Nikkei Life

Historia Familiar – 2da. Parte

Posted on: 2007/03/02

Si no has leído la 1ra. Parte— ¿Qué esperas? Hazlo ya!

Kiyoshi emocionado comenzó a buscar más información, pues el plan consistía en inmigrar a una pequeña isla muy lejos de su nación. Fue a la capital por primera vez y preguntó por los requisitos necesarios. Su corazón saltó de emoción al saber que cumplía con todo lo que se exigía. Aunque la solución para sus problemas era abandonar su país y lanzarse a la aventura, a un país totalmente nuevo… no le importó. Contaba con su familia, y sabía que ellos estarían con él. Vendió casi todo lo que tenía para pagar todas sus deudas y comenzar desde cero una vida nueva.

El 2 de junio de 1958, el barco sarpó desde el puerto de Yokohama. Junto a él, su esposa, sus 4 hijos y su suegra; y cientos de familias más. El viaje en barco no fue nada agradable, tan solo mencionar los constantes mareos que sufrían puede dar una idea de lo difícil que fue aquello. Dejó el Pacífico atrás, cruzó el canal de Panamá y se adentró al Atlántico. Luego de 24 días de travesía, sus ojos divisaron tierra firme. El viaje había terminado. Tomaron sus valijas cargadas de sueños y espectativas, y pisaron la ciudad Trujillo.

Al siguiente día, lo llevarían a un poblado lejano en el sur profundo, al pequeño campo de Agua Negra en Pedernales. Ese sería su destino final, ahí convertiría sus sueños realidad. En el camino, cerró los ojos para descansar y recordar todo lo que le habían dicho las autoridades en su país natal. Ellos le prometieron gran cantidad de terreno fértil, el lugar era propicio para el cultivo de café, buen sistema de irrigación y le aseguraron firmemente que en menos de 3 años se convertiría en toda una finca agrícola. Cuando descendió del autobús, sintió desmayar. No habían terrenos fértiles, solamente tierras áridas y montañas rocosas.

Se sintió engañado, se había convertido en un extraño en tierras ajenas enfrentandose a la barrera de una cultura y un idioma diferente. Muchos de sus compañeros de viajes no soportaron la situación, regresaron a su país en el primer barco de retorno. Otros prefirieron irse a Brasil o Perú. ¿Pero él? ¿Qué podría haber hecho él si todo lo vendió…si no tenía lugar a donde regresar? Solo le quedaba una opción… buscar la forma de subsistir en aquél lugar por más difícil que fuera. Su esposa una vez más, lo tomó de la mano y lo miró con amor, las palabras no eran necesarias, él sabía que ella seguiría apoyandolo.

Vendió la mayoría de sus herramientas, de los vestidos de su mujer y algunas ropitas de sus niños. Con el dinero consiguió más terreno y una pequeña bombita de agua. Durante 10 años cosechó maíz y café, los vendía en el mercado de la ciudad. No era mucho, pero al menos podían comer y tenían un ranchito en donde vivir. Luego de un tiempo escuchó que en el Norte habían mejores tierras y que los dueños la habían dejado, que cualquiera lo podía tomar. Kiyoshi no baciló, aún con el temor de ser engañado otra vez, se lanzó a la aventura…una vez más.

Así, llega a Dajabón. Aunque el terreno era igual de árido, al menos había buena irrigación y sus hijos adolescentes podían ayudarlo en las faenas agrícolas. Cambió de café a vegetales y arroz. Su esposa no lo dejó solo, ella salía con su carreta a vender los tomates y los pepinos que él cultivaba. Su hija cocinaba para los hombres que todos los días se esmeraban en la parcela. Luego de varios años, logró construír su propia casa. Las ventas de los vegetales aumentaron y su nombre ya era conocido en toda la ciudad. Los tres menores contrajeron matrimonio y formaron su propia familia. Kiyoshi y Toyoko, como padres se sentían realizados. No le habrían dado todos los lujos, pero le enseñaron el respeto y el amor al trabajo. De seguro sus hijos seguirían su legado. En el 1974, fallece Doña Naka, madre de Toyoko y la suegra de Kiyoshi. La partida fue triste, pero agradecidos por tantos años de compañía en tierras extranjeras.

El 6 de abril del 1977, Kiyoshi fue a su parcela. Aunque tenía a sus trabajadores y a su hijo mayor que le ayudaba, prefería meterse en el lodo y velar por su cosecha. Nadie sabía que ese día, en su adorada parcela, su vida iba a terminar. El dolor y la tristeza arropó a la familia, pero orgullosos de que su “viejito” nunca supo el significado de la palabra “Rendirse”.

Toyoko tampoco se quedó atrás, siguiendo el ejemplo de su marido, no dejó de vender sus vegetales hasta la edad de 74 años cuando sus hijos la obligaron a que lo dejara, porque ya estaba viejita y se seguro no podía más. Los diez años siguientes los vivió tranquila, en la casa de su hija, viendo crecer a sus nietos y ayudando aunque no la dejaran con los quehaceres domésticos. Siempre alegre y brindando amor a todos los que la rodeaban. Y así fue.. hasta el 3 de abril del 2003, cuando su corazón se detuvo…pero con una sonrisa en sus labios. Sonrisa que reflejaba la satisfacción del trabajo realizado, de un corazón trabajador que no supo de rendición… hasta el último de sus días.

Hoy en día sus hijos y sus nietos viven en esta tierra, recordando siempre el ejemplo que les dejaron y agradeciendo el nunca haberse rendido a pesar de los problemas.

************************************************************************************

Esta es una historia real. Es la historia de Mi Familia. 70 años de historia resumidas, desde el matrimonio de mis abuelos, pasando por la 2da. Guerra Mundial y la bomba atómica de Hiroshima, la situación post-guerra, la salida de Japón y la inmigración a República Dominicana, y todo lo que vivieron luego de llegar a este país.

Este es un homenaje a mi bisabuela, Naka; a mis abuelos, Kiyoshi y Toyoko; a mi madre, Sanae; y a mis tíos, Takashi, Takeshi y Satoshi. Gracias por NUNCA haberse rendido y por enseñarnos a nosotros, la nueva generación, que por más grandes que sean los problemas, siempre habrá un mañana mejor si trabajamos para ello. No tengo palabras para agradecerles, duraría toda una eternidad, prefiero llevarlos en mi corazón y actuar conforme a esos principios toda mi vida. Pero hoy… es un día especial, hoy quiero gritar: ARIGATO!!! (GRACIAS)!!!

Anuncios

8 comentarios to "Historia Familiar – 2da. Parte"

Tania
Es precioso, gracias por compartir no solo el orgullo de ser Nikkei, sino la historia de tu familia.
Gracias por hacer llegar a muchos la historia de un inicio en el “Paraiso del Caribe” cruda como la realidad misma.
Somos admiradores de la fortaleza y entereza de nuestros abuelos y padres, y al igual que ellos, seguiremos transitando por el camino de la decencia y la verdad, pisando las huellas que ellos dejaron en su peregrinar de los 50 años.
Un gran abrazo!
Ellie

Wow!! Pecaria Yo de injusto, si ante todo no resalto esa capacidad y facilidad majestrar que tienes para la redaccion. Tienen magia tus letras. Son tan graficas que resulta sensillo adentrarse en la historia que cuentas.

Esta es un tremenda historia. Llena de mucho amor; y de un ejemplo de honestidad y mucho trabajo. TU no podias venir de otros origenes. Cuanta valentia la de esta gente tuya.

Te quiero agradecer que hayas compartido esto con nosotros. Ahora entiendo por que eres tan especial…

Arigato!!!

Arigato a ti, gracias por compartir esta historia sobre la superación, amor y sobrevivencia.

Me hubiese gustado leer más partes.

Saludos

Que historia tan hermosa, gracias por compartir con nosotros esta parte tu vida, de un comienzo dificil y lo importante que es seguir adelante con valentia.

Un abrzo para ti y toda tu familia.

Gigi

Hola!
De verdad me gustó esta historia, la valentia de tus abuelos, madre y tios!

Creo q esto ya te lo habia comentado, me gusta tu forma de redactar.

Gracias x compartir estas historias.
Q orgullo de familia, no?

REcibe 1 abrazo afectuoso.

Ves prima por qué no dejo de venir por aqui? Me trasladaste a 70 años de historia. Lástima que en mi caso queden pocos recuerdos. Maravilloso legado que te ha dejado tu familia. Haz de estar muy orgullosa!

Esto esta como para escribir un libro mas extendido sobre esta historia. Muy bella y muy bueno el ejemplo que les dejaron sus abuelos….

Gracias por compartirla con nosotros

Leer esta historia y no dejarte un comentario, de lo que pienso seria un grave error de mi parte, me has satisfacido el contenido, 70 años bien resumidos, bien claritos, no pido mas, es una excelente historia, podrias llevarla hasta un libro, ustedes los japoneses son dignos de admirar, me inclino antes ustedes como raza y como seres humanos, han roto todos los obtasculos, y merecen mi respeto, desde mi tribuna un abrazo bien apretao.

Gracias!!! por compartir con nosotros, su historia (tus bisabuelos, abuelos y padres) es honor contar con personas como ustedes en nuestra sociedad, son un ejemplo a seguir.

¿Quieres opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

marzo 2007
D L M X J V S
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts Más Vistos

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,178 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: