos el mismo día, el mismo año y en el mismo lugar. Será por eso..pero a los 3 años ya eramos inseparables. Noelia, mi panita del barrio. Siempre me cuidaba y decía que eramos hermanitas. Tomaba mi mano y me llevaba a pasear por las habitaciones de su casa. Cuando entré al colegio me buscaba en receso y compartíamos nuestras meriendas. Yo tomaba de su juguito de naranja y ella mordisqueaba mi tostada de jamón. Las tardes de tarea en la biblioteca, las clases de inglés y de flauta, las prácticas de ajedrez y violín. ¡Cuántos momentos juntas!

Qué triste fue saber que era víctima de Lupus. Aún siento el abrazo que me dió antes de mudarse para Constanza porque el clima de Dajabón no le favorecía. Las llamadas eran semanales, no sé como CODETEL (en aquél entonces y ahora nuevamente) no se hizo millonario con las horas pegadas al teléfono. Noelia… Cuántas veces fui a verla, a su casa y al hospital. ¿Se habrá enterado de las lágrimas derramadas frente a la Unidad de Cuidados Intensivos? Creo que no, a menos que su hermanito se lo haya contado…

El miércoles pasado me llamó, la escuché un poco cansada, pero dijo que no me preocupara. Hablamos de todo un poco: de nuestras familias, de mi trabajo y de las clases de la universidad, del clima del valle y el calorazo de la frontera… Todo parecía tan normal. Terminamos la llamada con nuestro ya conocido: “Te quiero un reguero, manitaaaaa!”.

Dos días después, Noelia dejó de respirar en la cama de un hospital…. Ya sabía, que algún día… no muy lejano lo haría. Sus riñones y su piel ya no aguantaban tanto. El sábado en la tarde vi a mi Mariposita, vestida de azul…su color favorito. Parecía dormida dentro de su ataúd… Estuve con ella toda la noche, hasta el domingo en la mañana cuando la vi descender tres metro bajo tierra. Quizás y no fui la mejor vecina, la mejor compañera ó la mejor amiga que pudo tener. Pero me siento bien conmigo misma, siempre le brindé mi cariño y apoyo incondicional. En cambio, debo de sentirme agradecida con Dios por darme la oportunidad de haberla conocido y de haber compartido con ella estos 19 años y 11 meses de mi vida.

“Mariposita, ya dejaste de sentir dolor y de sufrir tanto en este lugar. Es tiempo de que vueles… no te preocupes, Tu siempre estarás VIVA en mi Corazón. Te quiero un reguero, Manita… hasta el último de mis días y más allá!!! R.I.P.”

Mariposita…Vuela!!!

Noelia Michelle Guzmán

29/marzo/1987 – 2/marzo/2007

A lo largo de nuestro recorrido por el sendero de la vida, conocemos muchas personas que dejan una huella en nuestros caminos. Personas que con el simple hecho de exisitir, iluminan nuestras vidas y hacen más llevaderas nuestras cargas. Reímos, lloramos e incluso nos enojamos; algunas veces perdemos el contacto, pero siempre mantenemos vivas las llamas de los lazos que nos unen; a pesar de las distancias que nos puedan separar, sabemos que siempre estarán ahí para nosotros… Tengo la dicha de tener unos cuantos de esos tesoros. Así es mi mariposita, mi querida Noelia.

Nacimos el mismo día, el mismo año y en el mismo lugar. Será por eso..pero a los 3 años ya eramos inseparables. Noelia, mi panita del barrio. Siempre me cuidaba y decía que eramos hermanitas. Tomaba mi mano y me llevaba a pasear por las habitaciones de su casa. Cuando entré al colegio me buscaba en receso y compartíamos nuestras meriendas. Yo tomaba de su juguito de naranja y ella mordisqueaba mi tostada de jamón. Las tardes de tarea en la biblioteca, las clases de inglés y de flauta, las prácticas de ajedrez y violín. ¡Cuántos momentos juntas!

Qué triste fue saber que era víctima de Lupus. Aún siento el abrazo que me dió antes de mudarse para Constanza porque el clima de Dajabón no le favorecía. Las llamadas eran semanales, no sé como CODETEL (en aquél entonces y ahora nuevamente) no se hizo millonario con las horas pegadas al teléfono. Noelia… Cuántas veces fui a verla, a su casa y al hospital. ¿Se habrá enterado de las lágrimas derramadas frente a la Unidad de Cuidados Intensivos? Creo que no, a menos que su hermanito se lo haya contado…

El miércoles pasado me llamó, la escuché un poco cansada, pero dijo que no me preocupara. Hablamos de todo un poco: de nuestras familias, de mi trabajo y de las clases de la universidad, del clima del valle y el calorazo de la frontera… Todo parecía tan normal. Terminamos la llamada con nuestro ya conocido: “Te quiero un reguero, manitaaaaa!”.

Dos días después, Noelia dejó de respirar en la cama de un hospital…. Ya sabía, que algún día… no muy lejano lo haría. Sus riñones y su piel ya no aguantaban tanto. El sábado en la tarde vi a mi Mariposita, vestida de azul…su color favorito. Parecía dormida dentro de su ataúd… Estuve con ella toda la noche, hasta el domingo en la mañana cuando la vi descender tres metro bajo tierra. Quizás y no fui la mejor vecina, la mejor compañera ó la mejor amiga que pudo tener. Pero me siento bien conmigo misma, siempre le brindé mi cariño y apoyo incondicional. En cambio, debo de sentirme agradecida con Dios por darme la oportunidad de haberla conocido y de haber compartido con ella estos 19 años y 11 meses de mi vida.

“Mariposita, ya dejaste de sentir dolor y de sufrir tanto en este lugar. Es tiempo de que vueles… no te preocupes, Tu siempre estarás VIVA en mi Corazón. Te quiero un reguero, Manita… hasta el último de mis días y más allá!!! R.I.P.”


Mariposita…Vuela!!!

Noelia Michelle Guzmán
29/marzo/1987 – 2/marzo/2007

marzo 2007
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts viejos

Me han leído...

  • 262.362 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: