Nikkei Life

Archive for febrero 15th, 2007

Todas las relaciones tienen su propia historia. La nuestra no se puede quedar atrás. La causante de todo, la culpable de tantos años de compañía es mi mamá. No sé qué ideas le habrán metido en la cabeza. Todos los días era la misma cantaleta. Que eran muy buenos, que la gente los conocía, que serían unos excelentes amigos, que no me defraudarían y que por siempre me apoyarían. Pensé que estaba loca.

Antes de los tres años, el primero– me tenías vuelta loca y sin control. Te tenía a mi lado, día a día, noche a noche. Pero, poco a poquito apareció uno de tus amiguitos. Parecía tan extraño, pero todos en la casa lo mencionaban. Mi hermano me dijo que era algo loco, pero que me iba a caer bien. Mi abuela no lo dejaba por nada del mundo, papi y mami alternaban entre tú y él. Pensé que mi familia era especial. Los demás tenían uno, en la mía habían dos. Todavía no imaginaba que vendrían otros más.

No fue hasta los ocho años que escuché sobre otro de sus amiguitos. Decían que era buenísimo. Parecía que sí. Fernandito, el sobrino de Doña Venecia, siempre hablaba de él. Mami quiso que lo conociéramos. Manito puso cara de “fuchi” y se negó. Dijo que el baskett y el volley eran más divertidos. Papi dijo: “Usted va para allá”. No hubo de otra, tuve que acceder.

A los once llegó aquél. Ese sí que me asustó. Parecía tan enrredado. Me decían que era feo y que le saldría “juyendo”. Pero la curiosidad me ganó. Hoy sé que es más tierno y dulce de lo que solía creer.

Ustedes son tan complicados. Cuando estoy pensando en uno, aparece el otro de metiche. ¡Cuántos “piques” me hacen pasar! Pero ta’ bien. Tengo una buena colección de sus manuales. Justo ayer conseguí otro en Internet. A ver si ahora les coje con provocarme dolores de cabezas como siempre les gusta hacer.

Pese a todo, han sido unos excelentes amigos y han hecho maravillas en mi vida.

Por eso, mis adorados IDIOMAS, hoy… les quiero agradecer: por tanta gente y lugares chulísmos que me permitieron conocer; por cada película/canción/libro que sin traducción pude entender; por los trabajos que he conseguido y los logros que he alcanzado.

Para que no se me quejen los voy a mencionar en orden de aparición: Encabezando la lista el Español, el rarito del Japonés, el famoso Inglés y el enredado Francés. Les advierto, no se vayan a sentir mal si a la vuelta de la esquina conozco otro amiguito más.

P.S. – Gracias a cada uno de mis tantos profesores, y en especial a mami, por haberme “empujado” a estudiar y conocer de ellos. A mis amigos de “carne y hueso”, recuerden: Un Idioma es una Vida.

Anuncios
Todas las relaciones tienen su propia historia. La nuestra no se puede quedar atrás. La causante de todo, la culpable de tantos años de compañía es mi mamá. No sé qué ideas le habrán metido en la cabeza. Todos los días era la misma cantaleta. Que eran muy buenos, que la gente los conocía, que serían unos excelentes amigos, que no me defraudarían y que por siempre me apoyarían. Pensé que estaba loca.

Antes de los tres años, el primero– me tenías vuelta loca y sin control. Te tenía a mi lado, día a día, noche a noche. Pero, poco a poquito apareció uno de tus amiguitos. Parecía tan extraño, pero todos en la casa lo mencionaban. Mi hermano me dijo que era algo loco, pero que me iba a caer bien. Mi abuela no lo dejaba por nada del mundo, papi y mami alternaban entre tú y él. Pensé que mi familia era especial. Los demás tenían uno, en la mía habían dos. Todavía no imaginaba que vendrían otros más.

No fue asta los ocho años que escuché sobre otro de sus amiguitos. Decían que era buenísimo. Parecía que sí. Fernandito, el sobrino de Doña Venecia, siempre hablaba de él. Mami quiso que lo conociéramos. Manito puso cara de “fuchi” y se negó. Dijo que el baskett y el volley eran más divertidos. Papi dijo: “Usted va para allá”. No hubo de otra, tuve que acceder. A los once llegó aquél. Ese sí que me asustó. Parecía tan enrredado. Me decían que era feo y que le saldría “juyendo”. Pero la curiosidad me ganó. Hoy sé que es más tierno y dulce de lo que solía creer.
Ustedes son tan complicados. Cuando estoy pensando en uno, aparece el otro de metiche. ¡Cuántos “piques” me hacen pasar! Pero ta’ bien. Tengo una buena colección de sus manuales. Justo ayer conseguí otro en Internet. A ver si ahora les coje con provocarme dolores de cabezas como siempre les gusta hacer.
Pese a todo, han sido unos excelentes amigos y han hecho maravillas en mi vida.

Por eso, mis adorados IDIOMAS, hoy… les quiero agradecer: por tanta gente y lugares chulísmos que me permitieron conocer; por cada película/canción/libro que sin traducción pude entender; por los trabajos que he conseguido y los logros que he alcanzado.

Para que no se me quejen los voy a mencionar en orden de aparición: Encabezando la lista el Español, el rarito del Japonés, el famoso Inglés y el enredado Francés. Les advierto, no se vayan a sentir mal si a la vuelta de la esquina conozco otro amiguito más.

P.S. – Gracias a cada uno de mis tantos profesores, y en especial a mami, por haberme “empujado” a estudiar y conocer de ellos. A mis amigos de “carne y hueso”, recuerden: Un Idioma es una Vida.


febrero 2007
D L M X J V S
« Jun   Mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

Posts viejos

Me han leído...

  • 260,352 Visitantes
A %d blogueros les gusta esto: